Suscriptor digital

Volar por poca plata: por qué no hay aerolíneas low cost en Argentina

Fuente: LA NACION - Crédito: Javier Glasberg
Una radiografía sobre los distintos aspectos del mercado local que impiden en el desarrollo de estas empresas en el país
Diego Cabot
(0)
28 de junio de 2016  • 15:08

ue

Hay una certeza: la Argentina tiene menos pasajeros en los aviones que operan en el país en comparación con lo que sucede en otros países limítrofes. En este sentido, una de las claves que explican esta diferencia es la inexistencia de compañías low cost en la operación de cabotaje en el mercado local.

Las razones por las cuales estas empresas, que son habituales en mercados como Europa o Estados Unidos, todavía no han logrado posicionarse en el país son múltiples. La regulación local, la disponibilidad de aeropuertos en diferentes puntos del país cuestiones gremiales o la infraestructura aérea aparecen en el listado de factores.

Tarifas

La imposibilidad de cobrar boletos por debajo del rango mínimo, medida que se estableció el Gobierno en 2002, ocasionó que las empresas no podían cobrar ni menos de lo que el estado les indicaba ni más de lo que le autorizaba. Así surgió la famosa banda tarifaría, que funcionó hasta que Guillermo Dietrich, ministro de Transporte, flexibilizó los precios máximos. Ahora según el ministro de Turismo, Gustavo Santos, se podrá perforar la tarifa mínima y con eso las empresas podrán ofrecer pasajes a precios de oferta.

Tasas y gastos aeroportuarios

En la Argentina, este tipo de desembolsos operativos son mayores a los que se cobran en la región. El sistema de terminales aéreas argentino tiene una característica particulares. Un concesionario, Aeropuertos Argentina 2000, mantiene un sistema de aeropuertos nacional enn en el cual la mayoría de las estaciones del interior son deficitarias. Eso genera que precios de las tasas en Aeroparque y Ezeiza sean altos para poder subsidiar las terminales que anotan números rojos.

Gremios

En otros países, por ejemplo, las azafatas suelen hacer la tarea de limpieza cuando los pasajeros descienden. Ese es el caso de Ryanair que, una vez que un avión llega a destino, utiliza a su personal de a bordo para recoger residuos y poner en condiciones gran parte de la aeronave. En la Argentina los gremios ya han planteado sus reparos con esa metodología que, obviamente, genera un importante ahorro.

Aeropuertos alternativos

Buenos Aires, el principal destino aéreo de la Argentina, carece de aeropuertos alternativos para que operen empresas de bajo costo. A eso se suma el hecho que Ezeiza no tiene un sistema de transporte público, económico y rápido por lo tanto ingresar o salir de Ezeiza, se convierte en un desembolso que atenta contra los pasajeros de bajo costo.

Servicios de rampa

Los servicios que consume el avión en el aeropuerto también son caros. Intercargo, la empresa Estatal que los presta, está en un plan de reducción de costos pero aún están por encima de la media en la región. Ryanair planteó la necesidad de prestarse su propio servicio Aunque la incógnita es que diran los gremios y si lo permitirán.

Sin vuelos de noche

Los problemas de infraestructura del sistema aéreo comercial argentino impiden que una docena de aeropuertos del interior puedan recibir vuelos de noche. Justamente esos horarios marginales son muy demandados por las aerolíneas de bajo costo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?