El tribunal tendrá una nueva dinámica

La Corte volverá a tener cinco miembros, con perfiles ideológicos claramente diferentes
Adrián Ventura
(0)
16 de junio de 2016  

Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz
Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz

La incorporación de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz en la Corte Suprema tendrá un fuerte impacto en la dinámica interna del tribunal y, también, en su perfil.

Por empezar, hace dos años que el máximo tribunal había comenzado a desgranarse: previsto para que tuviera siete miembros, y luego cinco, se había ido reduciendo, primero con el fallecimiento de Carmen Argibay y de Enrique Petracchi, y luego con las renuncias de Raúl Zaffaroni y de Carlos Fayt.

El primer resultado de la votación de ayer, evidente a todas luces, es que la Corte, donde actualmente prestan servicio sólo tres integrantes -Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Elena Highton- volverá a tener cinco jueces.

Por lo menos en lo inmediato estará completo, más allá de que tal vez pronto comience a discutirse su ampliación. Esto puede parecer nimio, pero en un tribunal que anualmente maneja 12.000 expedientes -a diferencia de la Suprema Corte de los Estados Unidos, que se pronuncia sobre unos pocos cientos-, es fundamental: en los últimos años, a duras penas la Corte pudo mantener su ritmo de trabajo.

Si, por el contrario, lo que se busca predecir es el impacto que Rosatti y Rosenkrantz producirán en la dinámica interna de las relaciones con sus nuevos colegas, todo hace suponer que no veremos un escenario traumático.

Lorenzetti siempre tuvo una relación fluida con ambos. Y Maqueda, sobre todo, conoce a Rosatti, que fue su asesor cuando el ahora juez supremo fue convencional constituyente en 1994.

Además, Rosatti, más vinculado al peronismo, y Rosenkrantz, ideológicamente más cercano al radicalismo, prefieren mantener un bajo perfil y, por temperamento, son moderados. Esas circunstancias, y el hecho de que ambos fueran juristas de muy buena trayectoria, hicieron que la Corte nunca objetara sus cualidades profesionales.

El máximo tribunal, cuando a través de Lorenzetti inicialmente objetó las designaciones, apuntó a la forma propuesta por Macri, que había intentado nombrarlos en comisión. Pero nunca cuestionó a los candidatos.

Ahora, la Corte se completará con armonía y con dispersión ideológica: Highton, que alguna vez estuvo cerca del kirchnerismo, tiene una visión bien judicial; Maqueda y Rosatti son cercanos al peronismo, pero no tienen compromiso con ese partido, y Rosenkrantz, como se dijo, viene de una familia radical pero no conserva ningún tipo de militancia política.

Según fuentes del alto tribunal no hay pendiente de resolución ninguna causa de impacto político donde los nuevos jueces puedan torcer la decisión en un sentido o en otro. Y el tema tarifas recién comienza a circular. Donde sí producirá un impacto será en el alto perfil que la Corte tuvo durante la presidencia de Lorenzetti.

El presidente de la Corte, cuando llegó a su cargo hace 10 años, recibió un tribunal con muchos conflictos internos. Para solucionarlo, le imprimió al máximo tribunal un alto perfil y, en cierta medida, resumió la imagen de la Corte en su propia figura. Ahora deberá buscar el consenso de los nuevos integrantes y, muy probablemente, la Corte prefiera volverse más invisible en un escenario político dominado por enfrentamientos no resueltos y una situación económica aún compleja. Habrá que ver si la realidad lo permite.

Los nuevos jueces de la Corte Suprema

Carlos Rosenkrantz

57 años

Discípulo del fallecido filósofo Carlos Nino, es abogado (UBA) recibido en 1983 y tiene un magíster y un doctorado en Derecho, ambos títulos en la Escuela de Leyes de Yale. Es autor y coautor de numerosos libros y artículos y desde 1998 es rector de la Universidad de San Andrés. Fue asesor del ex presidente Raúl Alfonsín

Horacio Rosatti

59 años

Nació en Santa Fe y se recibió de abogado y posteriormente de escribano en la Universidad Nacional del Litoral. Allí se graduó como soctor en Ciencias Jurídicas y Sociales. Fue ministro de Justicia durante el gobierno de Néstor Kirchner, y antes había sido procurador general del Tesoro de la Nación. Entre 1995 y 1999 fue intendente de su ciudad natal por el PJ.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.