Estados Unidos, representante de una liga que crece

Fuente: AP
El próximo rival de la Argentina se nutre de futbolistas que juegan en la propia Major League Soccer, algo impensado hace 20 años
Diego Morini
(0)
20 de junio de 2016  • 00:00

HOUSTON, Estados Unidos.- Es verdad, aquí eso de la pelota y los pies no es una cosa que los atraiga. Ni un rastro en las calles de la celebración del centenario de la competencia madre del continente a nivel selecciones. Muchas charlas de lo que sucedió anoche con la definición de la NBA y el debate LeBron James o Stephen Curry. Sin embargo, en silencio el seleccionado local ya está en las semifinales de la Copa América. Y con una particularidad: en el habitual equipo titular hay 10 futbolistas que juegan aquí. Y con ese guiño es que se manifiesta el crecimiento exponencial de la MLS, la liga local. Y vale como referencia para comprender cómo fue la evolución, citar el antecedente que indican que la última y única vez que EEUU llegó a una instancia de semifinales de la Copa fue en 1995 y por entonces no había futbolistas en el equipo que jugasen en algún torneo doméstico. Incluso, la MLS fue creada en 1996.

Ni en USA TODAY ni en Houston Chronicle, hay referencias del logro del equipo que dirige el alemán Jurgen Klinsmann. De todas maneras, es muy importante para la gente que maneja el fútbol en estas tierras que se potencie la marca MLS, es un negocio en expansión. Por eso es que en la cuenta oficial de Twitter del torneo estadounidense de fútbol hacen referencias a la gran cantidad de futbolistas que nutren al seleccionado. Los nombres de Michael Bradley, de Toronto FC, Matt Besler, de Sporting Kansas City, Clint Dempsey, de Seattle Sounders, Gyasi Zardes, de LA Galaxy, y Jermaine Jones, de Colorado Rapids, son algunos de los principales futbolistas que llevaron a los Estados Unidos hasta las semifinales de la Copa.

Y tener en cuenta la cantidad de futbolistas que juegan dentro de los Estados Unidos se convierte en n dato determinante, porque aquel equipo de 1995 de Alexis Lalas tenía un plantel que actuaba en ligas como la de Holanda, Turquía, Inglaterra, Alemania, Italia, Grecia, Brasil y México. Por entonces era impensado que podía ser competitivo un equipo con futbolistas universitarios.

Desde la creación de la MLS, se multiplicó, por ejemplo la cantidad de equipos que participan del torneo. En aquel primer ensayo de 1996 había apenas 10 planteles que jugaban en estadios construidos para el fútbol americano. La temporada 2016 arrancó con 20 equipos, la mayoría con estadios propios y la liga tiene planes de llegar a 24 clubes en 2020. La proyección habla que en 2017, Atlanta se unirá a la competencia, y que Los Ángeles tendrá otro equipo en la MLS en 2018. La idea es que Minnesota y Miami, también se sumen al torneo. Incluso, David Beckham, que jugó en LA Galaxy, ya le acercó un proyecto a las autoridades de Miami para construir, donde estaba el Orange Bowl, un estadio que tendría un costo de 200 millones de dólares.

"Nuestros jugadores están madurando, aprendiendo a jugar este tipo de partidos. Han dado un enorme paso adelante al llegar a las semifinales de la Copa. Argentina es enorme. Hemos llegado muy lejos pero seguimos con hambre, sabiendo que estamos jugando contra los verdaderos grandes". La reflexión de Klinsmann, que está al frente del seleccionado estadounidense desde 2011, no es casual y la evolución de sus futbolistas obedece a que la MLS, no sólo buscan el negocio con el impacto de jugadores de la talla de Kaka (Orlando City), Andrea Pirlo (NYC), Steven Gerrard (LA Galaxy), Frank Lampard (NYC) y David Villa (NYC), sino que pretenden que sus jugadores nativos puedan tener roce con los mejores. "Seguimos en la etapa de inversión, pero hay un crecimiento en el interés por el fútbol en los Estados Unidos y Canadá. Eso está fortaleciendo la MLS", dijo el comisionado Don Garber.

Si bien es cierto que hasta el propio Klinsmann en alguna oportunidad criticó el nivel de la MLS, nadie puede negar que es la liga local la que, en algún punto, puso a los Estados Unidos ante la oportunidad de medirse cara a cara con la Argentina de Messi y pensar en que pueden dar el golpe.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?