Río 2016: controversia: el "pícaro" Lucenti ganó y perdió

Acusado de haber fingido, el judoca venció en un combate; más tarde quedó eliminado
Germán Leza
(0)
10 de agosto de 2016  

Fuente: LA NACION

RÍO DE JANEIRO.- Emmanuel Lucenti fue eliminado en la categoría de hasta 81 kilos en los octavos de final de Río 2016 . El judoca tucumano soñaba con la medalla. Pero antes de ese combate protagonizó una situación controvertida con un adversario, de quien se confiesa "amigo". Luego, elogió a Paula Pareto, dijo que debería tomar su ejemplo y fue autocrítico.

En su primera pelea, Lucenti gritó fuerte por dolor tras una toma en el brazo derecho, que los árbitros juzgaron desleal por parte de su rival, el brasileño nacionalizado libanés Nacif Elias. Enseguida éste fue desclasificado y estalló de furia. No saludó al árbitro, al jurado ni al tucumano, lo cual es considerado una falta de respeto grave en este deporte. Y gritó a una cámara de televisión: "Me robaron, esto no es judo".

Después, Elias, ovacionado por el público, que gritaba intensamente contra Lucenti, regresó y se disculpó con las autoridades, aunque no con el argentino: "Para mí fui desclasificado injustamente. Acepto la decisión. Me disculpo con los aficionados brasileños y con los del judo en todo el mundo. No se condice con la cultura del judo y del deporte olímpico", dijo a LA NACION. Según el nacido en Brasil, Lucenti exageró el dolor para que él fuera expulsado: "Con certeza absoluta él fingió el dolor. Al combate siguiente estaba bien. Él sabía que no podía vencerme. Entonces fingió". De todas maneras, entibió la crítica: "Emmanuel es un amigo. Me cae bien. Él usa todas sus estrategias. No lo culpo. A pesar de ser argentino es mi amigo, es un loco. No tengo nada contra él. Sólo creo que fingió", concluyó Elias, que dijo que en el vestuario le daría "un abrazo" a Lucenti.

En un octavo de final el tucumano perdió ante el campeón olímpico, el canadiense Antoine Valois-Fortier, por una amonestación (habían igualado, con un waza-ari de cada uno). Tras el combate dio su versión sobre el incidente con Elias. "Él es más loco que yo", respondió entre risas. Y negó haber fingido. "Sonó. Mirá", dijo sobre el codo derecho y mostró los antebrazos; el derecho estaba inflamado. "Capaz que le agradezco porque no sé si me lo acomodó. Te soy sincero: para la segunda lucha no me molestó. Me pusieron spray entre lucha y lucha. Mañana va a doler. Ya en la primera acción, me lo había hecho de pícaro. Yo perdí en Austria un combate por hacer lo que hizo hoy Elías", contó.

Y se lamentó por la eliminación: "Se me quebró un sueño. Pensaba retirarme, pero no", reveló el judoca de 32 años, que anticipó que intentará clasificarse para Tokio 2020. También se refirió al combate con el canadiense, al cual había vencido durante el año: "No fue una cuestión de nervios. Me han amonestado bien. De hecho, por ahí, merecía otra amonestación en un pasaje de la lucha. No esperaba tirarlo en la barrida", admitió.

"Pagué caras decisiones personales. Y deportivas también. Todo esto me sirve para pensar en Tokio. He demostrado que puedo estar a la altura de los medallistas olímpicos", señaló Lucenti, que reconoció ser "pícaro" como una de sus virtudes como judoca. Entre sus "malas decisiones" puntualizó: "Me he demorado en establecerme en Buenos Aires y no he tenido la decisión de buscar ritmo y hacer estadías en Japón o Francia". Y elogió a Pareto: "Necesito que la Peque me pase sus poderes, y trabajar de otra manera. Ayer charlé de eso con el psicólogo. Que ella sea de una manera no implica que yo tenga que ser así".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.