Laura Fernández, sobre Federico Hoppe: "No descarto una reconciliación, pero necesitábamos este respiro"

Laura Fernández, la chica que pasó de ser una chica Cibrián a ser una chica Tinelli
Laura Fernández, la chica que pasó de ser una chica Cibrián a ser una chica Tinelli Crédito: Gerardo Viercovich
Pese a los vaivenes mediáticos que sufrió este año, la bailarina no pierde la sonrisa y mira para adelante, tanto a nivel personal como laboral
Paula Soler
(0)
15 de julio de 2016  • 15:05

"Laurita" es el diminutivo con el que Laura Fernández empezó a ser conocida a nivel popular. De no más de un metro sesenta y cinco de altura, delgada, con un tapado rosa y su melena rubia, entra en un bar de Palermo, donde con simpatía charla con LA NACION sobre su vida, su recorrido laboral y sus novedades. Un vistazo por sus últimos años deja entrever que hoy a los 25 es una chica Tinelli. Todos los ingredientes que el conductor sopesa a la hora de darle pantalla a un personaje parecen estar a la vista: compañera de baile de mediáticos en ShowMatch; se enamoró y fue pareja ( hoy en un impasse) del productor de Ideas del Sur Federico Hoppe ; ganó el " Bailando por un sueño 2015" junto a Federico Bal ; y, además, formó parte de uno de los últimos escándalos de la farándula vernácula cuando fue señalada como la tercera en discordia entre el hijo de Carmen Barbieri y Barbie Vélez , quienes hoy por hoy son los protagonistas de un juicio por violencia de género con demandas cruzadas.

Antes de la charla, Laura se presta a hacer unas fotos. Se saca el tapado y llama la atención de quienes disfrutan de su merienda. La miran posar en la escalera que da a una terraza. Histriónica, sabe qué hacer y cómo quiere salir en las fotos. Ya en el piso de arriba, se acomoda en su silla, se pide un café con leche. Mide sus palabras al hablar sobre su presente sentimental y, con conocimiento de causa, explica el fenómeno ShowMatch, programa en el que comenzó a trabajar en 2010. Además, habla sobre Tierra de Oz, la obra para chicos que protagonizará desde este sábado en el Paseo La Plaza . Y sobre su trabajo teatral también habla con conocimiento de causa. ¿Por qué? Porque a los 16, Laura era una chica Cibrián. Y más allá de las etiquetas, se muestra como una chica de Mataderos que elige la popularidad.

-¿Cómo y cuándo pusiste un pie en el mundo artístico?

-Cuando tenía 16 años estaba estudiando comedia musical y un día me vio en una clase Pepito Cibrián y me preguntó si me animaba a hacer un reemplazo en el Fantasma de Canterville. Le dije que sí porque para mí era "la oportunidad". Siempre amé la comedia musical, desde chica estudiaba canto, teatro y danza. Me dijo que necesitaba la autorización de mis papás y así fue.

Laura considera que haber trabajado con Pepito Cibrián fue su mejor escuela
Laura considera que haber trabajado con Pepito Cibrián fue su mejor escuela Crédito: Gerardo Viercovich

-¿Cómo hiciste con el colegio?

-Con los ensayos y el estreno tuve que faltar al colegio mucho. La última mitad de 4to año la di libre. Siempre fui una de las mejores alumnas, fui abanderada, tenía facilidad para el estudio. El cole, Las nieves de Liniers, me tuvo consideración por eso.

-¿Qué hacías en la obra?

-Empecé como reemplazo y utilera. Tenía que mover la escenografía. Mi mamá iba a ver la función y sacaba fotos en el apagón porque salía yo a poner la utilería (se ríe). En la primera obra hacía eso, en la segunda fui elenco y en la tercera ya fui personaje. Al año siguiente, estaba en quinto y ya directamente lo rendí libre. Mi mamá me dijo: "Yo te dejo con la única condición que en diciembre rendís todas las materias, no te queda ni una para marzo", eso fue en 2008. Estuve todo el año haciendo gira, conocí el país y fue toda experiencia.

-¿Qué aprendiste?

-Aprendí a vivir sola, a estar semanas lejos de casa, en distintos hoteles, lindos y feos. Fue una independización. Yo era la más chiquitita, estuve en tres obras con Pepe. Fue mi mejor escuela.

-¿Cómo empezaste en el "Bailando"?

-Después de esa experiencia ya no quería seguir de gira, quería estudiar. Apliqué para una beca con Julio Boca y para una beca para ir a los Estados Unidos a estudiar y me la dieron. Cuando estaba por viajar se hacía el casting de "Bailando por un sueño". Yo que venía de la comedia musical era muy prejuiciosa de la tele. Decía: "bailan desnudas". Pero mis compañeras de baile iban al casting y me dijeron: "Dale Lau, acompañanos". Y fui y pasó la típica que vas a acompañar y terminás quedando. Me dije "¿qué hago? Por algo me está pasando esto ¿me voy a los Estados Unidos o me quedó acá?". Era resignar esa beca que tanto me había costado para ir a estudiar seis meses y bueno, me quedé. Entré al "Bailando" y empecé a trabajar en Ideas del Sur y a raíz de eso fueron surgiendo varias cosas, en teatro y fui desarrollándome en el medio más a nivel más popular.

Tierra de Oz, la obra para chicos que protagoniza la bailarina por estas semanas
Tierra de Oz, la obra para chicos que protagoniza la bailarina por estas semanas Crédito: Gerardo Viercovich

-Por qué ahora una obra infantil, después de Enredados...

-El año pasado hice un infantil en vacaciones de invierno, Soy lógico, en el Tabaris, y me encantó la energía hermosa que tienen los chicos. Son repillos y sinceros. Cuando me llegó la propuesta de Tierra de Oz, que es una historia basada en El mago de Oz, me encantó. Arranqué sin dudarlo y estoy feliz, tiene una producción tremenda, los chicos hoy consumen tanta tecnología que necesitan cosas más visuales y en la obra hay de todo. Los precios también se amoldan para que venga toda la familia.

-Con todo tu recorrido, uno se pregunta por qué preferís este grado de exhibición que tenés con ShowMatch, más cuando Tinelli lo que busca en las previas es la polémica...

-Yo creo que es un medio para mostrarte y que te conozcan por lo que hacés. Es un reality, te vuelve popular, pero no por eso te tenés que volver un escandaloso o un mediático que sale a pelearse en la tele. Yo creo que puede convivir la palabra popular con el arte, con el talento. Me parece que en ShowMatch hay un abanico muy grande: desde personas muy reconocidas hasta quienes no hacen nada o que son convocadas sólo por un escándalo. Por mi parte, trato de mostrarme tal cual soy porque ahí la gente te conoce como sos. En lo laboral soy muy segura de mí misma y creo que todo es posible y es el lema que llevo a la hora de encarar mi vida y mi trabajo. Me apasiona lo que hago, no lo tomo como un trabajo.

-Te abre la puerta a otros trabajos...

-Me fui sorprendiendo con cosas, nunca me hubiera imaginado haciendo teatro para chicos o conduciendo Combate. Estoy aprendiendo y tengo que acumular muchísima experiencia. Me encanta vivir de lo que me apasiona, hacer y fluir.

-Vos me decís que es un reality y como en todo reality hay un guión, en el que Marcelo es el conector en las previas, al igual que los jueces a la hora de las devoluciones...

-A veces los jueces además de ser jurados de baile son como jueces de las vidas personales... y bueno... son las consecuencias y lo que hay que pagar. Es el precio de estar ahí y que se exponga tu vida aunque no quieras. A veces no quiero hablar, pero entiendo que elegí para mi vida y mi trabajo, un lugar donde me expongo. Yo trato de que eso no me afecte. Tampoco le presto tanta atención a lo que opinen, lo tomo como una opinión.

-Moria Casán te dijo "zorrita", ¿cómo hacés para que eso no te afecte?

-Para mí es una falta de respeto total, una agresión sin fundamentos. Muchos sienten derecho a opinar y lamentablemente a mi me da impotencia y tristeza. Estuve muy angustiada porque se me está involucrando en algo que yo nada que ver [en cuanto a la acusación de Barbie Vélez de que Laura tuvo un amorío con Fede Bal]. Mi forma de contrarrestar ese insulto es con respeto, que el otro me trate como quiere es un asunto del otro. Creo que Moria te dice cosas y va a su camarín y se olvidó y yo me quedo enrroscada durante dos meses. Así que no lo tomo personal, lo tomo como una opinión de alguien que habla por lo que escucha en programas de tevé y que no son la realidad. La trayectoria de alguien o la edad no da derecho a tratar mal a otro.

-A veces las devoluciones del jurado parecen parte de un guión...

-A mí nunca me bajaron línea de qué decir o qué hacer, para nada, no sé en el jurado. Esos momentos no son para nada agradables y me dan ganas de irme y después pienso que son cosas del trabajo.

-¿Es un precio caro, justo o injusto, cómo lo definirías?

-Depende del momento que estás de tu vida, para momentos lindos es barato; para momentos tristes es caro.

-Si te la cruzás atrás de cámara a Moria, ¿cómo es la relación con ella y el resto de los jueces?

-No nos cruzamos con el jurado... sí, un poco, pero es un saludo cordial. Por eso trato de siempre tener buena onda.

«Yo no estaba para contenerlo a él, ni él para contenerme a mí», dijo Laura sobre una de las razones de su separación de Hoppe
«Yo no estaba para contenerlo a él, ni él para contenerme a mí», dijo Laura sobre una de las razones de su separación de Hoppe Crédito: Gerardo Viercovich

-Tu separación Federico Hoppe, repercute mucho en tu vida diaria?

-Estuve muy angustiada y triste por mucho tiempo. Sentía mucha bronca porque la ex de Fede [Bal] habló de una historia entre nosotros que nunca sucedió, instaló ese rumor. No tuvimos romance de ningún tipo y me estaban metiendo en una separación ajena cuando yo no tenía nada que ver, por el solo hecho de ser amiga de Fede y estar cerca de él cuando estuvo tan mal. Nunca salió ni una foto ni un video porque no pasó nada. Justamente con Fede [Hoppe] decidimos tomarnos una distancia para serenarnos y estar tranquilos.

-¿El cree en vos?

-Sí, hay mucho amor, seguimos teniendo contacto y nos extrañamos. No descarto para nada una reconciliación, pero necesitamos un respiro de todo esto porque la verdad nos afectó a los dos. Yo no estaba para contenerlo a él, ni él para contenerme a mí.

-¿Por qué creés que se celaban tanto Barbie y Fede?

-Prefiero no opinar. No puedo ser objetiva porque a mí me dañó mucho. Ni me interesar hablar de ella, ni opinar nada que tenga que ver con ella.

-¿Alguna vez viviste una relación de celos?

-No a ese nivel, siempre fui bastante liberal, no hacía lo que no me gustaba que hagan conmigo. Sí, con Fede [Hoppe] fue un trabajo controlar los celos y las inseguridades de ambos lados, pero lo logramos demostrando el amor que cada uno se tiene. Es un trabajo día a día porque muchas chicas le escribían y a mí también muchos chicos me escribían, entonces era más difícil la relación que con alguien de afuera del medio, pero yo ya sabía que él venía con ese combo.

-¿Pudiste haber desarrollado tu carrera lejos de ShowMatch y del escándalo?

-Yo no voy a renegar de ser popular o de ser conocida y todo lo que viene alrededor. Yo quiero usar esa popularidad para mostrar lo que hago e inspirar a más chicas a que si estudian y trabajan se puede vivir de lo que uno quiere. Y hay muchas nenas, a raíz de Combate, que me dicen "empecé danzas por vos" y es lo más lindo que me pueden decir. Me siento responsable de dar un buen ejemplo en lo que hago.

-¿Cómo fue la primera vez que te reconocieron en la calle?

-Fue en el bondi, cuando me empezaron a reconocer me dejaban viajar gratis en el colectivo, el colectivero me decía "Laurita pasa, pasa, me gusta como bailás o eso". Muy gracioso. O me reconocían en el subte... o la paraban a mi mamá en el barrio y le decían: "Sos la mamá de Laurita y le regalaban el pan", muy gracioso.

-¿Cómo te ves en el futuro?

-Más tranquila (se ríe), pero trabajando mucho también. Me encantaría seguir conduciendo y quizás actuar en alguna ficción.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?