Un espacio de trabajo destinado a talleres para artesanos

Crédito: POMPI GUTNISKY. Producción Ana Markarian
Una gran construcción en Tigre le da clima, luz y aire a los talleres que dicta Luján Cambariere para manos artesanas que apuestan por el diseño contemporáneo
Lucrecia Álvarez
(0)
12 de agosto de 2016  • 11:38

Crédito: POMPI GUTNISKY. Producción Ana Markarian

El lugar tiene el fabuloso entorno de Tigre, con su espectacular delta. Visita obligada para los turistas que llegan a la ciudad de Buenos Aires.

Crédito: POMPI GUTNISKY. Producción Ana Markarian

“Usamos la mesa gigante para todos los oficios, tiene lugar para 18 personas, cómodas. Es el alma de Ático de Diseño, pura nobleza”, dice Luján Cambariere.

Crédito: POMPI GUTNISKY. Producción Ana Markarian

En los talleres se aprenden técnicas como el shibori, una forma de teñido milenaria que hoy se ha convertido en toda una tendencia en textiles. Este sencillo procedimiento artesanal de origen japonés está basado en un sistema de pliegues que bloquea secciones de la tela formando atractivos patrones.

Crédito: POMPI GUTNISKY. Producción Ana Markarian

El estilo industrial de la estructura con techo de chapa y grandes ventanales de hierro se compensa con calidez vintage: muebles de mercería (Mercado Don Toto) y alacena amarilla, préstamo de la diseñadora Natalia Kmentt. Planchas y máquinas de coser antiguas conviven con los modelos de la firma japonesa Janome.

Crédito: POMPI GUTNISKY. Producción Ana Markarian

Los talleres itinerantes de Luján se transformaron en Ático de Diseño cuando encontraron su lugar, cedido por Soledad Benvenuto, dueña del restaurante Boulevard Sáenz Peña y de Mercado Don Toto. De este último son la mesa de madera, las lámparas galponeras y las sillas de chapa.

Crédito: POMPI GUTNISKY. Producción Ana Markarian

Adentro, el aroma de los budines caseros (Cinthia Lecman) a la hora del té, marca el fin de la jornada. Afuera, el jardín con el perfume de los rosales que Luján Cambariere cuida todo el año.

Crédito: POMPI GUTNISKY. Producción Ana Markarian

“En invierno esto se llena de lana y pompones; en verano llegan el acrílico y las estampas. Lo maravilloso de los espacios destinados al hacer es que son genuinos, se van armando naturalmente, nada está ahí porque sí”, asegura Cambariere.

Luján Cambariere

Periodista especializada en diseño, dicta talleres para diseñadores industriales; y de diseño social a poblaciones vulnerables y artesanos. Aquí, en Ático, concretó el sueño de instalar sus talleres itinerantes.

Mi mayor inspiración: la investigación

Una marca que vale la pena conocer: Manto. Trabajan uniendo manos artesanas con diseño contemporáneo

Mi local favorito en Buenos Aires: Tienda Malba

Un libro imprescindible: Diseñar para el mundo real, de Victor Papanek

El mejor diseñador de todos los tiempos: el italiano Enzo Mari

Un diseño argentino: si tuviera que decidirme por uno, sería una artesanía, una pieza en barro, chaguar, lana de llama o madera de palo santo

Lo que representa al diseño nacional es... un modo de hacer que defino como “el mínimo recurso, que es el máximo: la imaginación”

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?