Vivo sin generar basura

Crédito: Gentileza Prensa
La neoyorquina Lauren Singer, que inspira al mundo desde un blog, comparte su estilo de vida ciento por ciento sustentable.
Inés Pujana
(0)
18 de junio de 2016  • 00:00

Lauren Singer tiene 25 años, una licenciatura en Estudios Medioambientales por la Universidad de Nueva York (NYU), un blog ( trashisfortossers.com, algo así como "la basura es para los desechadores") y una cuenta de Instagram con casi 60 mil seguidores en donde postea fotos de su vida. Hasta acá, nada que la distinga de las miles de blogueras que andan dando vueltas por el mundo. Pero hay algo que marca la diferencia. Lauren tiene un objetivo que direcciona cada una de sus acciones: vive una vida "zero waste", se propone no generar basura desde hace cuatro años y le va bastante bien. De hecho, todo el desecho que produjo en ese tiempo cabe dentro de un pequeño frasquito. Si tenemos en cuenta que el habitante promedio de una ciudad genera cerca de 2 kilos de basura por día, eso quiere decir que, desde que empezó su cruzada, Lauren evitó generar cerca de 3000 kilos. Su blog, que es muy inspirador, se convirtió en un diario de consulta para miles de personas alrededor del mundo y su mensaje no para de amplificarse: la charla que dio en TEDxTeens, por ejemplo, ya lleva más de 330 mil vistas. Los beneficios de su estilo de vida, dice, son múltiples: gana tiempo, come más sano, ahorra plata y vive una vida plena de sentido.

Crédito: Gentileza Prensa

Esto es lo que charlamos con ella:

¿Cómo se logra vivir sin generar basura?

Primero hay que elegirlo. Yo vivo sin generar basura. Luego, la clave está en comenzar con tres simples pasos. En primer lugar, tenés que conocer tus propios desechos e identificar cuáles son sus principales fuentes. Noté que lo que más me llevaba a generar desperdicios eran los restos de comida, el packaging de los productos y los envoltorios de los alimentos. La solución era entonces hacer compost para reducir los desperdicios de la comida, comprar alimentos sin celofanes ni empaques y hacer mis propios productos e insumos de belleza. Todos pequeños cambios con un gran impacto a largo plazo.

¿Cuáles son los límites de una vida sin desperdicios?

Hay dos tipos de cosas de las que hoy por hoy no puedo prescindir: los preservativos y los lentes de contacto. La solución líquida para mis lentes también viene en envase plástico y eso es algo que aún tengo que comprar.

¿Qué tan difícil fue crear por primera vez todos los productos de belleza que consumís diariamente?

Fue un proceso. Probé un millón de recetas diferentes. Lo más cool de hacer tus propios productos es que si no te gusta algo, como el aroma, podés cambiarlo, a diferencia de cuando vas a un negocio y tenés que contentarte con lo que venden. Amo investigar, testear cosas nuevas, y la razón por la que empecé mi blog es que quería compartir los resultados de las recetas que mejor me habían funcionado con otras personas, para que que no tuvieran que esforzarse como yo.

¿Te lleva más tiempo preparar tus propios productos?

No, ¡al contrario! Pensalo de esta manera: si te quedás sin pasta de dientes, tenés que ir a un negocio a comprarla. Yo preparo la mía en solo 30 segundos. Hay un video en el blog que lo prueba. Hacer mi propia crema corporal me lleva 10 minutos, no más. Todos tenemos preconceptos, como con la cocina. Si nunca preparaste algo, tendés a pensar que lleva un montón hacerlo. Me pasó el otro día con una amiga, ella compra todo empaquetado y creyó que hacer pasta era dificilísimo. Yo la animé a que la preparáramos juntas. Le enseñé cómo hacerlo y nos llevó solo 30 minutos, además del hecho de que fue más saludable y más barato. Cuando terminamos, no lo podía creer, no paraba de decirme: "No tenía idea". Todos tenemos preconceptos de cuán difíciles son las cosas en verdad, pero eso es hasta que las hacemos, es entonces cuando realmente sabemos. Por eso subo videos en tiempo real a mi blog, para que la gente pueda verlo.

Crédito: Gentileza Prensa

¿Y cómo lidiás con el peso que acarreás de un lado a otro para no tener que recurrir a los descartables? Como los frascos de vidrio o las bolsas de tela.

No cargo muchas cosas. Voy a un mercado de granjeros los sábados a comprar los vegetales frescos que necesito. Es mi ejercicio aeróbico semanal (risas). Y una vez por mes voy de compras a un negocio con una lista de exactamente lo que necesito. Lo único que pongo en frascos son las cosas húmedas, como el aceite de oliva.

¿Este estilo de vida te costó más plata?

No, para nada, al contrario. Todo me sale mucho más barato. Por ejemplo, a la hora de hacer mi propia pasta de dientes, gasto solo 50 centavos de dólar.

¿Llevás la cuenta de cuánto ahorraste?

No hay forma de saber exactamente cuánto dinero ahorré, pero solo para darte una idea, cada vez que llevás tu propia taza a la cafetería te hacen un descuento de 20 centavos por no usar un vaso descartable. En el curso de 4 años, me ahorré por lo menos 365 dólares, solo por llevar mi taza. Se trata de cosas bien simples como esa.

Crédito: Gentileza Prensa

¿Qué hacés cuando vas a una fiesta o salís con tu familia o tus amigos y ellos no comparten tu estilo de vida?

Yo solo puedo controlarme a mí misma, no puedo controlar a los demás ni lo que ellos hacen. No juzgo a las demás personas, simplemente me enfoco en mí y doy a conocer lo que aprendí.

¿Comés en restaurantes?

Sí, claro. No puedo intervenir en cómo se administran, pero sí puedo elegir a cuáles voy y trato de que sean los que tienen los mismos valores que yo. No voy muy seguido porque me encanta cocinar, pero si lo hago, intento que sean los que tienen comida local y sustentable, los que compostan sus residuos. Si tienen servilletas de papel, me llevo las que uso a casa, para compostarlas, y si pido un licuado, llevo mi propia bombilla de metal.

¿Cómo evitás caer en la tentación de comprar algo empaquetado cuando tenés hambre y estás apurada?

Bueno, eso pasa por vagancia y por falta de preparación. Tenés que planear por adelantado. Este estilo de vida me enseñó a planear y gracias a eso nunca más tuve que comprar comida poco nutricia que no me representara y no me gustara. Tenés que guardar comida en tu mochila antes de salir. Yo me organizo con una semana de anticipación.

¿Cómo hacés con el maquillaje?

La verdad es que no uso mucho, pero cuando lo hago, solo uso la marca RMS, que es orgánica, vegana y no testea en animales. Está empaquetada en materiales reciclables y solo uso corrector y la máscara.

Comprás tu ropa en ferias americanas. ¿Qué le recomendarías a una persona que vive en una ciudad chica y no tiene muchas opciones?

Bueno, siempre hay Ejércitos de Salvación o ferias de caridad, en todos lados. Además sugeriría ir a ventas de garaje o a mercados de pulgas. También hacer tu propia ropa o comprarles a productores y diseñadores locales que usen materiales de la zona, sustentables. Además, está la opción de intercambiar ropa con tus amigas, de ahí es de donde yo saco mi ropa más cool, ¡y gratis!

¿Quién es tu inspiración?

Muchas personas me inspiran. La primera y principal fue la ambientalista Rachel Carson, que escribió Primavera silenciosa, pero la verdad es que me inspira cualquier persona que trata de ser el cambio que desea ver. Personas comunes que intentan cambiar los problemas que ven en el mundo.

Crédito: Gentileza Prensa

Las claves de Lauren

1. Conocé tu basura e identificá cuáles son tus principales fuentes de desperdicio.

2. Comprá tus alimentos sin empaques, en casas naturistas o mercados, y llevá tus propias bolsas para transportarlos.

3. Decile NO al plástico en todas sus formas.

4. Fabricá tus propios productos de belleza, como pasta de dientes o crema corporal.

5. Comprá ropa en ferias de garaje o tiendas vintage, dales una segunda oportunidad a las prendas.

6. Prepará tus propios alimentos en vez de comprar todo hecho.

7. Llevá con vos tus propios vaso y bombilla.

8. Recordá la máxima al comprar: que sea local y sustentable. •

¿Qué te pareció la idea? ¿Serías capaz de vivir sin generar basura? También inspirate en Conciencia ecológica: Zeronautas y Dime qué habilidad tienes y te diré qué hacer con ella

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.