El panorama de las licencias por paternidad, aquí y en el mundo

Lila Bendersky
(0)
18 de junio de 2016  

Si las madres aún siguen peleando por mejorar las condiciones de su licencia por maternidad o lograr jornadas más flexibles para volver a trabajar, el caso de los padres tampoco se queda atrás. La puja por ganar terreno en la crianza de sus hijos choca, en algunos casos, con las legislaciones laborales de diferentes países.

La Argentina se ubica entre los peores países en relación con políticas de paternidad. En el país, un flamante padre tiene sólo dos días de corrido para no ir a trabajar. Si su hijo nace un fin de semana el tiempo se computa en esas 48 horas y por ende, la licencia es nula. Los avances con relación al tema son sectoriales o regionales y suelen abarcar sólo a empleados públicos. Mientras que el gremio de los bancarios consiguió 10 días de corrido, los empleados judiciales obtuvieron 15. Cada provincia es un caso particular. En La Rioja, una madre que trabaja en el sector público cuenta con 210 días de licencia, mientras que un padre puede tomarse 30. En Córdoba, Chubut, Mendoza, Tierra del Fuego, los hombres tienen 8 días de corrido.

Los proyectos que buscan modificar las políticas a nivel nacional no avanzan tan rápido. En 2015, la Cámara de Diputados recibió 38 propuestas provenientes de diferentes arcos políticos. Se debatieron en una reunión conjunta que realizaron las comisiones de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia y de Legislación del Trabajo. Se propuso aumentar un plazo de 120 o 180 días de licencia para la madre y entre 10 y 15 para el otro progenitor, entre otras cuestiones. Sin embargo, el texto final no se aprobó y la medida está trabada. El cambio de legisladores y presidentes de las diferentes comisiones dificultó que el tema vuelva a tratarse, pero el asunto - aseguran desde ambos conglomerados- está en agenda.

La situación en el resto de América latina no es tan diferente. Tanto en Bolivia como en Paraguay, los hombres tienen tres días para tomarse por paternidad. Mientras que un padre peruano sólo puede estar cuatro días completos con el recién nacido, en Brasil y Chile el período es de cinco. Sin embargo, las familias chilenas cuentan con 12 semanas de licencia "extra", que pueden dividirse entre la mamá y el papá. La medida más reciente fue implementada este año por el gobierno uruguayo que extendió la licencia de tres a trece para los progenitores masculinos. Los casos emblemáticos aparecen en los países nórdicos de Europa, que establecieron una "cuota para el padre" en relación con la licencia. Las familias suecas tienen 480 días de licencia que deben ser divididos entre el padre y la madre, pero al menos 90 son protegidos para el papá. Es uno de los países con políticas más beneficiosas con respecto a la paternidad. En cambio, Islandia implementó un sistema que distribuye el permiso en tres fracciones iguales: tres meses para la madre, tres meses para el padre y los otros tres meses se reparten entre ambos.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.