Murió en Mendoza el oso polar Arturo

El oso Arturo se volvió famoso
El oso Arturo se volvió famoso Fuente: Archivo
Mostraba signos de decaimiento producto de lo avanzado de su edad; había sobrepasado varios años el promedio de vida en cautiverio de su especie
(0)
3 de julio de 2016  • 19:57

Hoy falleció el oso polar Arturo, que había suscitado fuertes críticas al zoológico de Mendoza por las condiciones en que vivía. Tenía un marcado deterioro en la salud, producto de lo avanzado de su edad, informó el gobierno local. El famoso animal manifestaba pérdida de apetito y disminución de peso, visión y olfato.

"Era un animal de casi 31 años de edad y con un promedio de vida superador a lo habitual de esta especie en un contexto de encierro, puesto que en hábitat natural, el promedio de vida se extiende hasta los 20 años y en contexto de encierro logran llegar a los 26 años aproximadamente", reveló el gobierno local a través de su página web.

El oso llegó al zoológico cuando tenía ocho años, en 1993. Pasó 22 en cautiverio. "El preciado animal falleció por un desbalance hemodinámico, lo que desencadenó en una descompensación multisistémica", informaron.

Desde el viernes, los funcionarios de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento territorial, al mando de Humberto Mingorance, junto a parte del equipo de veterinarios del paseo y la Unidad Fiscal de Medio ambiente de Nación (UFIMA) acompañaron al oso polar, "contemplando la posibilidad de dormirlo para evitarle sufrimiento ya agotadas todas las instancias de tratamientos, pero la naturaleza siguió su curso y esta tarde falleció", dijeron.

Tal como se había anunciado con anterioridad, Arturo había entrado en un proceso de descompensación y deterioro marcado irreversible. Su salud fue decayendo y empeorando rápidamente.

"Durante los últimos días, el oso polar presentaba un cuadro médico terminal grave por su avanzada edad y diversas complicaciones físicas de deterioro. Entre otras pérdida total de apetito, consecuente disminución de su peso y pérdida de visión y olfativa", dijeron.

El último parte médico presentado por el cuerpo médico veterinario del Zoológico provincial indicó que el animal permanecía poco reactivo con mínima respuesta a estímulos y depresión marcada de su sistema nervioso central.

Los estudios que se le realizaron en el último tiempo indicaron la presencia de osteólisis del hueso nasal, es decir, desgaste del hueso, producido por infección ya que se determinó presencia de bacterias y hongos en la zona, por lo que se le realizó un tratamiento antibiótico prolongado.

"La inspección ocular reveló una pérdida de visión crónica en el ojo derecho, probablemente de larga data y asociada a su edad. El ojo izquierdo no pudo ser examinado debido a la inflamación que presentaba, producto del cuadro general infeccioso observado y que luego terminó con una ceguera total".

El famoso Arturo

El geronte animal tuvo en vilo al mundo por las condiciones en las que sobrevivió en el paseo faunístico local durante varios años, lo que llevó a pedidos internacionales para su liberación y traslado a Canadá. Sin embargo, por su vejez, tras un minucioso estudio y consulta con especialistas, se decidió que debía permanecer en cautiverio en Mendoza. Es que trasladarlo podía significar que su muerte se anticipara.

Así, luego de un 2013 con reclamos internacionales para que fuera enviado a otro país y un 2014 complicado, que llevó a la autoridades, junto con organizaciones ambientalistas, a mejorar las condiciones de habitabilidad, Arturo logró reponerse, aunque con los mesas, la edad comenzó a impactar en su estado.

En el primer semestre de 2016 ya se han producido casi 80 fallecimientos de especies en el zoo provincial, lo que ha provocado la preocupación nacional. Han muerto desde ciervos gamos, cabras, ñandúes y pumas hasta una pantera, un loro y una guacamayo, entre otros animales. Las causas de la mayoría de los decesos aún son una incógnita. Mientras desde el Gobierno creen que se trata de posibles envenamientos, producto de un boicot interno, los empleados le achacan al Ejecutivo falta de gestión y desidia frente al hacinamiento, lo que le permitiría transformarlo en un ecoparque, proyecto que impulsa el oficialismo en la Legislatura provincial, pero que ha quedado frenado por "dudas" de la oposición. De hecho, frente a esta situación, que ha tomado cada vez mayor trascendencia, el propio gobernador, Alfredo Cornejo, no descarta la posibilidad de que el paraje sea cerrado definitivamente. Por ahora, desde mediados de mayo, el zoo se encuentra sin acceso al público "por tiempo indeterminado".

Hasta la diva de los teléfonos, Susana Giménez, se ha sumado al rechazo al manejo del zoo y le ha pedido al mandatario que "haga algo" por los animales para que dejen de morir.

El zoo provincial cuenta con más de 2000 ejemplares de las más variadas especies y ha sido noticia nacional e internacional en varias oportunidades. Además de la seguidilla actual de decesos y del reciente supuesto ataque a un hipopótamo, que tenía signos de haber sido baleado y tajeado, en noviembre del año pasado se conoció la muerte del hipopótamo Yanqui, luego de tragarse una pelota de tenis. Asimismo, en 2015 hubo decesos de leones. En el 2014, por el supuesto accionar de una jauría, se registró una matanza de guanacos, llamas y ñandúes. También al zoo local se lo recuerda por las pérdidas de cinco jirafas que se produjeron desde mediados de los años 90.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.