Con resultado incierto, debate el Senado los pliegos de la Corte

El macrismo cree que tendrá los votos para sumar a Rosatti y Rosenkrantz
Gustavo Ybarra
(0)
15 de junio de 2016  

Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz
Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz

Llamadas telefónicas, reuniones, negociaciones de último momento con gobernadores peronistas y hasta un encuentro de Mauricio Macri con una senadora en la Casa Rosada fueron tan sólo una parte del arsenal desplegado ayer por el Gobierno para tratar de conseguir los votos que le permitan designar a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz como jueces de la Corte Suprema .

Los pliegos de ambos candidatos se discutirán en el Senado hoy, desde las 15, y ambos llegan con pronóstico reservado. Su suerte dependerá de negociaciones que se extenderán hasta minutos antes de la votación.

El oficialismo es optimista. "Tenemos los votos", afirmó el presidente provisional, Federico Pinedo (Pro-Capital) antes del mediodía. "Los votos están", agregaron, conformes, en el despacho de la vicepresidenta Gabriela Michetti . La misma confianza deslizaron voceros de la Jefatura de Gabinete. Sin embargo, ninguno de los consultados arriesgó una cifra.

Con el acercamiento de la hora señalada, el Gobierno apretó el acelerador para asegurarse los votos necesarios, tanto que hasta Macri les puso el cuerpo a las negociaciones y recibió en su despacho a la senadora Lucila Crexell (Neuquén-MPN).

Para que el oficialismo pueda tener éxito en su apuesta necesitará del apoyo de los dos tercios de los presentes. Una mayoría exigente, si se tiene en cuenta que Cambiemos (Pro y la UCR) cuenta con 15 senadores sobre 72. Sin el apoyo de gran parte de la oposición no logrará su objetivo.

El jefe de la bancada del FPV, Miguel Pichetto (Río Negro), le dio ayer al oficialismo una buena señal, al asegurar el apoyo de al menos una veintena de senadores. "Hay que cumplir con este tema que hace a la institucionalidad del país", afirmó, y confirmó que algo más de la mitad de los 42 integrantes de su bloque votará los candidatos del Gobierno.

Sin embargo, el FPV volverá a votar dividido. Unos 15 senadores kirchneristas adelantaron su rechazo. Uno de sus argumentos lo planteó ayer Anabel Fernández Sagasti (Mendoza), quien cuestionó el "defecto de origen" de los candidatos, en alusión a que aceptaron, en diciembre último, asumir nombrados por decreto del Poder Ejecutivo.

A este foco opositor se suman otros dos factores. El primero es la fuerte corriente de opinión, fogoneada desde el kirchnerismo, en favor de incluir una mujer en la Corte. El reclamo va más allá del sector que responde a Cristina Kirchner y es uno de los obstáculos que el macrismo intentaba desmontar ayer. Este tema podría perjudicar, al menos, a uno de los dos postulantes.

El otro factor es el de los gobernadores peronistas (Formosa, La Rioja y La Pampa) que levantaron su voz reclamándole al Gobierno el cumplimiento de los acuerdos que incluyen la devolución del 15% que la Nación les retuvo para la financiar la Anses, la cancelación de deudas previsionales y la reanudación de la obra pública en las provincias. Sobre este punto, el Gobierno ayer había avanzado varios casilleros, pero todavía seguían negociando con el gobernador de La Pampa, Carlos Verna, para asegurarse el voto de los dos senadores que le responden. En la Casa Rosada informaron que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se reunió ayer con Verna y con Insfrán.

Ayer, en diálogo con periodistas acreditados, Adolfo Rodríguez Saá (San Luis), que impulsa la ampliación de la Corte, confirmó que tanto él como su comprovinciana Liliana Negre de Alonso darán quórum y votarán los dos pliegos. De esta manera, el Interbloque Federal aportará la totalidad de sus siete miembros.

El bloque massista (UNA), en tanto, es una incógnita. El cordobés delasotista Carlos Caserio está de viaje por Europa, mientras que la fueguina Miriam Boyadjian (Mopof) resiste con el argumento del cupo femenino para la Corte Suprema. El chubutense Alfredo Luenzo, que responde a Mario Das Neves, votará tanto a Rosatti como a Rosenkrantz.

Por último, y siempre en un contexto de alta volatilidad, los monobloques votarían divididos. Magdalena Odarda (CC-Río Negro) y Fernando Solanas (Proyecto Sur-Capital) apoyarán a Rosatti, en tanto que Jaime Linares (Buenos Aires-GEN) le dará su voto a Rosenkrantz.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.