Cómo se eligen los nuevos emojis que llegan a millones de usuarios en el mundo

El consorcio Unicode es quien los define, de entre muchas propuestas, pero no siempre acepta todas las que recibe
(0)
23 de junio de 2016  • 00:18

Literalmente, cualquiera puede crear un emoji. Pero para que termine siendo usado en el mundo entero, la lista de requisitos es larga. Un emoji que no corrió con "suerte" recientemente fue el de un rifle de cacería. Considerado junto a un lote de emojis olímpicos en octubre pasado, terminó siendo rechazado por consenso, según se informó esta semana.

Así que no hay rifle entre la nueva generación de símbolos, publicada este martes.

¿Quién lo rechazó? ¿Cómo pasa un dibujito en un papel a convertirse en un símbolo compartido por miles de millones en el mundo entero? Es un auténtico papeleo.

Diccionario universal

Los emojis son, quizás, la última representación de un problema clásico en informática: cómo garantizar que, en un mundo de muchos idiomas, todos puedan entenderse. Para eso está Unicode: es una especie de megadiccionario universal, donde cada caracter o símbolo tiene asignado un número.

Quienes ya estaban grandecitos cuando llegaron las computadoras, quizás recuerden el código ASCII. Cuando no había manera de poner una vocal con acento había que recurrir a un código (Ctrl + número), que milagrosamente hacía aparecer la letra deseada. Unicode tiene mayor capacidad que ASCII porque usa más números. Y está avanzando fuerte en su objetivo de reemplazar a cualquier otro sistema de código.

¿Y quién está a cargo de administrar Unicode? ¿Quién le pone números a los símbolos?

El Consorcio

Es el trabajo el Consorcio Unicode, una organización sin fines de lucro creada en 1991. La integra cualquiera que tenga interés en participar y dinero para pagar la membresía. Algunos de sus miembros más notables son los gigantes de la informática: Google, Apple, IBM, Microsoft, entre otros.

Además coopera con organizaciones de desarrollo de normas, como el consorcio World Wide Web (W3C), el Grupo de Trabajo de Ingeniería de Internet o la corporación europea Ecma International.

Un Comité Técnico toma las decisiones. Que algunas veces son polémicas. Por ejemplo, a principios de junio el ex primer ministro escocés Alex Salmond se quejó de que el Consorcio le negó el emoji de la bandera escocesa. "El año pasado le escribí a Apple y al Consorcio Unicode (…). Pero estoy decepcionado porque, una vez más, Escocia fue dejado por fuera", se quejaba el político.

"Es cierto que han avanzado algo con la inclusión de nuestro animal nacional, el unicornio, en la lista de emojis, pero estoy seguro de que hablo por todos los usuarios escoceses cuando digo que nos gustaría añadir la Cruz de San Andrés a nuestra correspondencia", decía.

Uno que corrió con mejor suerte fue la cadena de comida Taco Bell. La empresa lideró una campaña de gran impacto en redes sociales para lograr que se creara un emoji para el taco. Y lo logró. A partir del año pasado (dentro de la versión 8.0 de Unicode) es posible hablar de tacos en chats sin escribir t-a-c-o-s.

Podrán ser unos dibujitos, pero generan pasiones.

Mirá cómo son los 72 nuevos emojis que pronto tendrá tu teléfono

Son los que se agregaron en la versión Unicode 9.0 confirmada esta semana.

¿Cómo "nace" un emoji?

Como decíamos al principio, "cualquiera puede presentar una propuesta para un emoji", según explica la página relevante en el sitio del consorcio. "Pero la propuesta debe tener toda la información adecuada para tener posibilidades de ser aceptada". Para proponer oficialmente un emoji hay que preparar un documento bastante detallado.

La página de instrucciones contiene 2676 palabras. Explica que el candidato debe considerar factores como compatibilidad y nivel esperado de uso, con base en evidencia numérica.

Por ejemplo, si querés crear un emoji para "pancho" (hot dog), podés usar el desempeño de un símbolo parecido, como "hamburguesa", para apoyar tu caso. Además, debés presentar un dibujo apropiado, libre de derechos, suficientemente reconocible y diferente de otros emojis existentes.

A continuación, el consorcio lista cinco razones por las que pueden ser rechazados: no sirven si son demasiado específicos, demasiado generales, representables por otro símbolo ya existente, representativos de una marca o producto de una moda.

Determinar si un emoji cumple o no con todos estos requisitos pueden tomar más de un año. Los candidatos deben asegurarse de entregar todos sus papeles tan pronto como les sea posible en el año, aunque la fecha límite es el primero de octubre.

Si todos los requisitos son correctos, la propuesta pasa al equipo técnico. Que entonces decide. Si la respuesta es positiva, se le asigna un número tentativo.

Lo demás es que cada compañía haga su propia versión o "representación" del dibujo.

Aunque parece no existir un proceso de "apelación" -o al menos la página a que estamos haciendo alusión no lo menciona-, se han visto casos en que parte interesada vuelve a proponer un emoji que ha sido rechazado.

Pero cómo se aceptan y qué ocurre dentro de las reuniones del consorcio no es necesariamente información de dominio público. Tómese por caso el emoji del rifle. "Hubo consenso en eliminarlo. No puedo comentar los detalles", le dijo el presidente de Unicode, Mark Davis, a la BBC.

Una vez que están aprobados, dependerá de cada sistema operativo (o servicio digital) elegir cuándo los suma a la base de emojis que ya ofrece.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?