Aldo Rico defendió su polémica presencia en el desfile militar: "No necesito ninguna invitación"

Aldo Rico defendió su participación en el desfile por el Bicentenario de la Independencia
Aldo Rico defendió su participación en el desfile por el Bicentenario de la Independencia Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
El ex carapintada explicó que el vehículo en el que desfiló "era de un amigo" y que concurrió a la celebración por haber combatido en Malvinas
(0)
11 de julio de 2016  • 08:51

"Yo soy un hombre libre, no necesito órdenes de nadie". El ex carapintada Aldo Rico se refirió hoy a su polémica participación en el desfile de bandas militares por el Bicentenario de la Independencia. El militar retirado dijo que no fue invitado por el Gobierno, explicó que el vehículo en el que desfiló "era de un amigo" y sostuvo que concurrió a la celebración por haber combatido en Malvinas. Además, opinó que en el país hay "otro espíritu en el país".

"Fui porque era jefe de los comandos de Malvinas. Hacía tanto tiempo que no se desfilaba. No necesito ninguna invitación del Gobierno, ni del ministerio de Defensa, ni de nada. Yo soy un hombre libre, no necesito órdenes de nadie. El único que me manda es mi señora", aseguró Rico en diálogo con radio La Red.

Ante las fuertes críticas, el Gobierno se desligó ayer de la presencia de Rico en el desfile por la Avenida del Libertador. Desde el Ministerio de Defensa explicaron que no participaron de la elección de los veteranos de Malvinas que estuvieron presentes, entre los que desfiló el ex carapintada.

"Ayer fue una cosa impresionante, hay otro espíritu, la emoción del ciudadano era impresionante. Ojalá que Macri lo pueda aprovechar", agregó el ex carapintada.

Rico resaltó que fue "la primera vez que se desfila después de 16 años" y cuestionó que durante ese período "no se podía desfilar".

Entre otras cosas, reivindicó su condición de "carapintada", pero afirmó que él no se alzó contra la democracia en 1987 y 1988, sino que lo hizo contra "el generalato que no asumía sus responsabilidades".

"Yo no me alcé. Fui jefe de la sublevación de Semana Santa y de Monte Caseros. Fue una sublevación, no fue una rebelión. No me acusaron ni me condenaron nunca, no tengo ninguna condena de ningún tipo. La sublevación es un delito militar. Ni (Raúl) Alfonsín me acusó. Él entendió perfectamente de que no era algo contra él, sino contra el generalato, que no asumía su responsabilidad", sostuvo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.