Dime qué comes y te diré qué tiene: barras de cereal

Los alimentos vienen con letra chica y nosotros nos ponemos los anteojos para saber qué es eso que entra en nuestro cuerpo cuando abrimos la boca. Hoy: barritas de cereal.
(0)
20 de julio de 2016  • 19:36

Por Roly Villani

EL TRUCO

Suele estar destacada en el envase la cantidad de calorías, (86 o 90, dicen las más populares). ¡Pero sobre barritas que pesan entre 25 y 30 gramos! Si traducimos estos números a la tabla de 100 gramos, nos da unos valores muy similares a una barra de chocolate.

CARBOHIDRATOS ESCONDIDOS

Se presentan y son ampliamente consumidas como una opción light o, al menos, sana. Los protagonistas de toda la gráfica son los frutos secos, las frutas frescas y los cereales, que se asocian, inmediatamente, al comer sano. Sin embargo, en la información nutricional, puede observarse que más del 60 % de su composición son carbohidratos que se ingieren sin conciencia.

SATURADAS

Todas las barritas que hay en el mercado tienen grasas saturadas. En realidad, casi toda la comida industrializada las tiene, y este es el problema mayor: consumimos mucho de este producto "de contrabando", y por eso es la principal causa de obesidad. La Organización Mundial de la Salud y la FAO (brazo alimentario de la ONU) las consideran perjudiciales para la salud porque incrementan el riesgo cardiovascular.

DULCES E ILEGIBLES

La mayoría de las barritas que se encuentran en los kioscos adoptaron la política de colocar los ingredientes debajo del cierre termosellado.

ATENCIÓN

Con la ayuda de una lupa, en el listado de ingredientes vas a encontrar que en casi todas las barritas se usa el aditivo E-321, que es el nombre codificado del Butilhidroxitolueno, un antioxidante sintético procedente de la industria petrolífera que la industria alimenticia recicla para prevenir la oxidación de grasas.

CÓMODAS

La granola fue creada a fines del siglo XIX por el médico norteamericano James Caleb Jackson. Hace relativamente poco (no más de 30 años) se empezó a comercializar en forma de barritas, básicamente por una cuestión de comodidad. Su aspecto saludable encendió la lamparita de la industria, que comenzó a combinar la granola con chocolate, yogur, frutas disecadas y saborizantes varios para diversificar la oferta cabalgando sobre esta "sensación de salud".

DEPORTISTAS

Las barritas son un buen truco para engañar el estómago si estás a punto de hacer deporte. No resultan pesadas y aportan la energía suficiente para evitar hipoglucemias y fatigas. Pero si no vas a hacer deporte o acabás de hacerlo, esa energía inmediata que no se quema va a parar a tu organismo en forma de obesidad.

HACÉ TU BARRITA

Mezclá en un bol cantidades iguales de nueces, almendras, avena arrollada, semillas de girasol y miel (previamente calentada para que se diluya). Llevá la preparación al horno moderado por 20 minutos, revolviendo cada tanto para que no se queme. Agregale partes iguales de coco rallado y pasas de uva, y horneala otros 10 minutos. Ya tenés tu granola. Ahora sumale media parte más de miel y colocala en la fuente con papel de horno o plancha de siliconas debajo. Con ayuda de una espátula aplastala, y horneala 15 minutos más. Con un cuchillo caliente cortá las barras a gusto. No son diet, pero sí muy sanas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.