Paloma García Ovejero: "Mi designación no es fruto de un capricho de Francisco"

La periodista española, nueva vicedirectora de la oficina de prensa del Vaticano, resaltó la decisión del Papa de nombrar a una mujer
Elisabetta Piqué
(0)
24 de julio de 2016  

El Papa Francisco saluda a la nueva viceportavoz del Vaticano, Paloma García Ovejero
El Papa Francisco saluda a la nueva viceportavoz del Vaticano, Paloma García Ovejero Fuente: Reuters

ROMA.- De un día para el otro, a Paloma García Ovejero le cambió drásticamente la vida. Si durante años formó parte de ese selecto grupo de periodistas que sigue al Papa a sol y sombra, ahora pasó a estar del otro lado del mostrador.

En una de las designaciones más novedosas de Francisco de los últimos tiempos, García Ovejero fue nombrada el 11 de julio pasado vicedirectora de la Oficina de Prensa de la Santa Sede. A partir del mes próximo, será la primera mujer en ocupar este cargo en la historia del Vaticano. Será la "número dos" del también nuevo vocero papal, Greg Burke, laico y periodista, como ella. Burke, de 57 años y supernumerario del Opus Dei, reemplazará a Federico Lombardi, vocero papal en los últimos diez años, que se retira.

Afable y querida en el ambiente, madrileña de 40 años, García Ovejero fue hasta hace unos días corresponsal en Roma de la cadena Cope, la radio de la Conferencia Episcopal Española. En una entrevista con LA NACION, confesó que le temblaron las rodillas cuando le explicaron que pasaría a ser la "vice vocera" del Papa.

-¿Se imaginó que podría llegar a ser la primera mujer con semejante cargo en la oficina de prensa del Vaticano?

-¡Nunca! ¿Imaginó usted alguna vez que la periodista con la que se tomaba las selfies en cada avión papal iba a cambiar de micrófono? Pues exactamente igual. Lo mejor de todo esto es que he podido disfrutar de mi trabajo en la radio hasta el último momento, porque lo hicieron con tanta discreción que no me enteré de que me estaban mirando. Así que he sido yo misma hasta el final.

-¿Dudó en algún momento? ¿Cuál fue su reacción?

-Debo reconocer que no hubo lugar para la duda porque la cuestión la plantearon de más a menos. La primera pregunta fue: "Paloma, el Papa te quiere pedir una cosa". Así que la respuesta era, evidentemente, la misma que hubiera dado usted: "Por supuesto, aquí me tiene". Después ya, cuando me explicaron de qué se trataba, me temblaron las rodillas, pero la decisión estaba tomada de antemano.

-¿Cuál es el significado de esta designación? ¿Se hace realidad el deseo del Papa de darles un mayor espacio a las mujeres?

-El significado tenemos que dejar que se vaya revelando día tras día, cuando empecemos a ver con perspectiva qué cambia o qué podemos aportar el director y yo a este enorme equipo. Pero es obvio que el Papa ha querido -una vez más- ser consecuente, no solo con sus palabras, sino con su fe y su forma de pensar. Y usted sabe mejor que yo cuántas veces reivindicó la presencia de la mujer en la sociedad y en la Iglesia, por el bien de todos, porque es absurdo privarse de nuestra forma de mirar. De eso que Juan Pablo II llamaba "el genio femenino".

-¿Cómo cree que podrán reaccionar a esta designación tan novedosa los sectores más conservadores de la Iglesia?

-Hay un refrán anglosajón que me gusta mucho: "Don't cross that bridge ?til you come to it!", que en español sería algo así como "No cruces ese puente hasta que llegues a él". La decisión no es fruto de un capricho, sino de un discernimiento serio. Esto es la voluntad del Papa. Él es Pedro. Y lo ha rezado largamente. No hay nada que temer.

-¿Cómo fue su reunión con Francisco, el día en que se hizo el anuncio de la designación, junto a Burke?

-Fue un encuentro de acogida y al mismo tiempo de mucha seriedad. El Papa nos dijo algo a Greg Burke y a mí que sentó las bases de esta nueva misión: "No están aquí porque sean los mejores, sino porque son los que creo que pueden hacer esta tarea concreta". Y eso da mucha tranquilidad.

-¿Cómo piensa manejar la relación del Papa con la Argentina, donde naturalmente quedaron muchos amigos, considerados a veces como sus voceros?

-Eso está clarísimo. Y lo dijo el propio Francisco en este mismo diario, LA NACION, hace muy poco, cuando evidentemente ya tenía en mente la designación de Greg Burke como director de la oficina de prensa.

-¿Qué es lo que más le impacta del pontificado de Francisco?

-La potencia de su bondad y su naturalidad. Hay una palabra contagiosa que define el impacto de estos tres años: alegría. Basta con repasar los títulos de sus documentos, y ver las sonrisas que suscita cada día entre la gente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?