El Museo Nacional de Arte Oriental cumple medio siglo: su fascinante colección aún espera un hogar

Piezas de la colección del museo expuestas recientemente en la muestra ''''Mitos y símbolos de la India'''', que se realizó en la Casa del Bicentenario
Piezas de la colección del museo expuestas recientemente en la muestra ''''Mitos y símbolos de la India'''', que se realizó en la Casa del Bicentenario Crédito: MNAO
La institución fue fundada en 1966 a partir de la iniciativa de coleccionistas y estudiosos; a pesar de contar en su acervo con más de 3000 valiosas piezas, nunca tuvo una sede propia; el Ministerio de Cultura busca soluciones que permitan recuperar las salas que perdió en 2001, cuando dejó el primer piso del Museo de Arte Decorativo
Cecilia Martínez
(0)
5 de agosto de 2016  • 19:49

El Museo Nacional de Arte Oriental (MNAO) cumple hoy sus bodas de oro. Celebra medio siglo desde su apertura al público, en 1966, cuando, gracias a iniciativas privadas, se decidió crear una institución museística que permitiese agrupar un importante legado de obras de arte procedentes de diversos países de Oriente.

Entre ellas se encuentran altares portátiles del Japón del siglo XVII, alfombras de oración del Tïbet, tallas chinas de jade y marfil, serigrafías de la India, estatuillas de cerámica esmaltada de Egipto, abanicos de madera labrada y seda con incrustaciones de nácar o carey de las dinastías chinas Tang (618-907) y Qing (1644-1911), grabados, acuarelas, accesorios personales y adornos para la vivienda, estampas japonesas, pinturas en miniaturas rajput de la escuela Mewar, figuras de jade y de marfil y objetos rituales.

Lo particular de este material no ha impedido, sin embargo, que este medio siglo de vida del museo estuviese exento de adversidades. A pesar del constante empeño de las personas que trabajan para el resguardo y preservación de los más de 3100 bienes que componen su colección, el MNAO nunca tuvo una sede permanente.

Desde su creación y hasta 2001, funcionó de forma provisoria en el primer piso del Palacio Errázuriz-Alvear, sede del Museo Nacional de Arte Decorativo (Avenida del Libertador 1902) pero, en esa fecha y debido a un incidente por la desaparición de varias piezas (que luego se encontraron), tuvo que cerrar sus puertas.

Desde entonces, solo mantiene allí su sede administrativa y una biblioteca dedicada al arte oriental. Sus obras están embaladas y solo se exhiben al público de forma transitoria en muestras extramuros que se realizan en otros centros. Tampoco tiene un director oficial, ni presupuesto anual establecido.

A lo largo de los años, hubo diversas propuestas de la entonces secretaría de Cultura para que el MNAO tuviese su casa. Entre los destinos posibles se llegaron a barajar desde la actual Casa del Bicentenario (Riobamba 985) y la actual sede central del Ministerio de Cultura (Alvear 1690) hasta un ediificio del Banco Nación de Rosario y el actual CCK. Ninguna se concretó.

Ahora, la Dirección Nacional de Museos planifica dar los pasos necesarios para dotar al MNAO de un ente físico, según confirmó a LA NACIÓN la directora del área, Rocío Boffo. Este organismo ya inició los trámites iniciales para la búsqueda de un lugar en el que el museo pueda exhibir sus piezas de forma permanente y contar con áreas para la restauración y conservación de las obras. Mientras tanto, apuntó la directora, se seguirán promoviendo muestras con la participación del museo y se continuará trabajando en la digitalización del inventario de bienes, así como en la creación de una nueva página web para el MNAO.

Los trabajadores del Museo y la Asociación de Amigos esperan que éste pueda contar pronto con el demandado espacio propio. Mientras tanto, se entregan con dedicación al cuidado de las piezas y a la difusión de su legado. Y, aunque las obras no pueden contemplarse en un espacio físico, sí es posible verlas a través de un catálogo virtual al que se puede acceder a través del sistema Conar del Ministerio de Cultura de la Nación.

El Museo fue creado el 14 de julio de 1965 tras una resolución que indicaba que su razón de ser respondía "a las necesidades de un público interesado en conocer un campo tan importante como es el oriental". El 20 de agosto de ese mismo año, otro dictamen aprobó que funcionara, de forma provisoria, en el primer piso del Palacio Errázuriz-Alvear. Un año más tarde, el 5 de agosto de 1966, el MNAO abría sus puertas al público. Desde esa fecha, celebró exposiciones temporarias de temática variada, conferencias, cursos, talleres, seminarios, visitas guiadas, espectáculos de música y danza, proyecciones de audiovisuales y otras actividades.

El patrimonio artístico del museo se constituyó inicialmente gracias a donaciones de coleccionistas particulares, estos últimos agrupados en la Asociación de Amigos del Museo, que llevaba tiempo funcionando y que reunía a otros amantes del arte oriental. Ellos fueron los impulsores del surgimiento de esta institución. Entre las donaciones, la más importante es la que se conoce como el Legado Torre Bertucci, coleccionista que dio unas 1.900 piezas al museo.

Otra donación significativa fue la del también coleccionista Ricardo Schiavon, cuya sobrina Carmen 'Menchu' Schiavon es hoy presidenta de la Asociación de Amigos. Carmen tiene especial cariño a algunos bienes del museo que donó su tío, como unas alfombras de oración tibetanas o figuras de terracota y bronce que evocan en ella "recuerdos familiares", contó a LA NACIÓN. Su deseo reside en que se puedan dar nuevos pasos para que, finalmente, el museo encuentre su espacio.

Al colectivo que preside Menchu lo antecedió la Sociedad de Amigos del Arte Oriental, que en la década de 1940 nucleaba a numerosos coleccionistas y estudiosos del arte oriental como Victorina Duran, Carmen Valdez, Alfredo Beaux, Vicente Fatone y Ernesto Hertsfeid, entre otros.

A fines de los años 60, época de esplendor del museo, hubo algunos hitos importantes, como la donación de bronces del Museo Histórico de Taipei, que lo declaró "museo hermano" en 1967, o la visita ilustre de la primera ministra de la India, Indira Ghandi, en 1968. Durante 20 años, desde 1976 hasta 1996, la gestión del MNAO estuvo a cargo de la especialista Orlanda Yokohama de Fernández Gallardo. Los fondos del museo se fueron incrementando con donaciones de los gobiernos de China, la India y Turquía, y de las embajadas, entre otras, de Tailandia, Indonesia y Malasia.

Actualmente, el MNAO cuenta con un patrimonio artístico integrado por 3.164 piezas originales de China, Japón, Corea, India, Egipto, Turquía, Armenia, Persia, Tíbet, Indonesia, Malasia y Tailandia, entre otros países.

El Museo también posee una biblioteca especializada compuesta por casi 2.000 libros, una hemeroteca con cerca de 2.500 revistas y publicaciones, y una videoteca con más de 150 documentales. Los libros y videos se pueden consultar allí, en el primer piso del Palacio Errázuriz-Alvear (no hay catálogo on-line). Tanto la biblioteca como la hemeroteca y la videoteca son de acceso público. Para visitarlas, hay que coordinar una cita.

Este año, el MNAO realizó dos exposiciones "con muy buena recepción del público". Entre el 3 de junio y el 24 de julio se exhibió en el Museo Nacional de Arte Decorativo la muestra Aires de kabuki: Teatro popular y estampas japonesas del siglo XIX. Esta exposición fue curada por el especialista cubano Amaury García Rodríguez, quien había conocido el MNAO en 2013 y se sorprendió por la calidad de la colección de estampas japonesas del museo. El especialista se ocupó de catalogar cada una de estas piezas durante meses y luego las presentó en esta exposición, dividida en distintos ejes temáticos.

La otra muestra promovida este año se inauguró el pasado 12 de julio y se exhibirá hasta el 15 de agosto en el Palais de Glace. Se trata de Takara: caligrafía japonesa, del artista Hamano Ryuho, quien viajó especialmente al país invitado por el MNAO para preparar esta exhibición y brindar cursos y talleres, algunos de ellos gratuitos.

Como parte de las celebraciones por el 50 aniversario de su apertura, el Museo Nacional de Arte Oriental está compartiendo en las redes sociales imágenes históricas de su archivo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.