Quién es y cómo llegó Carlos Rosenkrantz a la Corte Suprema de Justicia

Carlos Rosenkrantz completa la Corte Suprema Fuente: Archivo

Desde este mediodía, el máximo tribunal volverá a contar con cinco integrantes

22 de agosto de 2016  • 09:47

Con la jura de este mediodía, Carlos Rosenkrantz se convertirá en nuevo juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y el máximo tribunal contará así con cinco integrantes, tal como marca la ley.

El último integrante se suma en medio de un escenario complejo. Más allá de los nuevo nombres, la transformación es más profunda que la foto con las caras y tiene que ver con la dinámica que mantendrán los jueces y con la forma de relacionarse con el Gobierno.

¿Quién es Carlos Rosenkrantz?

El quinto integrante del tribunal es abogado, con el título otorgado en la UBA en 1983 y tiene un magister y un doctorado en Derecho, ambos títulos de la Universidad de Yale. Fue profesor en la New York University, en la Richmond School of Law y en la Denver University (todas estadounidenses); también enseñó en la Universitat Pompeu Fabra, España; y en la UBA.

Fue autor y coautor de numerosos libros y artículos tanto en el país como en el exterior y se desempeña desde 2008 como Rector de la Universidad de San Andrés.

Previamente se desempeñó como asesor del "Programa para la Justicia" del Banco Mundial. En 1994 fue asesor de la Honorable Convención Constituyente y además ofició como asesor para el Consejo para la Consolidación para la Democracia, junto al ex presidente Alfonsín en 1984.

Respaldo

Luego del repudio que causó la decisión de Mauricio Macri de nombrar a los jueces en comisión, la aceptación de los jueces en el Senado fue aplastante. Rosatti obtuvo 60 votos a favor y 10 en contra. Rosenkrantz, por su parte, fue apoyado por 58 senadores y recibió 12 rechazos.

Los dos mayores cuestionamientos a Rosenkrantz fueron su condición de abogado de un estudio jurídico que representaba al grupo Clarín en litigios contra el Estado, y el hecho de haber aceptado su designación inicial por decreto presidencial.

Cuando la oposición lo cuestionó en la comisión de Acuerdos en el Senado durante la exposición a la que ambos candidatos a jueces se expusieron, en marzo pasado, Rosenkrantz dio una respuesta que agradó a los senadores: "Ningún juez puede aspirar a integrar la Corte sin acuerdo del Senado", declaró en su exposición, que duró cinco horas.

Rosenkrantz también brindó otras definiciones que inclinaron la balanza a su favor al declarar que "los jueces no deben gobernar" y que lo que a él le "gusta en lo personal no va a impactar en modo alguno en lo que decida".

"Mi mejor argumento sobre por qué debo ser designado es que soy claramente consciente de que Argentina no necesita superjueces ni la exaltación de la individualidad, sino reconstruir una práctica de la ley del derecho que nos permita resolver los problemas", fue una de sus definiciones.