Doble crimen en el Unicenter: un empresario farmacéutico, un ex barra de Boca y otro hombre fueron detenidos

Ayer, el fiscal de Brandsen Mariano Sibuet había acusado por "encubrimiento" y pedido la detención del ex barra de Quilmes y dirigente kirchnerista Marcelo Mallo y de otro hombre llamado Leandro Giso
(0)
25 de junio de 2016  • 16:37

Un empresario farmacéutico, un ex barrabrava de Boca Juniors y otro hombre fueron detenidos anoche acusados por el doble crimen de dos colombianos en el shopping Unicenter, en 2008, mientras que la Justicia también pidió la detención de un cuarto hombre que hoy permanecía prófugo, informaron a Télam fuentes judiciales.

Se trata del empresario Martín Magallanes, el ex barra Richard "el Uruguayo" Laluz Fernández -quien ya cumplía una prisión domiciliaria en su casa por otra causa- y Jorge Moreira, en tanto que el cuarto imputado fue identificado como Víctor Hugo Ovejero Olmedo.

Las detenciones se concretaron anoche por orden de la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, quien desde marzo tiene a su cargo la investigación por el homicidio de los colombianos Jorge Alexander Gartner (35) y Héctor Edilson "Monoteto" Duque Caballos (35).

Desde un comienzo, los mismos cuatro imputados fueron investigados por los fiscales de San Isidro que intervinieron en la causa, Diego Grau y Luis Angelini, quienes trabajaron con la hipótesis de que el doble crimen estaba vinculado al narcotráfico y que los sicarios eran barrabravas de Boca.

De acuerdo con el relato de las fuentes consultadas, la presunción de los pesquisas es que Magallanes - un hombre que había sido socio de Sebastián Forza, una de las víctimas del triple crimen de General Rodríguez, y que en 2008 era propietario de la empresa Unifarma - pudo tener motivos para encomendarle los homicidios de los colombianos a "el Uruguayo", y que éste los organizó con Moreira y Ovejero Olmedo.

En declaraciones a Télam, el abogado que representa a Magallanes y a Moreira, Rodrigo González, manifestó hoy que el empresario se sorprendió cuando su mujer lo llamó para avisarle que efectivos de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal estaban allanando su casa, en un country del partido bonaerense de Escobar.

Acusación contra Mallo

Tal como informó LA NACION, anoche, la policía bonaerense intentaba detener al puntero kirchnerista y ex líder de Hinchas Unidas Argentinas (HUA) Marcelo Mallo y a su compañero Leandro Ghiso, que se encontraban prófugos, acusados de tener un arma que fue utilizada en el crimen de dos colombianos ocurrido en 2008, en el estacionamiento del shopping Unicenter de Martínez.

El pedido de detención fue realizado por el fiscal de Brandsen, Mariano Sibuet, y ordenado por el juez de garantías César Melazo. El arma, una pistola Tanfoglio calibre 40, fue secuestrada a principios de enero en un allanamiento realizado en la casa de Mallo, en el distrito de Quilmes.

El procedimiento había sido parte del megaoperativo que desplegó el fiscal Sibuet durante la fuga de los autores del triple crimen de General Rodríguez, Víctor Schillaci y los hermanos Martín y Cristian Lanatta.

La pistola secuestrada quedó como un elemento más en esa causa. Sin embargo, el fiscal Sibuet ordenó el 14 de enero que se hiciera una prueba balística para saber si el arma funcionaba. "En ese momentos no se sabía nada y mucho menos que podría haber sido utilizada para matar a los dos colombianos. Se siguió con el protocolo legal y la fiscalía mandó a probar la pistola. El 4 de febrero se obtuvieron los resultados. Y se remitió el casquillo y el arma a la Policía Federal para que ellos verificaran en su banco de datos que el arma no hubiese sido utilizada para cometer algún tipo de delito", confió a LA NACION una fuente con acceso a la causa judicial.

La pistola calibre 40 ingresó al Sistema Automatizado de Identificación Balística (SAIB), un programa que acumula la evidencia balística o de armas secuestradas, para establecer un registro.

Anteayer, tras cuatro meses de hacer comparaciones y de realizar una nueva prueba de tiro, los peritos de la Policía Federal llegaron a la conclusión de que era el arma utilizada para matar a los colombianos. "En este nuevo peritaje se hicieron doce disparos que se cotejaron con las nueve vainas [que se habían secuestrado en el caso Unicenter]. El informe de balística es de forma categórica que es la misma arma", dijo el ministro de Justicia, Gustavo Ferarri.

Con información de la agencia Télam

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.