Murió Carlos Gorostiza

Crédito: Archivo
Leyenda del teatro argentino, fue autor de obras emblemáticas e impulsor de Teatro Abierto; tenía 96 años; será velado en el Cervantes
(0)
19 de julio de 2016  • 12:10

El dramaturgo Carlos Gorostiza, un nombre central del teatro argentino que fue autor de piezas emblemáticas como El pan de la locura, El puente y Los prójimos, murió hoy, a los 96 años. Según confirmó el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, sus restos serán velados en el Teatro Nacional Cervantes desde las 19 hasta las 24.

Escribió más de 30 obras, seis novelas, un libro de memorias y poemas, y es prueba de su gran relevanciaartística que en 2015 tuvo cuatro de sus obras en cartel simultáneamente en el circuito teatral porteño

."Es muy importante tomar conciencia de que uno ha sido un privilegiado: nació y transcurrió por la vida gozando. Es maravilloso. No puedo estar triste. Por ahí estoy frustrado porque anhelaba ver otras cosas, pero qué linda es la vida", dijo a LA NACION el año último, con una amable y entrañable sonrisa.

Había nacido en Buenos Aires, el 7 de junio de 1920, en una familia de ascendencia vasca. Su padre, Fermín –uno de los primeros argentinos en obtener licencia de piloto– se separó de su madre, y fue su padrastro, un dramaturgo español, quien lo introdujo en la escena teatral. Debutó en 1943 con una obra para títeres. En 1949 estrenó su primera pieza, El puente, considerada como una de las precursoiras de la corriente moderna en la dramaturgia argentina, que tuvo una gran repercusión y una adaptación cinematográfica en 1950.

En 1958 ganó el Primer Premio Municipal de Teatro con El pan de la locura. En 1960 fue invitado como profesor de Arte Dramático a la Universidad Central de Venezuela, donde permaneció cuatro años. De regreso a la Argentina, enseñó en la Universidad de Buenos Aires hasta 1976. Gorostiza fue uno de los miembros clave del ciclo Teatro Abierto en 1981, y con el regreso de la democracia, Raúl Alfonsín lo designó secretario de Cultura de la Nación, cargo que ejerció entre 1984 y1986.

En el teatro de Gorostiza es posible encontrar una aguda crítica social que se vuelca a las relaciones que se establecían tanto en la sociedad como en las familias argentinas.

"Hay una obra mía, Aeroplanos –recordaba en la entrevista con este diario en 2015– que se está haciendo mucho en distintas partes del mundo. Es la historia de dos hombres mayores. Uno de ellos va al médico por cierta enfermedad y el doctor le pregunta: "¿Cuánto tiempo quiere vivir usted?".Y el personaje tiembla, se da cuenta de que su vida tiene un término. Sale a la calle y ve a un taxista, a una florista, ve a la gente y siente que todos esos son compañeros de un viaje. Dentro de 150 años no vamos a estar. Somos pasajeros de un viaje que hay que saber descubrir para poder gozarlo, aun con frustraciones".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?