Suscriptor digital

La Resurrección

Desde el 1º de mayo, Argentina Televisora Color pasará a llamarse Canal 7, en honor a la vieja y querida señal. La apuesta será mantener una programación de calidad, lejos del amiguismo y de la temática pro gubernamental
Fabiana Scherer
(0)
28 de abril de 2000  

No queremos ser un canal que sólo se vea al pasar cuando uno hace zapping", confiesa en tono de jaculatoria Luciano Olivera, el director de programación.

Desde la asunción de Fernando De la Rúa a la presidencia, ATC cambió. "La órden que recibimos del secretario de Cultura Darío Lopérfido fue que el canal tiene que cambiar. No hay retorno", recuerda Olivera.

Con una programación de emergencia en el aire y con el nombre de Argentina Televisora Color comenzó su nueva era, con Olivera y Rodolfo Hermida (director de producción y operaciones) al frente y con un solo objetivo: recuperar al público.

Ahora es tiempo de poner las cartas sobre la mesa y jugarse por completo. A partir de mayo -tras varias idas y venidas- volverá a llamarse Canal 7 y mostrará una nueva programación diseñada especialmente para este emprendimiento.

Sobrenatural

Pensar que el espectador recupera un canal que le pertenece no es poca cosa. Sobre todo si se trata de una señal que inevitablemente estuvo ligada al fracaso, como presa de un maleficio. La realidad es que los males no llegaron de mano de la brujería sino por el reinado del caos, el amiguismo, la corrupción y la temática progubernamental. (Ver recuadro) "Desde el vamos quedó en claro que nada de amiguitos y de discursos en pro del gobierno. Podemos asegurar que no vamos a tener a ninguna Lita de Lazzari", afirma Olivera bajo la atenta mirada de Hermida. "Para que esto no sólo quede en palabras dimos un primer gran paso -reconoce Hermida-. Puntualmente en el área de noticias, donde designamos a Eduardo Cura como director de noticias.Cura viene de televisoras privadas como Artear, Azul, además de ser el creador de Telenoche investiga y de haber trabajado en Edición Plus." "No me imagino a Eduardo recibiendo una orden de Olivos con lo que él tiene que hacer -dispara Luciano-. Otro punto importante son las caras del noticiero, optamos por periodistas independientes y que uno sabe que son incorruptibles, como Franco Salomone, Lana Montalbán y Antonio Fernández Llorente. "

Pluralista y pública

¿Y las listas negras? La pregunta resuena como si se trata de un pecado capital. "Vamos a apostar por un canal pluralista porque queremos que de una vez por toda se terminen las listas negras, grises o del color que te parezca", dice Hermida en tono de discurso.

Es el mismo Hermida el que asegura que en la Argentina se cree que las personas con ideologías e ideas diferentes no pueden convivir. "Esto es una barbaridad y por esta razón muchas veces se ha discriminado injustamente."

Hablar de televisión pública es meterse en un terreno sinuoso. El primer punto importante es que el Canal 7 cuenta con una deuda de 70 millones y es un canal "que no sirve", según las propias palabras de Luciano Olivera.

Para Darío Lopérfido, que sabe que se trata de una tarea titánica , ponerlo en marcha es como sacarlo campéon. La mejor definición que le cabe a la televisión pública es la de llevar a los espectadores contenidos de calidad, sin presiones comerciales y de rating. Sin embargo, muchas de las señales europeas, como la RAI (Italia), la española TVE y TV France, no pasan por su mejor momento.

"Tenemos una responsabilidad social y es por eso que con Luciano luchamos por un concepto de televisión pública, cultural y educativa. Lo que nos preguntábamos siempre era cómo un país como el nuestro no tiene una buena televisora con el dinero del Estado. Creo que por primera vez estamos intentando construir un canal con otras opciones, con otros objetivos. Cuando hablamos de cultura -aclara Hermida-, no nos referimos sólo a las veladas paquetas del Colón. Cultura es también un buen programa deportivo o de humor."

¿Comercial o no?

Es sabido que el Estado debe financiar una cantidad de rubros innegables como la educación, la vivienda y el auspicio de actividades culturales, que tal vez no tendrían cabida en los circuitos comerciales. "La televisión que estamos intentando reconstruir necesita del apoyo del Estado -analiza el director de programación- . Lo que también decimos es que no tiene razón de ser que teniendo pantalla no explotemos el campo comercial. A pesar de contar con las presiones de los otros canales, como el del rating o de los esponsors, no renegamos de ninguno de ellos. Ojalá pudiéramos trabajar bien el aspecto comercial, porque el resultado final sería costarle menos plata al Estado. " El rating merece un párrafo aparte. "Tenemos una posición menos prejuiciosa a priori con respecto al rating, porque nos interesa tener una programación de calidad", dice Hermida.

"No nos vamos a asustar por tener una planilla de rating bajo", interrumpe Olivera.

Argentina Televisora Color, como se puede leer hoy en el extremo derecho de la pantalla, sigue dando que hablar. Ya sea por cuestiones sindicales, como la toma de la planta de la División Noticias; la intervención del canal a cargo de la Oficina Anticorrupción; las críticas buenas y malas hacia la programación de emergencia y el atraso de la salida al aire -previsto inicialmente para el 3 de abril-, por no estar la escenografía lista (según la versión oficial).

Convencidos de que no es tarea nada fácil hacer una televisión de buena calidad, Hermida y Olivera exijen un manto de piedad. "Existe una paradoja medio cruel -explica Hermida-. Durante diez años no hubo tanta desesperacion ni tantas miradas hacia el canal. Hay que tener en cuenta que estamos en plena adaptación, con buenas intenciones y muchisímos problemas económicos que enfrentar. De la noche a la mañana se nos exije hacer una excelente televisión. Sólo pedimos paciencia."

"Creo que con plata seríamos realmente buenos, ¿o no?", pregunta Luciano Olivera con un tono pícaro a Hermida, que atento se suma en complicidad y se limita a decir. "Estamos preparados para todo. Tanto para el éxito com o para el fracaso".

La nueva programación

El canal estatal apuesta desde mayo a una grilla compuesta por coproducciones, a las caras conocidas y a los programas periodísticos.

Al cierre de esta edición faltaban confirmar días y horarios de ciclos como Troesma , un programa en el que se rendirá homenaje a grandes actores, conducido por Carlos Ares, y el futuro de programas como Play Rec , de Graciela Taquini y Carlos Trilnick, que se dieron a conocer en la salida de emergencia.

Lo que sí está confirmado es que desde el lunes 29 de mayo, Víctor Hugo Morales conducirá de lunes a viernes, de 7 a 9, el ya clásico Desayuno. .

Tele educativa. Lunes a viernes, de 9 a 11. Conduce Roxana Errasti.

Televisión regional. Lunes a viernes, de 11 a 12. Se presentan videos enviados por diferentes canales de las provincias.

Plaza Sésamo. Lunes a viernes, de 12 a 13. Infantil. Los queridos personajes en una nueva serie, la misma que emite Discovery Kids.

Noticiero 7. Primera Edición. Lunes a viernes, de 13 a 14. Con Franco Salomone, el ex conductor de Telefé.

Cine argentino. Lunes a viernes, de 14 a 16. Clásicos de nuestro cine.

Doble click (un programa sobre archivos). Lunes a viernes, de 16 a 17. Con Quique Pesoa. Una tratativa similar a la de Cien años , que conducía por América.

Dibujos animados. Lunes a viernes, de 17 a 17.30. Por confirmar.

Pulgas en el 7. Lunes a viernes, de 17.30 a 19. Infantil. Es el nombre del segmento de Cablín. Conducen Claudio Morgado, Pablo Marcovsky, Eugenia Molinari y Laura Melninsky, la nueva cara.

Noticiero deportivo. Lunes a viernes, de 19 a 20. Conduce Juan Pablo Varsky. En América los partidos del Nacional B.

Noticiero 7. Segunda edición. Lunes a viernes, de 20 a 21. Con Franco Salomone, Lana Montalbán (ex Edición Plus) y Antonio Fernández Llorente (ex Telenoche).

Tierra de periodistas. Lunes a viernes, de 22 a 23. Cada día será diferente porque estará conducido por distintos periodistas que aportarán su estilo y marca. Los lunes, con Luis Majul. Los martes, con Horacio Embón. Los miércoles, con Norma Morandi. Los jueves, con Marcelo Longobardi. Los viernes, con Nancy Pazos.

Todo x dos pesos. Lunes, de 23 a 0. Fabio Alberti y Diego Capusotto vuelven con la misma propuesta del ciclo que presentaban en Azul TV, eso sí, sin la presión de rating. Los guiones estarán a cargo de Pedro Saborido, el mismo que les da letras a Lucho y Tito. Con producción de Marcelo Tinelli a través de su productora Ideas del Sur.

Plan B. Martes, de 23 a 0. Con Fena Della Maggiora. El músico y conductor retorna a la pantalla con el ciclo que estrenó el último año en la pantalla de América.

ABL (un talk show de filosofía). Viernes, de 23 a 0. Con Diego Bonadeo, Dalmiro Sáenz y Carlos Polimeni.

Medios locos. De lunes a viernes, de 0 a 1. Con Adolfo Castelo, Mex Urtizberea y Gillespi. Con producción de Gastón Portal.

Cine para recordar. Viernes, de 1 a 3. Quintín presenta clásicos del cine.

Provocaciones. Sábados, de 19 a 20. Con Pepe Eliaschev.

El refugio de la cultura. Sábados, de 20 a 21. Literatura, cine, poesía, teatro, artes plásticas y demás artes, con la conducción de Osvaldo Quiroga. Este programa nació en la señal de cable CVN, donde actualmente se puede ver los sábados, a las 22.

Las cifras de los cazadores del arca perdida

Las deudas que enfrenta el canal se deben a las malas administraciones y a un alto grado de corrupción. El informe de la Sindicatura General de la Nación dice que las administraciones de Germán Kammerath y Horacio Frega dejaron en rojo la economía del canal. Estas son algunas de las denuncias: se descubrieron pagos por programas que nunca salieron al aire, como el medio millón de pesos cobrado por producciones realizadas por Gerardo Sofovich y Julio Mahárbiz. Cristina Lemercier y Nino Fortuna Olázabal se quedaron con 357 mil pesos por programas que no fueron realizados. Ante Garmaz saldó una deuda con el canal de 155.018 pesos aportando corbatas, jeans, zapatos y cosméticos.

Durante la gestión de Sofovich se denunciaron irregularidades y se pagaron sueldos inflados. Sofovich habría recibido 186 mil pesos por mes, 96 mil por La noche del domingo y 90 mil por Polémica en el bar.

Mauro Viale llegó a cobrar 50 mil pesos mensuales, más un auspicio en la apertura y en el cierre de su programa. Por derechos de exhibición de films se gastaron 375 mil pesos, con un sobreprecio del ciento por ciento. Por ejemplo, Imagen Satelital compró la película Mirtha de Liniers a Estambul por 3 mil dólares, mientras ATC la adquirió por 40 mil pesos.

Se pagaron cifras millonarias a productoras por programas que supuestamente iban a ceder gratuitamente. No hay constancia de las retenciones efectuadas al impuesto a las ganancias, lo que implica una violación a la Ley Penal Tributaria. El canal arrastra hoy una deuda de 70 millones de pesos.

Séptimo día. Sábados, de 21 a 22. Las noticias más importantes de la semana presentadas por Lana Montalbán, Franco Salomone y Antonio Fernández Llorente.

El otro cine. Sábados, de 22 a 24. Films de las más curiosas cinematografías con la presentación de Boy Olmi.

Cineclub. Sábados, de 24 a 2. Obras cumbres del séptimo arte. Conduce Salvador Sammaritano.

Automovilismo. Domingos, desde las 11. Fórmula Renault.

Documentales de la BBC. Domingos, de 20 a 21. Las mejores producciones de la señal inglesa.

Asociación ilícita. Domingos, de 21 a 22. Un ciclo de entrevistas con el sello de Adolfo Castelo. Con producción de Gastón Portal.

Tango, sólo tango. Domingos, de 22 a 24. Con Juan Darthés.

Laguna y Rojzman (para seguir pensando). Domingos, desde las 0. Monseñor Laguna y el rabino Rojzman están al frente del ciclo que presentán también en la señal de cable Aleph.

El coleccionista. Domingos, después de Laguna y Rojzman. Clásicos, novedades e inéditos del cine con la conducción de Fernando Peña.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?