Rosenkrantz juró en la Corte y el tribunal completo ya estudia las tarifas eléctricas

El jurista recibió una ovación cuando prestó juramento; asistieron funcionarios del Gobierno; el tribunal vuelve a tener cinco miembros que darán otro fallo complejo

23 de agosto de 2016  
Rosenkrantz, ayer, al jurar en la Corte como nuevo miembro del máximo tribunal Crédito: Télam

En medio del conflicto por las tarifas y con una fuerte presencia de funcionarios del Poder Ejecutivo, el doctor Carlos Rosenkrantz juró ayer como juez de la Corte Suprema y el tribunal quedó completado con sus cinco miembros.

En un acto estrictamente formal, que duró menos de 15 minutos, el presidente del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti , le tomó el juramento de ley.

La sorpresa, sin embargo, llegó tras su aceptación, cuando Rosenkrantz recibió de parte de todos los presentes una estruendosa y sostenida ovación, especialmente de muchos ex funcionarios radicales. En Tribunales, pocos tienen memoria de haber escuchado semejante bienvenida.

Rosenkrantz, igual que Horacio Rosatti , habían sido propuestos por el presidente Mauricio Macri en diciembre último y, luego de muchas críticas por la forma de designación, el Senado terminó dándole acuerdo a ambos candidatos en junio.

Pero -a diferenia del primer juez que asumió y que se incorporó en pocos días- Rosenkrantz demoró casi dos meses para poder cerrar sus problemas profesionales y académicos. Fue por eso que el flamente juez, aún a pesar de las urgencias oficiales, no partició de la elaboración de la sentencia que anuló el aumento del gas para los consumidores residenciales y ordenó al Gobierno hacer audiencias.

En el acto de ayer, por el Gobierno, que había sufrido un duro golpe con aquella sentencia, estuvieron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la vicepresidenta Gabriela Michetti ; el ministro de Justicia, Germán Garavano y el titular de Diputados, Emilio Monzó.

Entre los asistentes estaban los camaristas, entre ellos Alberto Dalla Vía, Ricardo Recondo, Luis Cabral, Luis Camino, Susana Najurieta; el ex juez de la Corte Augusto César Belluscio; el ex ministro de Economía Roberto Lavagna y una nutrida delegación del radicalismo, donde sobresalía Jesús Rodríguez y Facundo Suárez Lastra.

También, el ex ministro de Justicia Ricardo Gil Lavedra, el actual secretario de Comercio, Miguel Braun, la ex legisladora Graciela Fernández Meijide y los diputados Ricardo Alfonsín, Eduardo Amadeo y Pablo Tonelli. Y había una importante presencia de la comunidad judía, porque es la primera vez que un juez de esa confesión llega al máximo tribunal.

El fallo por la electricidad

Ya dictado el fallo por el gas, ahora se viene en la Corte la intervención del alto tribunal en el conflicto de las tarifas eléctricas.

El 6 de septiembre es el límite que tiene la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, para presentar su dictamen.

Por cierto, la causa tiene bastantes similitudes con el de los aumentos en las tarifas del gas, pero en esta causa hay también algunas diferencias.

El tema de la luz que llegó a la Corte fue planteado también en la ciudad de La Plata -como el del gas-, pero en este caso fue presentado por los diputados provinciales Walter Abarca -ex secretario privado de Néstor Kirchner y alejado hace unos meses de la agrupación La Cámpora- y Evangelina Ramírez; el apoderado del Partido Justicialista (PJ) bonaerense, Jorge Landau; por un club social de Quilmes y por el ex intendente de Miramar Enrique Honores, interinamente a cargo de la Defensoría del Pueblo bonaerense.

Además, mientras que en el caso del gas, el tribunal se expidió sobre una sentencia definitiva que anuló el cobro del incremento en todo el país, acá lo que está en juego es una medida cautelar que suspendió la percepción del aumento sólo para los habitantes del conurbano bonaerense.

De todos modos, más allá de esas diferencias, el riesgo cierto es el mimso: que la Corte ordene hacer audiencias pública, que tampoco se hicieron en el caso de la luz.

Hoy, tal vez mañana, en el Boletín Oficial saldría publicada esa convocatoria a audiencias, que se prevé que se harían a partir del 13 de agosto, al día siguiente del inicio de la audiencia del gas.

Por eso, es previsible que la Corte no se expida el 6 y que postergue la fecha de la sentencia viendo las correcciones que está haciendo el Ejecutivo. Muchos, en tribunales, se preguntan cómo votará el doctor Rosenkrantz. Es muy difícil saberlo a esta altura. Por cierto, el juez es muy reservado y, ayer, ni siquiera brindó una conferencia de prensa. Pero hay un dato cierto: es liberal y promercado, según lo definen quienes lo conocen.