La purga en Turquía llega a las empresas

Arrestaron a tres directivos por supuestos vínculos con el golpe de Estado
(0)
30 de julio de 2016  

Continúa la purga en Turquía, tras el intento de golpe de Estado
Continúa la purga en Turquía, tras el intento de golpe de Estado Fuente: Archivo

ANKARA (AFP).- La feroz purga luego del fallido golpe de Estado en Turquía alcanzó ayer al mundo de los negocios con la detención de tres importantes empresarios, al tiempo que unos 20 periodistas se arriesgaban a correr la misma suerte.

El ministro del Interior turco, Efkan Ala, anunció nuevas cifras de los operativos: hasta ayer, más de 18.000 personas fueron detenidas por sus vínculos con la asonada militar del 15 de julio. Cerca de 10.000 fueron perseguidas y puestas en detención preventiva, según el ministro, y 3500 ya han sido liberadas. Además, unos 50.000 pasaportes fueron anulados, una "precaución contra el riesgo de fuga de terroristas", precisó un responsable turco.

Anteanoche, la presidencia turca anunció importantes cambios en el seno del ejército, con la mitad de sus generales suspendidos, luego de una reunión del Consejo Militar Supremo en Ankara.

El vocero de la presidencia señaló que el vicejefe del Estado Mayor, el general Yasar Guler, dirigiría la gendarmería, y que el comandante del primer ejército, el general Umit Dundar, asumiría las funciones de jefe adjunto del Estado Mayor.

El jefe del Estado Mayor, el general Hulusi Akar -que se enfrentó a los golpistas y fue tomado como rehén- seguirá en su puesto, así como los jefes de los ejércitos de tierra, aire y mar, agregó Kalin.

Para compensar el vacío dejado en la jerarquía del ejército turco, varios oficiales de rango inferior fueron rápidamente ascendidos.

Por su parte, el presidente Recep Tayyip Erdogan aprovechó una ceremonia en un centro de entrenamiento militar cerca de Ankara, bombardeado el 15 de julio, para acusar a un general estadounidense de "estar del lado de los golpistas". Joseph Votel, comandante de las operaciones del Pentágono en Medio Oriente, había declarado anteayer que temía "el impacto" de las purgas masivas en el ejército en las relaciones que Washington mantiene con varios militares turcos.

"Está del lado de los golpistas (...) El que planeó el golpe ya está en su país y lo están alimentando", afirmó Erdogan, en referencia al predicador Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos y cuya extradición es solicitada por Ankara. El antiguo imán negó que estuviera implicado en el fallido golpe.

La purga de presuntos seguidores de Gülen está golpeando de lleno el ejército, los medios de comunicación, la justicia y la educación.

Las autoridades turcas, que hacen oídos sordos a las críticas internacionales que denuncian su respuesta desproporcionada, seguían ayer su búsqueda de simpatizantes de Gülen, esta vez en el sector industrial. Mustafa Boydak, presidente del conglomerado familiar Boydak Holding Company, fue arrestado provisionalmente en la ciudad de Kayseri, junto a dos dirigentes de su grupo. Estos dos hombres, Sukru Boydak y Halit Boydak, fueron detenidos en su domicilio. La policía también buscaba al presidente del grupo, Haci Boydak, y a Ilyas y Bekir Boydak, contra quienes también se emitieron órdenes de arresto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.