Suscriptor digital

Antoni Gutiérrez-Rubí, sobre las elecciones en España: “El voto útil va a ser determinante”

Antoni Gutiérrez-Rubí
Antoni Gutiérrez-Rubí
El consultor político español analiza la campaña electoral en torno a la inédita segunda vuelta que se celebra mañana en España
Guillermo Borella
(0)
25 de junio de 2016  • 19:52

Tras las elecciones españolas del 20 de diciembre (20-D), y ante la imposibilidad de formar gobierno, España se enfrenta por primera vez en su historia a una segunda vuelta electoral. "Estamos frente a una campaña no deseada e inédita, donde el voto útil va a ser determinante", advierte el asesor de comunicación y consultor político español, Antoni Gutiérrez-Rubí. En el marco de su visita al país para presentar su último libro "La transformación digital y móvil de la comunicación política", Gutiérrez-Rubí charló con LA NACION a propósito de la consulta electoral de mañana.

¿Cuál es tu análisis en torno a la campaña del 26-J?

Es una campaña no deseada. Los españoles votaron el 20 de diciembre (20-D) con la convicción de que su voto iba a tener como consecuencia la formación de un gobierno, y no fue así. Es también una campaña inédita. Por lo tanto, su resultado está abierto. Algunas personas que votaron una cosa en primera vuelta, quizás votarán otra. Seguramente habrá gente que votará a una fuerza, no porque quiera ese gobierno, sino para impedir el otro. La utilidad del voto va a ser determinante.

¿En qué medida este voto útil puede llegar a repercutir en el resultado electoral?

Muchísimo. En principio las fuerzas políticas de centro izquierda (PSOE-Ciudadanos) que intentaron alcanzar la investidura sin lograrlo, están ahora sometidas a una gran presión desde los extremos. Mientras que el Partido Popular se presenta como el partido más fuerte y capacitado para frenar a las izquierdas, Podemos parece estar ofreciendo el voto más útil para forzar ese gobierno de izquierdas que ellos mismos no votaron. Por lo tanto, es probable que el voto útil termine reforzando a los extremos, presionando a la vez el espacio central. Este proceso demuestra que pasamos de la transversalidad a una bipolaridad.

De todos modos, puede que el voto útil no se convierta necesariamente en una transferencia de voto, sino que mucha gente puede pensar también en abstenerse porque su voto de identificación es poco útil. Por ello, la principal amenaza para el PSOE es la abstención. De acuerdo a las encuestas, el PP está consolidando el voto duro y está recuperando voto. Hay también un factor nuevo que es Izquierda Unida, es decir, 800.000 votos que sólo tuvieron como representantes dos o tres diputados, pero que ahora, sumados a Podemos, pueden tener un efecto determinante.

¿En qué medida contribuyó el 15-M a que hoy España enfrente esta elección inédita?

Las semillas del 15-M hoy tienen formas muy diferentes. Nuevos medios de comunicación, nuevos partidos, nuevas culturas políticas. La fertilidad del 15-M es extraordinaria. Nadie puede apropiarse de sus frutos, pero ha sido un terreno fértil para muchas cosas. Hoy en España hay medios digitales que no existían antes que están compitiendo con la prensa tradicional de forma directa. Pero la eclosión no ha sido sólo de medios, sino que ha sido un terreno muy fértil también para la política, con la aparición de nuevos actores, ya sea bajo el formato de partido o de plataforma política, como es el caso de Podemos.

¿En qué se diferencian estos nuevos partidos de los viejos?

Lo primero que caracteriza a estos nuevos movimientos son unas formas nuevas, donde se destaca una exitosa gestión de la comunicación, caracterizada por un buen uso de la cultura digital. La segunda es una nueva agenda que va más allá de la agenda mínima propia de los partidos más tradicionales. Es una agenda menos centrada en la reforma y más enfocada en la regeneración, en hacer las cosas de otra manera, en lugar de evolucionar las actuales. Por último, hay rasgos nuevos. Ha emergido una generación de jóvenes líderes con larga trayectoria en el compromiso social. Muchos de ellos provienen del activismo social, con la diferencia que pasaron de movilizarse por causas a movilizarse por proyectos políticos. Por ejemplo, el caso de Ada Colau, quien pasó de militar por una causa como los desahucios (desalojos) a ser la actual alcaldesa de Barcelona. Este tránsito de líder activista social a nuevo líder político que ya no trabaja por una causa particular, sino por el bienestar general, es un salto muy importante que le brinda la legitimidad del que ha estado ahí en la trinchera.

¿En qué medida es responsable la clase política de los altos niveles de frustración social que reflejan hoy los sondeos de opinión?

El descrédito y la desconfianza en la política española son muy graves y viene de lejos. Hay una crisis de confianza en los actores políticos que alcanza a las instituciones políticas y hasta puede llegar a amenazar a la misma democracia. Es evidente que hay una responsabilidad en los comportamientos éticos o morales de algunos políticos, y en una gestión a veces demasiado ausente de los problemas reales de la gente. Esa crisis de confianza coincidió a su vez con una crisis económica durísima. España es hoy el país más desigual de Europa, el país en el que tres millones de ciudadanos de clase media han pasado a la clase baja, el país donde el desempleo alcanza a cuatro millones de personas. Hay una relación evidente entre esta crisis de confianza y descrédito en la política con esta crisis económica.

¿Es de esperar que este nivel de desconfianza repercuta más hacia a favor de los partidos nuevos o hacia una mayor abstención?

La gente está un poco harta, se siente frustrada porque su voto en diciembre no sirvió. Por lo tanto, creo que muchos electores van a esperar hasta el último minuto para tomar su decisión. Hay un 30% de indecisos y hay muchos votantes que están dudando entre votar un partido o abstenerse. Si eso se clarifica, los resultados pueden ser muy distintos al que dan las encuestas. Yo creo que la frustración puede repercutir en las fuerzas que han sido más rotundas en los extremos. Pero todavía hay mucha gente que duda y mucho voto por movilizar. El resultado está abierto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?