Erdogan y Putin sellan la paz y se unen para desafiar a Occidente

Ambos mandatarios acordaron normalizar sus vínculos, dañados desde el derribo de un avión ruso por parte de Turquía
(0)
10 de agosto de 2016  

SAN PETERSBURGO.- En un contexto de tensión con Occidente, Rusia y Turquía dieron ayer un gran paso hacia la normalización de sus relaciones, luego de la visita que realizó el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a su par ruso, Vladimir Putin.

Durante el encuentro, celebrado en un palacio de las afueras de San Petersburgo, ambos mandatarios se mostraron dispuestos a abrir un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales, que se vieron seriamente afectadas tras la crisis desatada en noviembre pasado por el derribo de un avión de combate ruso por parte de los turcos en la frontera con Siria.

Putin y Erdogan, ayer, tras su reunión en San Petersburgo
Putin y Erdogan, ayer, tras su reunión en San Petersburgo Fuente: EFE - Crédito: Anatoly Maltsev

"Estoy convencido de que con este paso y otros pasos futuros entramos en una fase completamente nueva", dijo Erdogan al inicio de su encuentro con Putin, al que calificó de "amigo".

El encuentro también pareció sentar las bases para que Rusia levante las sanciones económicas contra Turquía impuestas en noviembre tras el derribo del avión.

"La visita del presidente turco marca el inicio de la reanudación del diálogo", afirmó Putin. "Nuestra prioridad en las relaciones con Turquía es regresar al nivel precrisis", aseguró el jefe del Kremlin.

En efecto, ambos líderes acordaron restablecer los fuertes vínculos económicos del pasado y se comprometieron a colaborar en una serie de proyectos de construcción y energéticos, como el gasoducto Turkish Stream. El presidente turco afirmó que el gasoducto será construido lo antes posible, con el objetivo de extenderlo a Europa.

En tanto, los jefes de Estado decidieron dejar para el final una reunión a puertas cerradas para discutir el tema más delicado por las profundas divisiones que los separan: la guerra en Siria.

Si bien Erdogan insiste en la salida del poder del presidente sirio, Bashar al-Asaad, firme aliado de Moscú, el líder turco reconoce el papel crucial de los rusos en el avance del conflicto.

"Nuestros puntos de vista sobre el problema sirio no coinciden siempre (...) pero tenemos un objetivo común, arreglar la crisis siria (...), y vamos a buscar una solución común que sea aceptable para todo el mundo", afirmó Putin.

Se trató del primer viaje de Erdogan al extranjero desde el fallido golpe de Estado del 15 de julio, que dejó dañadas las relaciones de Turquía con Estados Unidos y la Unión Europea, que cuestionaron las medidas de represalia adoptadas por Erdogan en su país.

La visita fue observada con recelo por Occidente, donde algunos temen que una mayor cercanía a Moscú afecte sus lazos con la OTAN, de la que Turquía es miembro.

Agencias DPA y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.