Suscriptor digital

Macri pidió cambios a los argentinos y dejar de lado la mentira y la corrupción

En su mensaje por el bicentenario de la Independencia, el presidente intercaló conceptos históricos y una diferenciación del kirchnerismo, con temas coyunturales, que incluyeron mensajes a jueces y gremios; hubo clima de fiesta popular en Tucumán
Mariano Obarrio
(0)
10 de julio de 2016  

El Presidente, acompañado por Manzur y Michetti, encabeza la fila de autoridades nacionales en el acto que se realizó frente a la gobernación tucumana
El Presidente, acompañado por Manzur y Michetti, encabeza la fila de autoridades nacionales en el acto que se realizó frente a la gobernación tucumana Crédito: Presidencia

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Entre un pedido de cambio a los argentinos cargado de optimismo y menciones a la más directa coyuntura. Marcado por esos dos ejes discurrió el discurso central que brindó el presidente Mauricio Macri en la multitudinaria fiesta del Bicentenario de la Independencia que se realizó ayer en Tucumán.

Macri reclamó a la sociedad hablar con la verdad, dejar de lado la mentira y la corrupción, en lo que pareció una referencia al kirchnerismo, pero también "que aprendamos a consumir la menor cantidad de energía posible", una mención directa al conflicto por las tarifas.

"Hoy, nuestro país está entre los que más consumen energía por habitante y no es culpa de ustedes sino de una mala política", exclamó el jefe del Estado tras el atril frente al portal de la Casa Histórica de esta provincia, donde se realizó el acto central, ante sus ministros, legisladores, gobernadores y visitantes extranjeros. "Desde este lugar hemos asumido ser independientes que significa ser responsables", agregó.

El gran ausente del gabinete fue el ministro de Energía, Juan José Aranguren. Uno de sus pares confió a LA NACION que se quedó en Buenos Aires para atender las urgencias del freno judicial a la suba de tarifas de gas, que el Gobierno apelará ante la Corte Suprema.

Previo a ello, Macri participó del tedeum en la Catedral, frente a la Plaza Independencia donde se concentraron unas 7000 personas sin banderas partidarias ni movilización de aparatos. Macri buscó un festejo austero, con un llamado a "la unidad" seguido del lema "es juntos y es acá, aquí y ahora". "Sólo así, juntos, vamos a recorrer esta brecha que nos duele entre la Argentina que somos y la que debemos ser, la que vamos a ser", dijo.

"Es juntos, es con la verdad y con la solidaridad y con el respeto es que vamos a construir", exclamó al final antes de proclamar "Viva la Patria, viva el amor".

Previo a ello firmó el "Acta acuerdo por los 200 años de la Independencia" con casi todos los gobernadores. Le dolió la notoria ausencia del mandatario de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, que discrepó con el texto de esa declaración, mientras que Chubut y Santa Cruz enviaron a sus vicegobernadores. El otro toque agridulce: no hubo presidentes extranjeros, aunque asistió el rey emérito de España Juan Carlos de Borbón, con serias dificultades para caminar, y otros funcionarios, ministros y embajadores de la región.

La concentración multitudinaria ocurrió en el desfile cívico-militar sobre la avenida Mate de Luna, que Macri presenció en la primera de las cinco horas que duró, frente al Monumento del Bicentenario. Siempre seguido de cerca por el anfitrión y ahora leal gobernador de Tucumán, Juan Manzur, ex ultrakirchnerista.

"Gastamos un 90 por ciento menos que en el Bicentenario de 2010 que hizo el gobierno anterior. Fue un festejo austero y federal, en todo el país", dijo a LA NACION el titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi. Se gastaron 70 millones de pesos, según cifras oficiales.

También hubo un mensaje de Macri a los sindicatos para captar inversiones. "Tenemos que alejarnos de lo que pasó en los últimos tiempos, que creció el ausentismo, las licencias, las jornadas horarias reducidas", dijo. Y agregó: "Cada vez que un gremio consigue reducir una jornada horaria, todos los demás argentinos lo estamos asumiendo como parte de un costo y no está bien".

Reiteró también su exhortación a los jueces a investigar la corrupción. "Nuestros jueces, que tienen tan importante labor que es defender el valor de la ley, nuestra Constitución, terminar con la impunidad", enfatizó. "Lo tienen que hacer con equilibrio, con mesura, cuidando el valor de la palabra", instruyó en tono amigable. No se privó de embestir contra el kirchnerismo. "Encontramos un país y un Estado realmente muy castigado, por la mentira y la corrupción que nos sigue irritando todas las semanas", señaló, en el pasaje más aplaudido.

Reiteró también la línea de anteayer en Humahuaca, cuando dijo que "todas las transiciones son difíciles", y volvió a disculparse por las medidas duras de ajuste para bajar la inflación que dijo haber tomado con dolor y porque no había alternativas. Pero contrapesó con su optimismo, convencido de que pasó lo peor: "Estamos bajando la inflación" y "estamos trabajando para volver a tener el gas y la electricidad y la energía suficiente" para crecer.

En un tono motivacional, el Presidente siguió la línea del spot oficial Feliz Independencia al buscar un cambio cultural con la idea de que "ser independientes, significa responsabilidad y que no le podemos echar la culpa a nadie de lo que nos suceda porque somos los dueños de nuestro destino". Otro tiro por elevación al kirchnerismo. "Seamos protagonistas, que nos tengamos fe, que creamos en nosotros mismos", completó.

En la referencia más clara a la ex presidenta Cristina Kirchner, señaló: "No tengamos miedo, no escuchemos a aquellos que se han enfermado con el poder, porque ya empezamos a caminar en la dirección hacia un futuro mejor". Puso de relieve la importancia de "hablar con la verdad" aunque es "dura" y dejar de lado la "viveza criolla mal entendida, que el vivo, el que saca ventaja, el que engaña es al que le va mejor".

Señaló que "uno no puede andar en el día a día cantando "falta envido" sin nada, no puede hacer señales falsas sino señales claras".

Los principales conceptos

Mauricio Macri

Presidente de la Nación

  • "Somos independientes y libres y depende de nosotros que marquemos el rumbo"
  • "Encontramos un país y un Estado muy castigado por la mentira y la corrupción, que nos sigue irritando todas las semanas"
  • "No escuchemos a aquellos que se han enfermado con el poder, porque ya empezamos a caminar en la dirección hacia un futuro mejor"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?