Ximena Capristo y Gustavo Conti: "En nuestro Gran Hermano éramos más sanos e ingenuos"

Crédito: Gerardo Viercovich
La pareja habló con LA NACION de todo: cómo ven el presente del programa que los hizo famosos, Gran Hermano, sus planes de formar una familia y su trabajo en la obra ¿Y cómo lo hacemos?
Hernán Rizzone
(0)
27 de junio de 2016  • 00:34

Se conocieron hace más de una década en la segunda edición de Gran Hermano. Sin embargo, jamás imaginaron que aquella aventura televisiva escondería algo trascendental es sus vidas: el amor. Con el paso del tiempo, se fueron consolidando como pareja y se ganaron también el afecto del público. Ximena Capristo y Gustavo Conti son muy compañeros: no sólo comparten el mismo techo sino que también trabajan juntos. Ahora, protagonizan la obra ¿Y cómo lo hacemos? que por estos días está de gira por el país. En diálogo con LA NACION, la pareja abrió su corazón sobre el anhelo de ser padres y analizó cómo ven el Gran Hermano actual.

-¿Qué opinan del Gran Hermano actual que emite América?

Conti: -Creo que cambiaron los tiempos y yo me quedo con aquel Gran Hermano que hicimos nosotros en el 2001. Eramos más sanos e ingenuos, ahora los participantes batieron el record en desnudarse, tener sexo, pelearse. Los participantes actuales son más heavys.

Capristo: -Me parece que no tienen respeto y hay que ser consciente que estás en la televisión y se buscan más las personalidades fuertes y mediáticas para que atrapen mucho más al público.

Crédito: Gerardo Viercovich

-Hablemos de ustedes: en aquel momento, nadie imaginó que en Gran Hermano pudiera formarse una pareja que ahora llegará a los 15 años de amor y estabilidad…

Capristo: -Al principio nadie nos creía y algunos pensaron que era una estrategia. Nada que ver porque nos conocimos en la casa y nos enamoramos.

-El verano pasado tuvieron una crisis, ¿qué pasó?

Conti: -No fue nada, simplemente la convivencia del verano, donde ya somos gente grande y tenemos nuestras manías. No pasó nada más que eso. Sinceramente son cosas de la pareja que sabés que después no se volverán a repetir.

-¿Qué cosas no repetirían?

Capristo: -Por ejemplo, estar en un departamento pequeño cuando ya estás acostumbrado a vivir en las afueras de Buenos Aires y estar al aire libre y disfrutar de otra clase de vida.

-Seguramente no es sencillo exponer en los medios de comunicación algo tan íntimo como la búsqueda de un hijo. ¿Cómo lo viven?

Capristo: -Si hay algo que me molestaba mucho era la pregunta "¿Y cuándo van a tener un hijo?". Antes era "¿Y cuándo se casan?". Llegó ese bello momento y nos casamos pero parece que son mandatos sociales y más en el medio artístico. Hace cuatro años que estamos buscando un hijo y será cuando Dios quiera. Hoy por hoy deseo tener un hijo de manera natural y no mediante un tratamiento porque soy joven todavía.

Conti: -Estamos en una gran fecha y seguimos trabajando bastante en el tema. Le tengo fe. No descarto a fin de mes la posibilidad en descorchar una botella de champagne porque hicimos la tarea de una manera estricta y con test de ovulación de ella.

Crédito: Gerardo Viercovich

-Llegado el caso ¿pensaste en un tratamiento?

Capristo: -Para la mujer es algo invasivo y recibe muchas hormonas extras...

-¿Te da miedo?

-Sí, sí, me da miedo y deseo esperar. Si Dios quiere llegará naturalmente.

-¿Te animarías?

Capristo: -Sí, sí.

Conti: -Yo le dije que no hagamos ningún tratamiento porque ella tiene 39 años pero su físico y actitud parece de 18.

-¿Creen que puede haber una cuota de estrés en esta "demora de la cigüeña"?

Capristo: -Es eso. Nosotros nos hemos hechos todos los estudios correspondientes y estamos bien. Tal vez, hay que relajarse. La vida te enseña algo y es que no hay que programar la llegada de un hijo. Llega cuando tiene que ser. Entonces, la mente es fundamental para estar bien tranquilos. El doctor me dijo que haga algo para relajarme. Así me puse a estudiar locución y a fin de año me recibo de locutora y estoy muy feliz.

-¿Cómo se imaginan como padres?

Conti: -Intensos. Somos exigentes con nosotros mismos. Entonces, pobre criatura seríamos exigentes también con nuestro hijo, pero igualmente no sabría qué contestarte porque dicen que se cambia mucho ante la llegada de un hijo. No sé qué decirte...

Capristo: -Entiendo que seríamos buenos padres.

Crédito: Gerardo Viercovich

-¿Adoptarían?

Capristo: -Sí, sí, no cerramos ninguna puerta pero el destino va a querer que sea naturalmente.

Conti: -Si. E inclusive, si tuviéramos un hijo natural después me gustaría adoptar no lo descarto.

-¿Cómo se llevan compartiendo escenario en la obra de teatro que están haciendo?

Capristo: -Es importante conocerse porque te permite en ciertas ocasiones cuando es necesario ayudar al otro y con una mirada te das cuenta que le pasa arriba del escenario. Somos buenos compañeros en el trabajo.

Conti: -Tal vez lo más fácil de todo sean los ensayos donde uno puede decirle al otro "No me dijiste tal cosa o tal otra" que capaz con otro compañero no podés decirlo porque no sabés cómo le puede caer.

-Para ustedes es un plus conocerse tanto. ¿Al director de una pieza teatral también le juega a favor?

Conti: -Entiendo que sí porque lo hemos hablado con nuestro director Carlos Evaristo y él se reía de ciertas situaciones graciosas entre nosotros. Además, trabajar con él es genial porque la pasamos bien es un excelente director y persona. En mi caso supo ser mi maestro desde el primer momento y fue generoso conmigo en el 2002 cuando en lo económico no andaba bien y me permitió tomar clases gratis con él. Evaristo es un excelente ser humano.

-¿Cómo es el público del interior del país?

Conti: -Son personas agradecidas y te reciben de maravillas. Hemos tenido la suerte también que la gente nos acompañe a la hora de ir al teatro.

Capristo: -Cada vez que llegamos algún pueblo nos agasajan con todo aquello que pueden darnos y son muy cariñosos.

-¿De qué se trata la obra?

Capristo: -Es el encuentro de una ex pareja que no se ven hace siete años, Sandra y Aníbal. Ella lo cita en una plaza para pedirle algo bastante loco que nadie imagina, y él accede, porque entiende que ella le pedirá perdón porque lo abandonó 48 horas antes del casamiento. Entonces, en tono de comedia siempre, pasan cosas muy lindas. Es un texto maravilloso de Jorge Medina, ya hicimos otra comedia de él también, Una noche en Liniers, y también supo ser un gran texto.

-¿ Harán la obra en Buenos Aires?

Conti: -Nuestro pensamiento esta en seguir de gira por el interior del país porque no va bien. Después veremos que sucede... No sé qué decirte.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?