Iglesias, un líder con fascinación por el estilo del peronismo

El candidato de Podemos reconoce que tiene "rasgos" del movimiento justicialista argentino
Martín Rodríguez Yebra
(0)
18 de junio de 2016  

Pablo Iglesias, líder de Podemos
Pablo Iglesias, líder de Podemos Fuente: Archivo - Crédito: EFE

MADRID (De nuestro corresponsal).- ¿Es posible un peronismo a la europea? Por exótico que parezca, los líderes del partido español Podemos creen que sí.

"Tenemos rasgos peronistas", dijo el candidato presidencial Pablo Iglesias en una entrevista que concedió esta semana al diario El País. Contó que su "número dos" y cerebro intelectual del partido, Íñigo Errejón, se emociona con el retrato de Evita. Y se declara admirador del papa Francisco, en quien identifica también un costado peronista.

No es la primera vez que Iglesias reconoce cierta fascinación por el movimiento justicialista argentino, sobre todo por la capacidad que tiene de romper las fronteras entre derecha e izquierda y conectar clases sociales de manera transversal.

"Hay que reconocer que a veces en Europa nos suena un poco extraterrestre", matizó ante LA NACION en una charla reciente, en la que se mostró cauto respecto de la experiencia del kirchnerismo.

Iglesias y -sobre todo- Errejón estudiaron los orígenes del peronismo, como parte de largas reflexiones sobre los procesos de ruptura política en América latina. En su mirada, España atraviesa a partir de la crisis económica que estalló en 2008 un momento propicio para impulsar un cambio de paradigma similar.

"Se trata de interpretar esos fenómenos y traducirlos a un contexto europeo", sostiene Errejón ahora, cuando pesa como un karma la pasión que despertaba hace tres años el modelo bolivariano en los fundadores de Podemos.

Su gran gurú ideológico es Ernesto Laclau, el filósofo del populismo que tanto admira la ex presidenta Cristina Kirchner.

De él toman una idea central de Podemos: la construcción de un nuevo campo político en el que se fijan como ámbitos irreconciliables "los de arriba" y "los de abajo". El "pueblo" y las elites o, como ellos lo llaman, "la casta".

Eso los enfrentó durante mucho tiempo con el comunismo. Para Podemos, el "pueblo" no se corresponde con una clase social sino con las fuerzas que propician una transformación de la democracia tradicional.

Alianza

La realpolitik trastocó esa reticencia. En esta segunda campaña electoral en seis meses, Iglesias aceptó finalmente aliarse con Izquierda Unida (IU), la federación que incluye al Partido Comunista Español (PCE), que él abandonó en su temprana juventud. Con ellos saltó del tercer lugar en diciembre al segundo que le auguran las encuestas de cara al próximo 26.

Eso sí, les impuso ciertos límites a sus nuevos socios. En los actos de Podemos no flamean banderas con la hoz y el martillo. No se habla de abolir la monarquía ni se recomienda mostrar símbolos republicanos.

De Venezuela tampoco se habla, aunque sus rivales recuerdan a diario los vínculos originales de los fundadores de Podemos con el régimen bolivariano. Iglesias se niega a condenar la detención de opositores en Caracas, aunque en los últimos días sí se atrevió a cruzar una raya en su discurso.

"No nos gusta la situación de Venezuela -dijo-. Formamos parte de esa sensación de decepción que hay respecto del desencanto del chavismo, que generó ilusión al principio y que luego ha sido una desilusión."

El concepto de transversalidad se traslada también al modelo de construcción del partido. Podemos se alió con fuerzas nacionalistas en Cataluña, Valencia, Galicia y el País Vasco. En esta campaña añadieron otro toque peronista: hablan a diario de la "patria", un concepto al que la izquierda española siempre escapó.

Dicen que ellos defienden la "verdadera España": un Estado plurinacional, en el que todos sus territorios puedan decidir con el voto si quieren independizarse o seguir unidos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.