Qué fue de la vida de Lindsay Wagner, la actriz de La Mujer Biónica

Fue la protagonista de un suceso abrazador e inspiró a una generación de chicas, pero luego del programa su carrera se fue desdibujando y desapareció de los medios y los grandes éxitos
(0)
17 de agosto de 2016  • 00:05

Si El hombre nuclear de Lee Majors era un hombre algo parco y de pocos gestos, su contraparte femenina resultó ser todo lo contrario. Con la calidez y la mirada dulce de cualquier "chica de al lado", Lindsay Wagner supo dotar a su personaje más famoso de la humanidad necesaria para convencer tanto al público como a la crítica.

Había debutado en 1971, en la segunda temporada de Adam-12, y al momento de protagonizar su propio programa ya contaba con un extenso recorrido en cine y televisión. Sin embargo, su rostro se volvió conocido en 1975, personificando a Jaime Sommers, en el Hombre nuclear. Participó del ciclo durante toda la tercera temporada, hasta que los productores se convencieron, gracias a la buena reacción del público, de que el personaje merecían su propio espacio.

Así, en 1978 La mujer biónica se convirtió en un suceso en el mundo entero, y Lindsay en una de las actrices más cotizadas del momento. El programa tuvo una segunda temporada y ella ganó un Emmy a la mejor actriz en rol dramático y fue nominada a los Globos de Oro. Semejante éxito hizo que muñecas y juguetes con su imagen se vendieran en cantidades exorbitantes y que muchas niñas soñaran con tener sus superpoderes.

¿Y después? Como ocurrió con otras grandes promesas de la época (las actrices de Los ángeles de Charlie, Lynda Carter de La Mujer Maravilla, Catheine Bach de Los Dukes de Hazzard, ente otras), Lindsay no volvió a gozar de las mieles del éxito.

Sin embargo, sería muy injusto decir que su carrera fue un fracaso. Participó de unas 25 series televisivas; protagonizó más de cuarenta películas para televisión y su figura pudo ser vista una decena de veces en la pantalla grande. Ente sus últimos trabajos se encuentran una participación en el film Billy, the early years (2008) y su aparición como estrella invitada en la serie NCIS: Naval Ciminal Investigative Service (2015) y en los especiales para tevé Love Finds You In Valentine y Change of Heart, de este año.

Fuera de los estudios y los sets, Lindsay tuvo grandes amores. Uno, es la música. El otro, la escritura, área en la que debutó, en 1997, con un libro que hablaba de las bondades de la "acu-presión", una técnica que, según ella, sirve para conservar una piel tersa y suave. Luego vendrían, en 1994, dos libros de cocina con recetas para veganos. En el último tiempo, además, se dedicó a brindar seminarios con consejos de autoayuda para "calmar la mente y abrir el corazón".

En cuanto a los hombres, se casó cuatro veces pero su fuerte no fue mantener largas relaciones. Su primer esposo fue el músico Allan Rider con quien pasó por el registro civil en 1971 y de quien terminaría divorciándose dos años más tarde. Después, llegarían Michael Brandon (1976–1979), Henry Kingi (1981–1984), con quien tuvo dos hijos, y finalmente, el productor Lawrence Mortoff, con quien estuvo casada entre 1990 y 1993.

Hoy, a los 67 años, no pierde las esperanzas y espera encontrar de nuevo el éxito y también un gran compañero con quien compartirlo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.