Suscriptor digital

¿Cómo elegir una campera para trail running?

Crédito: salomon.com
(0)
11 de julio de 2016  • 01:12

A la hora de participar en una carrera de aventura, elegir el equipo técnico adecuado es fundamental. La lluvia, el viento y las bajas temperaturas son condiciones con las que nos encontraremos normalmente corriendo en la naturaleza. La composición del tejido, la movilidad que nos brinda, su ligereza y construcción son algunos puntos que debemos considerar.

La campera es la última capa que usamos. Por eso, su función principal es protegernos y mantenernos aislados de los factores climáticos externos. Es importante entonces, que nos aseguremos que sea de un tejido o material impermeable, que resista la lluvia fuerte sin permitir el paso del agua. Además, debería ser respirable, para dejar que la transpiración salga y, sobre todo, para que la humedad no quede en contacto con el cuerpo. La respirabilidad, de hecho, debemos cuidarla en todas prendas que usemos. Si la transpiración no se libera adecuadamente, podemos tener enfriamientos mayores que pueden derivar, en casos extremos, en la temible hipotermia. Muchas marcas utilizan en sus camperas los tejidos Gore-Tex, que garantiza ambos puntos.

Hay tres tipos diferentes de prendas impermeables:

  • Resistente al agua / respirable (water-resistant/breathable): sirven para una lluvia ligera y permiten la salida del calor corporal, como es el caso de los rompevientos o soft Shell.
  • A prueba de agua / respirable (waterproof/breathable): -lo que necesitamos en nuestra campera de trailrunnig-. Estos modelos, a su vez, pueden dividirse en laminados e inducidos según su tecnología y construcción. Los laminados tienen poros en el mismo tejido de la tela que permiten a la prenda ser transpirable e impermeable. Mientras que los inducidos, tienen un recubrimiento interno para lograr lo mismo. Son más baratos pero no logran la misma calidad.
  • A prueba de agua (waterproof): evitan el paso del agua, pero no permiten la salida del calor corporal. Estos modelos no son recomendables para deportes o actividad física.

Además del tipo tejido, hay detalles en la construcción de la prenda a tener en cuenta cuando elegimos una campera. La ventilación, por ejemplo, es uno de ellos. En algunos casos se logra mediante telas especiales en zonas de la espalda y laterales, pero lo más típico y recomendado es buscar prendas con cierres debajo de las axilas. Esto ayuda que entre el aire y favorece la evaporación.

Por otro lado, debemos buscar prendas con cierres termosellados, para que el agua y el viento tampoco pasen por esas costuras. Es importante, también, que la campera tenga capucha. Esta protege la cabeza y el rostro del frío o el mal clima. Algunos modelos también incluyen un ala rígida frontal para proteger aún más.

En general, el tamaño varía según el modelo y marca de la prenda pero siempre es importante que nos llegue a cubrir toda la cabeza y se ajuste bien a su forma. En algunos casos traen elásticos para que el agarre sea mejor. Los bolsillos en una campera pueden resultar muy útiles; pero agregan peso y puede ser difícil acceder con la mochila o chaleco de hidratación. Los modelos más técnicos vienen con dos bolsillos frontales, de acceso cómodo y cierres, para asegurarnos de que no se caiga lo que llevemos en carrera.

Asimismo, es fundamental que antes de comprar nos probemos la campera. Debe quedar cómoda y no generarnos sensación de sentirnos apretados. De primera mano, tenemos que poder movernos holgados, chequear que la sisa nos calce correctamente y estar cómodos al usar la capucha y subir el cierre hasta el tope. El talle debe permitir que debajo nos entren al menos dos capas de ropa. Además algunas camperas tienen elásticos y abrojos para ajustar las mangas y cintura, así durante la actividad, el calce es aún más adecuado a nuestro cuerpo. Además, una buena campera de running es liviana. Esto también nos ayuda a correr más cómodos y a cargarla, en caso de que nos saquemos la prenda. En general, las camperas técnicas están alrededor de los 300 gramos y son fáciles de plegar para guardarlas rápido. Algunas, incluso, pueden guardare en su propio bolsillo o capucha.

Por último hay que recordar que una campera de trail no es la encargada de abrigarnos o generar calor. Este se obtiene con la primera piel y segunda capa. De todas formas, aunque las temperaturas sean bajas, es importante no sobreabrigarnos y considerar que en actividad vamos a entrar en calor naturalmente.

A medida que vayamos sumando experiencia y carreras, vamos también a afinar nuestro gusto y detalle a la hora de elegir cada prenda. Para cada desafío, probablemente evaluemos qué prestaciones sean mejores y lo que necesitamos. Sin embargo, una cosa es segura: en el placard de todo corredor de aventura al menos una buena campera técnica es indispensable.

Por Yasmín Jalil

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?