Nuestro propio tono

Teresa Elizalde
(0)
6 de junio de 2016  • 12:11

Hace unos días, estuvo Paul McCartney en Buenos Aires y, como suele pasar cuando aterriza por estas tierras alguna personalidad muy famosa, hubo muchas noticias del caballero inglés y su gloriosa banda. Y entre tanta anécdota, me crucé con una que me llamó la atención. Trata sobre la génesis del clásico "With a Little Help from My Friends", del disco Sgt. Pepper’s.

Según la historia, esa canción fue compuesta por McCartney y John Lennon para que la cantara Ringo Starr. Pero tenía una peculiaridad: estaba escrita en cinco notas porque ese era el registro de Ringo, a quien le costaba mucho llegar a las notas altas. Era una canción simple, sencilla. La letra refleja un diálogo aparente entre un músico y una banda. Empieza así: "What would you think if I sang out of tune, would you stand up and walk out on me? Lend me your ears and I’ll sing you a song and I’ll try not to sing out of key" (¿Qué pensarías si cantara fuera de tono? ¿Te levantarías y me dejarías solo? Presta atención y te cantaré una canción y trataré de no desafinar). Pero, hacia el final de la canción, Lennon y McCartney introdujeron una sexta nota, lo que obligó a Ringo Starr a recurrir a la "ayudita de sus amigos".

Día a día vivimos situaciones en las que creemos que podemos hacer todo, nos sentimos capaces de movernos en muchas situaciones, estamos cómodas o incómodas, pero igual insistimos y forzamos las circunstancias para alcanzar o para llegar a ese lugar que parece difícil o imposible pero en el que creemos que tenemos que estar.

Pero, quizá, sería mucho más sencillo, por un momento, aplicar esta pequeña lógica beatle y dejar el espacio para que lo ocupe otro, aquel que tenga una auténtica capacidad para habitarlo. Conocer nuestros propios tonos, nuestros registros, saber hasta dónde podemos ir y, una vez conocido ese umbral, aprender a dejar el espacio, a callar y dejar que hable otro. Entender que no se es más ni menos por no decir. Tener la valentía y la humildad de dejar nuestro lugar. Para que así, en conjunto, el resultado sea mejor. Y lograr que la realidad se aliviane, se aligere, se vuelva menos forzada, más natural y orgánica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.