Ibar Pérez Corradi se negó a ser extraditado y apuntó contra el kirchnerismo y el juez Casanello

Desde Paraguay, donde quedó detenido, el acusado por el triple crimen dijo que no confía en la justicia argentina; reiteró que tiene miedo por su seguridad
Iván Ruiz
(0)
21 de junio de 2016  • 10:25

Pérez Corradi, esta mañana, en los tribunales de Asunción
Pérez Corradi, esta mañana, en los tribunales de Asunción Fuente: LA NACION - Crédito: Iván Ruiz

ASUNCIÓN.- Encapuchado, con chaleco antibalas y rodeado por varios efectivos policiales. Bajo esas extremas medidas de seguridad, Ibar Pérez Corradi se negó a un proceso abreviado de extradición a la Argentina, por lo que su traslado al país podría demorarse dos meses.

Video

En los tribunales de Asunción, Pérez Corradi dijo que desconfía de la Justicia argentina. Dio nombres propios: el juez federal Sebastián Casanello , que lo investiga por presunto lavado de dinero y por la denominada causa de los medicamentos, y habló en general de "la justicia de Mercedes". Ante el juez, el prófugo fue tajante: "No me dan garantías".

La posición de Pérez Corradi se conoció pasadas las 10, luego de una audiencia judicial en el despacho juez paraguayo Julián López, quien lleva adelante la causa por falsificación de identidad y quien debe definir los dos pedidos de extradición que pesan sobre el presunto narcotraficante por parte de la Justicia argentina.

"Él ha manifestado que por el momento no existen las garantías suficientes de un debido proceso ante la Justicia argentina. Dice que la Argentina estaba corriendo peligro su vida ya que en la causa [por el triple crimen] estaban siendo investigados autoridades y funcionarios del ex gobierno", relató el juez López ante LA NACION y otros medios en una improvisada rueda de prensa.

El magistrado se mostró sorprendido por la actitud de Pérez Corradi. "Ayer dijo una cosa y hoy a cambiado rotundamente", expresó López. Cerca de Corradi aseguraron ante LA NACION que la extensión de los plazos para su extradición le permitirá negociar con la Casa Rosada mejores condiciones de su detención en suelo argentino y hasta una posible disminución de la pena.

"Tengo mi mujer y mis hijos en Paraguay. Me quiero quedar acá", le dijo Pérez Corradi al juez. "Desde el momento que pise la Argentina estoy en peligro", agregó.

Por una normativa del código penal paraguayo, el detenido tiene que manifestar su voluntad o no de someterse a un proceso abreviado de extradición. Si Pérez Corradi aceptaba esa posibilidad, el traslado se hubiese concretado "en 10 o 15 días", según dijo el propio juez en declaraciones radiales. Pero como la rechazó, ahora se inicia el proceso formal de extradición, que se extendería de 45 días a dos meses.

Dos jueces pidieron desde Buenos Aires la extradición de Pérez Corradi: por un lado fue María Servini de Cubría, quien lleva adelante la investigación del triple crimen. El otro magistrado fue Casanello, quien lleva adelante la causa de la llamada "mafia de los medicamentos".

Por: Iván Ruiz

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.