Qué noche, Teté: el ciclo radial que es otro gran clásico de los domingos

El ciclo que conducen Teté Coustarot y Adrián Puente cumplió ocho años en el aire de la AM 710; su misión: descubrir "la otra" actualidad
Alicia Petti
(0)
15 de agosto de 2016  

El dúo se encarga de "levantar el ánimo" y de acompañar al oyente
El dúo se encarga de "levantar el ánimo" y de acompañar al oyente Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Cichero / AFV

En un día y horario singular como es el domingo por la noche, en franca competencia con el fútbol y los ciclos políticos por tevé, Teté Coustarot y Adrián Puente ya cumplieron ocho años al frente de Qué noche, Teté, de 21 a 24, por Radio 10 (AM 710) y con mediciones que los hacen sentir muy orgullosos.

"La idea de programa que siempre tuvimos fue pensar en el domingo a la noche, no es un horario muy arriba -sostiene Teté Coustarot-. El domingo a la tardecita viene como una cosita... Comenzamos con Daniel Hadad y le dije que quería estar el domingo a la noche porque sentía que era un hueco que me iba a hacer bien. Y con Adrián Puente hacemos un programa de rigurosa actualidad, pero sin economía, ni política, ni hechos policiales ni coyunturales. Hacemos la otra actualidad, que es muy importante para la vida. Hemos tenido muchas secciones a lo largo de los años. Tenemos estructurado el programa de forma tal que cada media hora tenemos una nota fuerte y convocante. Hemos hecho una que se llamaba Momento de decisión, con gente que tenía que tomar decisiones importantes en su vida".

Para Adrián Puente (reconocido periodista deportivo y conductor de Baires directo y del noticiero del mediodía de Telefe), con el correr de los programas Teté y él fueron descubriendo las costumbres de la gente de los domingos a la noche. "La mujer que plancha, el chico que estudia, el que vuelve del country, el que va por la ruta... El que escucha, el que llama, está siempre en ese tipo de situaciones. Y me encargo especialmente de la música, que, al principio, empezó como un juego sin premios ni nada. Soy un amante del jazz. Fui el primero que puso los dúos de Tony Bennet, por ejemplo y cuando nos paramos ahí empezó a llegar un aluvión de trabajos de músicos locales a los que escuchamos rigurosamente y tratamos de difundir. Descubrimos cosas increíbles. Últimamente nos venimos dedicando a bandas de sonido de Juegos Olímpicos, porque todo tiene un sentido lúdico."

Una de las características del ciclo es el espacio que posee para los emprendedores, "para los que hacen", dice Teté. "El otro día dialogamos con un coreano que es dueño de una empresa de electrodomésticos -agrega- y que empezó con un departamento en Fuerte Apache, porque cuando llegó a la Argentina lo estafaron. Contamos ese tipo de historias."

Una de las secciones del programa que más gratificaciones les trae a los conductores es Charlas de café: científicos de entre casa. "Es sobre los científicos locales que han descubierto pequeñas cosas que sirven muchísimo -cuenta Puente-. La última fue a un grupo científico que había hecho un proyecto asociado al cuidado del medio ambiente."

Qué noche, Teté apunta a destacar lo positivo. "Muestra las cosas que tenemos -apunta Puente-. Son todas cuestiones de actualidad, pero de una actualidad que no está presente en los medios. La gente nos dice que se va a dormir feliz y contenta. Como sé mucho de deportes, también realizamos notas con diversos atletas, porque no todos son Ginóbili. Contamos historias de deportistas amateurs, como por ejemplo el que se tiene que levantar a las cinco de la mañana para ir a remar al Tigre."

Para aprovechar sus conocimientos y su pasado de modelo, Teté Coustarot está al frente de otro de los segmentos del programa: ¿Qué me pongo? "Los oyentes nos preguntan cómo vestirse para distintas ocasiones -cuenta Teté-. Pero siempre descubrimos que detrás de esa pregunta, en apariencia frívola, hay una historia de vida. Y cuando cambian las estaciones siempre dialogamos con un jardinero, porque me parece que es una metáfora de la vida."

La radio es compañía todo el día y más lo es por la noche. Por caso vale una anécdota de un oyente de Teté y Adrián. "Una noche nos llamó un chico que nos escuchaba mientras viajaba a Mar del Plata y nos dijo que estaba con sueño, así que lo terminamos obligando a que nos llamara cada media hora -recuerda Puente-. A veces el domingo llegás golpeado, cansado. No hace falta que pase nada. A los dos nos pasa lo mismo: nos vamos de la radio felices, saneados. Estamos en coyunturas de país bastante complejas. Sin tomar partido por ninguna parte, sobrevivimos a ese nivel de confrontación porque nos pusimos en una posición relajante, porque la vida en realidad pasa por este lado."

La participación del oyente es vital y Qué noche, Teté marca la pauta de que el camino elegido por los conductores es el correcto. "Hay oyentes que son como familia. Viajo mucho por el interior y ahí es impresionante lo que se escuchan Radio 10 y el programa, y las mediciones de Ibope así lo demuestran. ¡Pero nos oyen en Japón! Estamos en una época muy interesante de los medios, porque están obligados a reinventarse. De todas maneras, el público de la radio es superfiel", finaliza Teté.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?