Suscriptor digital

Para el inversor arriesgado, la bolsa seguirá siendo una fiesta

De las acciones y los bonos a los plazos fijos y las letras, las mejores opciones para invertir los ahorros y ganarle a la inflación y al dólar
Mariano Otálora
(0)
1 de agosto de 2016  

En medio de una recesión y frente a un reacomodamiento de la economía, la anticipación a la hora de invertir es la clave para estar más cerca del lado de los ganadores que de los perdedores.

Para los inversores más arriesgados, la Bolsa seguirá siendo una muy buena opción. Si bien el mercado bursátil no siempre refleja los momentos actuales de la economía, en general se adelanta a los grandes movimientos financieros. Muchas personas se preguntan por qué suben las acciones cuando todo parece desmoronarse.

Antes de que asumiera el actual gobierno había una única expectativa en el mercado financiero: la Argentina debía arreglar con los fondos buitre, unificar el tipo de cambio, recuperar competitividad, atacar el déficit fiscal y la inflación, generar inversiones y volver a colocar deuda en los mercados internacionales.

Al margen de que no todos estos desafíos se cumplieron de manera ejemplar, la voluntad política estuvo y las expectativas en adelante es que la economía comience por una senda de recuperación, tal vez más lenta de lo esperado, pero con perspectivas positivas para muchos sectores. En 2017 volvería a crecer con un piso de 2% y algunos se animan a proyectar un crecimiento cercano al 4 por ciento.

Esta etapa de recuperación, los mercados ya la fueron anticipando. Primero subieron los precios de los bonos (renta fija), por lo tanto bajaron sus rendimientos. Medidos en pesos subieron casi un 60% en un año, por encima de la inflación y muy cerca de ganarle al dólar.

Dentro de esa etapa de recuperación le siguieron el aumento de las acciones del panel líder, y por último la euforia se está viendo en el panel general en donde cotizan empresas de baja capitalización, y que los inversores del mundo no tienen la posibilidad de acceder a través del mercado internacional. Estas acciones son las denominadas small caps por su baja capitalización y el poco volumen que mueven a diario. El panel general sigue teniendo empresas que se encuentran atrasadas y que pertenecen a sectores que podrían verse beneficiados de las medidas tomadas por el Gobierno. Dycasa, Longvie, Agrometal, Inversora Juramento, Indupa y Celulosa son algunas de mis favoritas dentro del panel general.

La Bolsa, con su volatilidad característica, debería cerrar un excelente año 2016 de la mano de una fuerte recuperación de las acciones del panel general y en 2017 continuará la racha de la mano del panel líder.

Se espera que la Argentina pase de ser un país de "frontera" a pasar a ser considerado dentro de la categoría de "emergente", permitiendo a muchos fondos del exterior poder invertir en activos de la Argentina. Las empresas más beneficiadas serán aquellas que cuenten con el mayor volumen y que también coticen en el exterior, como por ejemplo el sector financiero y de energía.

Una posible cartera de acciones para un plazo de entre 12 y 18 meses debería incluir un 20% de bancos (Macro y Galicia), 20% de energía (Pampa Energía, Central Costanera e YPF), 15% agroindustria (Cresud y San Miguel) y un 45% de papeles del panel general, como Dycasa, Longvie, Agrometal, Inversora Juramento, Indupa, Celulosa.

Más allá de las acciones existen otras alternativas de inversión. La inflación está bajando, pero a un ritmo inferior a lo esperado. Las expectativas para lo que queda del año es que en julio-diciembre, la inflación evolucione por encima del dólar y levemente por encima de la tasa de interés en pesos.

Si se toma referencia del dólar futuro, la divisa norteamericana se ubicaría cerca de los $ 16,50/60 a diciembre, y con esta proyección las inversiones en pesos le ganarían a la evolución del tipo de cambio cómodamente.

Hoy todo indica que el recorrido que le queda al dólar estará por debajo de la evolución de la inflación y de las tasas de interés en pesos, por lo menos para los próximos 90 o 120 días.

De esta manera, una cartera ideal sin acciones podría reunir un 20% de plazo fijo UVI, 20% Lebac, 25% de bonos que ajusten por CER y un 35% de Letras y bonos en dólares.

Los plazos fijos que ajustan por UVI (unidad que ajusta por el CER) son la mejor opción dentro de las alternativas más conservadoras, que se pueden realizar en los bancos. En lugar de realizar el plazo fijo tradicional en donde en los últimos 12 años se obtuvieron tasas reales negativas frente a la inflación, los UVI tienen la ventaja de que se ajustan por inflación, garantizado así que no haya una pérdida del poder adquisitivo de los ahorros.

Los bonos que ajustan con CER están pasando un muy buen momento, ya que se alimentan de la inflación (pagan inflación + una tasa). En este caso, el nuevo bono que colocó el Gobierno denominado Boncer, que vence en el año 2021 (se puede vender antes en el mercado secundario) y paga un 2,5% anual con pago semestral, es un excelente instrumento para cubrirse del avance de los precios.

Por su parte, las Lebac y Letes siguen siendo muy atractivos porque ofrecen plazos cortos y muy buenos rendimientos, tanto en pesos como en dólares.

Por último, en la cartera ideal también tiene los bonos en dólares, ya que se trata de instrumentos que permiten obtener ganancias atractivas de capital en el corto plazo, sin dejar de tener dolarizados los ahorros.

En busca del portafolio ideal

Las diferentes alternativas según el perfil del ahorrista

Bonos

Los bonos que ajustan por CER son los más atractivos. Dentro de estos instrumentos una buena opción es el Boncer, que acaba de lanzar el Gobierno y vence en 2011, y paga un 2,5% anual con cancelaciones semestrales. También hay opciones de bonos más largos y que pagan un cupón más alto como el Discount.

Acciones

Todo indica que la Bolsa porteña cerrará un buen año de la mano de una fuerte recuperación de las acciones del panel general. Para 2017 se espera que continuará la racha positiva impulsada por principalmente los papeles del panel líder. Bancos y empresas de energía ofrecen las mejores perspectivas.

Plazos fijos

Los plazos fijos que ajustan por UVI representan la mejor opción dentro de las alternativas más conservadoras. Su principal ventaja es que aseguran que el ahorrista no pierda poder adquisitivo ya que se ajustan por la inflación, aunque como contrapartida tienen un plazo mínimo de 180 días.

Letras

Se trata de instrumentos que ofrecen plazos cortos y buenos rendimientos, tanto en pesos como en dólares. Para un inversor sofisticado, la opción más interesante son las Letras del Tesoro en dólares (Letes), porque pagan un rendimiento que supera ampliamente al plazo fijo en dólares

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?