Los orígenes de Juan Martín del Potro: entre la escuela y el club de tenis

El director del colegio San José y su primer entrenador exaltan la entrega del tandilense, un valor que le sirvió para volver tras las lesiones
Sebastián Torok
(0)
17 de agosto de 2016  

El director, José Passucci, en el aula que hace varios años ocupó Del Potro
El director, José Passucci, en el aula que hace varios años ocupó Del Potro Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi

TANDIL.- Hay historias paralelas a las estrellas que sirven para ilustrar los detrás de escena, entender aspectos que no están sobre la mesa, unir piezas del rompecabezas. Juan Martín del Potro tiene su historia, su pasado y también su presente. En el colegio San José, donde asistió hasta el segundo año del secundario -lo terminó a distancia en un programa impulsado por la Asociación Argentina de Tenis -, lo tienen muy presente. José Passucci, el director general del establecimiento, fue profesor de historia de Del Potro: "En esa época él empezaba a viajar, entonces venía en forma esporádica. Pero lo que me llamaba la atención era que se ponía al día enseguida. Venía siempre disponible y con buenos resultados. Esa intención de cumplir con las dos cosas era una preocupación de los papás". Y añade: "El colegio tiene un eslogan que la congregación sintetiza en tres palabras: oración, trabajo y amor. Y me parece que son cosas que él muestra al no haberse caído. Podría haber dejado la actividad por los contratiempos que tuvo; sin embargo, volvió y mostró un sentido de la entrega súper valorable".

Miguel Ángel Lunghi, el intendente de la ciudad serrana, que se identifica como "alfonsinista", reconoce: "Lo mejor es el esfuerzo y la pasión que puso para recuperarse de los problemas con las muñecas, que estaban bastante deshilachadas. Volver después de todo eso es, incluso, más importante que la medalla". Lunghi celebra el impacto turístico y la exposición que brinda a Tandil cada logro de Del Potro. "Tenemos todas nuestras páginas de Internet actualizadas y bien diseñadas, porque sabemos que hay gente de todo el mundo metiéndose en Google para saber qué tenemos", expresa el funcionario.

Un protagonista importante en la rehabilitación de Del Potro es Marcelo Gómez , el Negro, que fue su formador y lo ayudó a practicar a fines del año pasado, cuando el actual número 141 del ranking mundial tenía muchas dudas. "Me puso muy contento que Juan Martín volviera el año pasado a Tandil para entrenarse, porque desde que se fue a Buenos Aires, a fines de 2007, cuando dejó de trabajar conmigo y fue a hacerlo con Franco [Davin] , no volvía a practicar acá. Con el revés recién empezaba a tocar la pelota. Hasta empezamos jugando con una de baja presión. Por eso, pensar en aquel momento y verlo hoy, cuando le ganó al número 1 del mundo, es de locos", dice Gómez, que trabaja en el área de Desarrollo de la AAT. "¿Cómo lo veo? Contento, con ganas de jugar al tenis. Como siempre le digo, cuando esas cosas se combinan, puede pasar cualquier cosa. Y eso pasó", concluye Gómez, una partícula de la plata que hay en esa medalla.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.