Suscriptor digital

Citan a indagatoria a Cristóbal López y a Echegaray por defraudar al Estado

El juez Ercolini investiga la maniobra por el cual se dejó de pagar $ 8000 millones de impuestos para hacer crecer las empresas; también deberán declarar De Sousa y otros funcionarios del organismo
Hugo Alconada Mon
(0)
25 de junio de 2016  

El juez federal Julián Ercolini citó ayer a indagatoria a los dueños del Grupo Indalo Cristóbal López y Fabián de Sousa, y a los ex titulares de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray , y de la Dirección General Impositiva (DGI), Ángel Rubén Toninelli, tras considerar que habrían protagonizado una defraudación contra el Estado nacional por casi $ 8000 millones.

Ercolini indagará, también, a 18 funcionarios y agentes de la AFIP que participaron en las maniobras bajo sospecha.

Según el fiscal federal Gerardo Pollicita, habrían conformado una "asociación ilícita" para beneficiar a López y De Sousa, al permitirles que expandieran su holding con los impuestos que la petrolera Oil Combustibles no pagó durante años.

Pollicita inició su investigación días después de que LA NACION revelara la operatoria de López y De Sousa, quienes acumularon una deuda fiscal por casi $ 8000 millones con la anuencia de la AFIP desde 2011, que amenaza con tornarse irrecuperable.

López y De Sousa acumularon esa deuda gracias al impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC) que no remitieron a la AFIP y que, según reconstruyó LA NACION, giraron a Inversora M&S y Oil M&S para financiar el crecimiento del Grupo Indalo y cubrir las pérdidas millonarias que año tras año arrojaron algunas de sus empresas.

Fuertes indicios

Al ordenar ayer las 22 indagatorias, Ercolini consideró que la investigación judicial ya acumuló indicios suficientes sobre esa operatoria.

El juez indicó que la AFIP "habría permitido que la firma [por Oil] financie en el tiempo sus obligaciones fiscales en forma recurrente, con distintos regímenes de facilidades de pago, lo que habría posibilitado la capitalización principalmente de Oil M&S e Inversora M&S, entre otras, las que forman parte del Grupo Indalo; pese a haber manifestado en los planes de pago especiales a los que se acogió su imposibilidad económica y financiera de afrontar sus deudas fiscales".

"La maniobra antes delimitada -añadió Ercolini- habría implicado el vaciamiento de la empresa Oil Combustibles, lo que tornaría, en virtud del accionar conjunto de los empresarios, funcionarios y empleados del Estado nacional, en principio, incierto el eventual cobro de los impuestos" por $ 8000 millones.

Traspiés judiciales

El llamado a indagatoria representó para López y De Sousa otro eslabón en una cadena de problemas judiciales que comenzó a mediados de marzo cuando, un día después de la publicación de LA NACION, el nuevo titular de la AFIP, Alberto Abad, los denunció por presunta insolvencia fiscal fraudulenta ante la Justicia en lo Penal Económico.

Sólo días después, varias empresas del Grupo Indalo fueron allanadas por la jueza Verónica Straccia en Buenos Aires y Comodoro Rivadavia, mientras que el juez Esteban Furnari, del fuero en lo Contencioso Administrativo Federal, impidió la anunciada división del holding y designó veedores en siete de sus principales firmas: Oil Combustibles, Inversora M&S, Oil M&S, la constructora CPC SA, Ganadera Santa Elena SRL, Indalo Inversiones de Argentina SA y Telepiu SA (controlante de C5N).

Al cabo de dos semanas, López y De Sousa presentaron a Oil Combustibles en concurso de acreedores. Pero lo iniciaron en un juzgado de Comodoro Rivadavia, lo que abrió un conflicto con la Justicia Nacional en lo Comercial, con sede en Buenos Aires, que se declaró competente, posición que apoyó anteayer la Procuración chubutense.

Allí no se cortó la sangría para López. También puso a la venta algunos de sus activos -entre otros, la compañía de seguros Generali, el banco Finansur y el diario Ámbito Financiero-, mientras que anunció que se desprendería de sus acciones en Casino Club, que quedó bajo la lupa. Entre otros motivos, porque el comprador sería uno de sus socios históricos, Ricardo Benedicto, y por el bajísimo monto de la operación.

Para el fiscal Pollicita, López construyó un imperio con pies de barro, con la supuesta complicidad de la AFIP.

"Los intereses pecuniarios de las arcas del Estado se vieron notablemente afectados por las acciones y omisiones de los funcionarios [de la AFIP], que, entre otras irregularidades, no procuraron el cobro de la deuda [por $ 8000 millones] cuando era exigible y brindaron facilidades de pago de manera irregular".

Según Pollicita, desde la AFIP también le "otorgaron planes de pago especiales [a Oil Combustibles] cuando ya se había consolidado una deuda monumental, omitieron llevar a cabo las mínimas diligencias que hubieran permitido corroborar que la deuda superaba el valor de los bienes de uso y cambio de la empresa, y que [Oil] se estaba descapitalizando, mientras capitalizaba a otras sociedades del mismo grupo empresario."

Por ese motivo, Ercolini también indagará a toda la "línea" de la AFIP que participó en la operatoria.

Citó, entre el 12 de julio y el 16 de agosto, a Marcelo Eglis, Mabel Fadda, Walter Tetes, Víctor Cingolani, Daniel Colazo, Gustavo Esperó, Juan Vallee, Walter D'Angela, Claudio Burtin, Simón Zárate, Celeste Ballesteros, Eduardo Nappa, Karina Vernier, Fabián Di risio, Pablo Aguilera, Pedro Róveda, Guillermo Michel y José Bianchi.

Una maniobra millonaria e irregular

Partícipe necesario

El "zar del juego" fue "partícipe necesario" de los presuntos delitos ocurridos dentro de la AFIP, según dictaminó el fiscal Pollicita. Incluso, dijo, podría conformar una supuesta "asociación ilícita" con Ricardo Echegaray y otros 19 funcionarios del organismo tributario. Debe declarar el 25 de agosto

Uso indebido

Utilizó "indebidamente ese dinero" de los impuestos impagos, remarcó el juez Ercolini, "para capitalizar a las demás sociedades" del Grupo Indalo.Tornó "incierto el cobro de lo adeudado con el Estado"

Defraudación

Para el fiscal Gerardo Pollicita, el entonces titular de la AFIP habría cometido una "defraudación contra las arcas del Estado" al permitir que el Grupo Indalo acumulara una deuda fiscal por $ 8000 millones, según anticipó la nacion. Ahora el juez Julián Ercolini lo citó ayer a indagatoria para el 23 de agosto

Intereses del Estado

El fiscal sostiene que "los intereses pecuniarios de las arcas del Estado se vieron notablemente afectados por las acciones y omisiones de los funcionarios" de la AFIP cuando Echegaray era el titular.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?