Una niña de 2 años murió aplastada por un árbol en Merlo

A pesar de los reclamos, señalaron sus padres, nunca lo retiraron de la vereda
Rosario Marina
(0)
18 de agosto de 2016  

LA PLATA.- Paloma fue a comprar un yogur con su abuelo. Después, ya en la vereda de su casa, fue a darle un beso a su mamá que se iba a trabajar. Eran cerca de las 19. Cuando se acercaron, dos pedazos de un árbol viejo y seco cayeron sobre ellas. Su madre salió ilesa. Paloma murió.

El viernes pasado, Oriana De Larte, la mamá de Paloma, salió de su casa en Berutti 1766, entre Callao y Tacuarí, en la localidad de Merlo. Muy cerca, en la vereda, estaba la amenaza: un árbol seco que, según los familiares, habían pedido que lo cortaran hace tres años, pero el municipio no lo había hecho.

Su abuelo y sus vecinos las ayudaron a salir. Cuando lograron sacar a la nena del árbol que la aplastaba, aún estaba viva. Una ambulancia la trasladó al Hospital Municipal Eva Perón. A las 19.30 Paloma llegó, y pocos minutos después tuvo un paro cardiorrespiratorio. Allí, los pediatras de guardia y el médico de terapia intensiva intentaron reanimarla, con maniobras de resucitación avanzada, durante más de una hora. No fue posible. La nena, de 2 años, tenía una fractura por hundimiento de cráneo y un politraumatismo.

La madre llegó al hospital con un traumatismo leve, pero no quiso atenderse. "Hemos pedido mil veces que corten los árboles y nunca nos dieron bolilla, pasaron, sacaron fotos, pero nadie vino y cortó", denunció después.

El entierro y el nicho de la niña lo solventó el mismo municipio, según dijeron fuentes cercanas al intendente Gustavo Menéndez. Y explicaron que en los años en los que Raúl Othacehé fue intendente se prohibía a los vecinos podar los árboles de las veredas de sus casas. Recién hace ocho meses lo pueden hacer. Y admitieron: "Ese árbol debía extraerse; estaba seco".

"Una vecina incluso cortó su árbol y le hicieron una multa, entonces nosotros por miedo no habíamos hecho nada más que cortar alguna rama pequeña", contó la mamá de Paloma.

"Puede ser que estemos demorados en la poda, pero no más de 96 horas. Encontramos un municipio donde en 24 años no se podó", argumentaron desde la intendencia de Merlo. Además recordaron que la gestión anterior de Raúl Othacehé, uno de los históricos barones del conurbano, "quemó registros de todo tipo". Entre ellos, suponen, estaría el reclamo efectuado por la familia de Paloma para que poden el árbol de la vereda de su hogar.

La madre, en declaraciones televisivas, afirmó: "Me cansé de pedir que corten el árbol. Sólo venían para juntar las ramas. Ahora a mi hija no la tengo y no me la va a devolver nadie. Es un dolor que me está matando por dentro".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios