Impulsan en el Senado el debate por la ampliación de la Corte

Sectores del oficialismo y de la oposición reclaman avanzar ahora con el tema; el Gobierno intenta demorarlo

18 de junio de 2016  
Fuente: LA NACION Crédito: Fernando Massobrio

La aprobación de los pliegos de Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti para ocupar las dos vacantes de la Corte Suprema cerró un capítulo del debate sobre la integración del tribunal con cinco jueces. Ahora en el Congreso la oposición y parte del oficialismo buscarán discutir aumentar el número de miembros.

El principal argumento que utilizarán los legisladores para forzar el tratamiento del tema es la escasa representación de mujeres en la cúpula del Poder Judicial. Una vez que se formalicen los ingresos de Rosenkrantz y Rosatti, la Corte quedará representada por cuatro hombres -se sumarán a Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda- y una mujer, Elena Highton de Nolasco.

Pero no se trata de una empresa sencilla. Si bien desde el Gobierno se mostraron dispuestos a escuchar y discutir la posibilidad de ampliar el tribunal supremo, aseguraron que el tema no está en la agenda de Mauricio Macri en el corto plazo.

El plan de acción que comenzarán a desplegar en los próximos días es sencillo: buscarán sumar la mayor cantidad de voces para generar un respaldo social y político suficiente para "convencer" al Presidente. Aunque se suspendió el plenario de comisiones que se había convocado para el próximo martes para comenzar este debate, desde el oficialismo y la oposición en el Senado confirmaron que promoverán encuentros en todo el país "para escuchar todas" las posiciones.

"Hay buena predisposición tanto de Pro como desde el radicalismo para dar el debate. Hay varios proyectos para estudiar", sostuvo en diálogo con LA NACION el senador mendocino Julio Cobos.

En sintonía con el ex vicepresidente opinó Alfredo Martínez. "Estamos dispuestos a discutir. Hay que ampliar la Corte para que ingresen mujeres. Nos tocará a nosotros persuadir al Poder Ejecutivo", manifestó el senador radical por Santa Cruz.

Desde la oposición el panorama está más claro. La intención de la bancada del Frente para la Victoria-PJ, con mayoría en la Cámara alta -cuenta con 42 de los 72 escaños, mientras que Cambiemos suma solamente 15-, es dar un debate serio y de diálogo con el oficialismo.

"Una Corte con más integrantes ayudaría a ampliar la mirada regional y de género", dijo Miguel Pichetto. El líder de los senadores peronistas aseguró, además, que una ley de estas características no puede sancionarse sin el consentimiento del Poder Ejecutivo.

El triunfo que consiguió el oficialismo último miércoles con la aprobación de los ingresos de Rosenkrantz y Rosatti provocó también internas en la oposición.

"Muchos de los que votaron a favor de los pliegos lo hicieron porque les prometieron que la iban a ampliar. Pero en realidad obtuvieron promesas de ventajas económicas para sus provincias", acusó el neuquino Marcelo Fuentes.

El número de ministros que debe tener la Corte Suprema también es parte de la polémica. Si bien no hay una posición definida, el consenso mayoritario se inclinaría por una ampliación a siete o nueve miembros; no más. Por lo pronto, en el Senado hay propuestas para llevar la cantidad de integrantes a siete, nueve y 13. Incluso, hay un proyecto que establece un representante de cada provincia en la Corte.

El Gobierno, debate

Pese a que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Justicia, Germán Garavano, relativizaron la posibilidad de ampliar el tribunal, la posición está dividida en el seno del Gobierno. Según aseguraron fuentes con acceso al despacho presidencial, los senadores que empujarán los cambios cuentan con el respaldo de los representantes del oficialismo en la Cámara alta.

"No lo descartamos. Pero primero hay que tener a cinco integrantes funcionando y después se podrá evaluar si se amplía o se ve un modelo de Corte que la Argentina necesite como país", sostuvo anteayer Garavano.

Macri está dispuesto a "que se dé la discusión", pero no tiene ninguna intención de que el debate por la ampliación le genere conflicto con el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti. Pero su colega Maqueda admite por la bajo que no le molestaría una ampliación, aunque no masiva.

"Probablemente haya quienes en el Ejecutivo y en el Congreso traten de impulsar la ampliación. A la política tradicional le encanta crear cargos y repartir nombramientos de jueces. Pero no al núcleo duro de Pro ni al Presidente", confió a LA NACION uno de los asesores del jefe del Estado en materia judicial.

Pese a que a priori no hay una intención manifiesta de habilitar un cambio de fondo en la Corte Suprema, desde la administración de Mauricio Macri sostuvieron que "habrá que ver cómo evoluciona la situación política y judicial", aunque descartaron de plano que la ampliación de la cúpula del Poder Judicial se trate este año.