Murió el tecladista González Neira, ex integrante del legendario Aquelarre

Hugo Gonzalez Neira, legendario tecladista de Aquelarre
Hugo Gonzalez Neira, legendario tecladista de Aquelarre
El músico falleció en su casa mientras dormía; hace cinco días le habían realizado una operación para colocarles dos stent en una clínica porteña
(0)
5 de julio de 2016  • 15:32

Hace cinco días Hugo Gonzalez Neira fue intervenido quirúrgicamente en una clínica porteña para colocarle dos stents. Tras ser dado de alta, permanecía en reposo en su domicilio. El tecladista fue hallado muerto hoy en su cama por su hija, en momentos en que iba a despertarlo para darle su medicina. Emilio Del Güercio, su ex compañero en Aquelarre, confirmó la triste noticia a la agencia Télam. "Era una persona muy querida por nosotros. Era un músico muy talentoso, gran cantante, que tenía una cabeza muy amplia para la música", recordó emocionado el ex Almendra. "Éramos como de la familia-añadió el músico. Vos sabés que en aquellos años los grupos estaban las 24 horas juntos. En nuestro caso más aún porque convivimos mucho en los años que estuvimos en España".

El músico Hugo González Neira ingresó a Aquelarre en 1971, en momentos en que Emilio Del Güercio y el baterista Rodolfo García planeaban los pasos a seguir tras la separación de Almendra, junto al guitarrista Héctor Starc. Grabaron cuatro discos -Aquelarre (1972), Candiles (1973), Brumas (1974) y Siesta (1975)- que los transformaron en uno de los grupos más populares del rock progresivo gracias a temas emblemáticos como "Violencia en el parque" o "Cruzando la calle". En 1975, el grupo viajó a España, donde se terminó radicando y colaboró con varios artistas locales para darle vida al rock en ese país.

En 1977, varios miembros del grupo regresaron al país para un concierto de despedida en el Luna Park pero González Neira decidió quedarse a vivir en el país europeo, donde residió hasta la década del '80. En su lugar tocó Carlos Cutaia. Pero el tecladista, cantante y melómano del jazz si se unió para el fugaz regreso del grupo en diciembre de 1988, que incluyó un show en el Teatro Presidente Alvear, durante el cual se grabó el material que integró "Corazones del lado del fuego". Allí se lo puede escuchar a González Neira en su esplendor zapando con un órgano hammond en el tema "Blues y vino" y a su compañero Emilio Del Güercio, recordando la anécdota de como lo convocaron a formar parte de Aquelarre.

En 2008, el grupo editó un boxset que incluyó todos los discos de la banda (algunos ya descatalogados), más un CD con material inédito llamado "Otras pistas" y un libro con material periodístico.

Actualmente el tecladista aportaba su talento a distintos proyectos musicales de jazz y blues, se desempeñaba como docente y llegó a encabezar varias presentaciones en el Bar La Perla, el escenario por donde pasan las grandes glorias del rock nacional de los setenta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?