La prioridad para el peatón llega al Casco Histórico

Cambiarán 21 cuadras para que haya más espacio para caminar y disfrutar, como se hizo en el microcentro
Mauricio Giambartolomei
(0)
21 de julio de 2016  

Antes: la calle Tacuarí, hoy abierta al tránsito de vehículos
Antes: la calle Tacuarí, hoy abierta al tránsito de vehículos

Menos autos, más veredas, más peatones. Con ese concepto, el mismo que marcó la transformación de buena parte del microcentro, avanzará el segundo programa de peatonalización en la ciudad de Buenos Aires; en este caso, con la mirada dirigida a las calles más emblemáticas del Casco Histórico porteño. Perú, Tacuarí, Moreno, Alsina y el pasaje 5 de Julio serán intervenidos con el fin de garantizar confort y seguridad a los transeúntes que caminan por allí.

Los cambios más drásticos se relacionan con la aplicación de una velocidad máxima que no podrá superar los 10 km/h en algunas de las calles. En otras se instrumentará la restricción vehicular al transporte de pasajeros, a excepción de los taxis. Todo el proyecto, que involucrará unas 21 cuadras, tendrá como ejes comunes la nivelación de calzadas, la recuperación de veredas y la instalación de nuevos canteros, bancos, luminarias, bicicleteros y paradas de colectivos.

El plan de obra está estipulado en varias etapas. Las primeras ya se iniciaron en marzo y a principios de este mes en las calles Perú y el pasaje; las siguientes comenzarán en agosto y septiembre próximos. De la misma forma se irán cumpliendo los plazos de entrega de las obras, con una fecha de finalización total estimada para marzo de 2017. La presentación la realizarán hoy el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia.

"Me parece una medida positiva. Es muy desordenada para transitar. Además hay varios bares y a la noche es un poco oscuro y peligroso, es bueno que pongan más luces", dijo a LA NACION Nancy Fernández, en la esquina de Perú y Venezuela.

A esa altura de Perú, caracterizada por un intenso tránsito de colectivos, comenzaron los trabajos de mejoras en los espacios para el estacionamiento de vehículos a 45 grados, que desaparecerán. Los pasos siguientes serán la nivelación de veredas y calzadas de los cruces peatonales en ambos sentidos, para mejorar la accesibilidad de las personas. Esa morfología, coinciden varios urbanistas, genera que los vehículos reduzcan la velocidad porque provoca la sensación de que los rodados ingresan al espacio de los peatones, y no al revés.

Hoy: Tras los cambios, Tacuarí tendrá prioridad peatón
Hoy: Tras los cambios, Tacuarí tendrá prioridad peatón

Además, se prevé colocar un colchón verde sobre las veredas de Perú para aportar mayor superficie de drenaje y plantar jacarandás. "Las calles son muy angostas, entonces es un cambio positivo. Trabajo acá desde hace 20 años, creo que la zona también necesita más luz", aportó Marta Bogo, en Perú y México.

Entre agosto y septiembre comenzarán los trabajos en las calles Alsina, Moreno y Tacuarí, que deberían estar terminados entre enero y marzo próximos, según los plazos fijados. La intervención en las primeras dos trazas será entre las avenidas Bernardo de Irigoyen y Julio A. Roca, donde se unificará la calzada con la acera, como ocurrió en las calles Mitre, Marcelo T. de Alvear, San Martín y 25 de Mayo, entre otras. Allí se aplicará el límite de velocidad para todo el tránsito.

En cambio, Tacuarí, entre las avenidas de Mayo y Belgrano, será de acceso exclusivo para taxis, ambulancias y vehículos particulares, que no podrán circular a más de 10 km/h. "¡No quedará lugar para los autos! Ya no se puede circular, se hacen nudos de trafico terribles. Si siguen sacando calles, ¿por donde van a circular los autos?", cuestionó Roberto Arce.

Pasaje histórico

El pasaje 5 de Julio será sometido a una puesta en valor de acuerdo con los lineamientos de la ley 5177, que le otorgará la condición de peatonal. Desde octubre, cuando finalicen los trabajos, los vehículos que bajan por Belgrano ya no podrán acceder al pasaje para llegar a Venezuela.

En esa cuadra se realizará una intervención casi artesanal, con una nivelación de acera y calzada que respetará el material original de granitullo y adoquinado. Además se colocarán farolas, canteros y bancos de tipo bolardo alfil. Funcionará una pantalla interactiva con datos históricos del lugar: la relación del pasaje con las invasiones inglesas, fotografías de época y planos antiguos, entre otros. En toda la cuadra se instalará una conexión gratuita de Wi-Fi.

El pasaje tiene un alto valor histórico para Buenos Aires. Su nombre hace referencia al 5 de julio de 1807, cuando las tropas de Santiago de Liniers y Martín de Álzaga se enfrentaron a las fuerzas inglesas. Los invasores se habían atrincherado en la iglesia de Santo Domingo (en Defensa y Belgrano) y ocupaban la única torre que por entonces estaba construida. Ese día, los soldados argentinos vencieron a quienes intentaban apoderarse de la ciudad por segunda vez.

Cuando culmine todo el proyecto, las 21 cuadras con prioridad para el peatón se sumarán a las 76 del microcentro que ya fueron renovadas con similar modalidad.

También se avanza en proyectos que contemplan trabajos de nivelación, colocación de luminarias tipo LED, incorporación de vegetación y nuevo equipamiento urbano en las calles Piedras y Chacabuco, entre Avenida de Mayo y Belgrano.

Un modelo que se expande

Restricciones al tránsito como las aplicadas en el centro llegan a Monserrat

Con la colaboración de Mercedes Uranga

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?