Victoria quiere quedarse con el trono televisivo de Downton Abbey

La nueva serie de la cadena ITV narra el ascenso al trono de la monarca británica, a los 18 años, interpretada por Jenna Coleman, conocida por otra serie británica: Doctor Who
(0)
29 de agosto de 2016  • 12:36

"Jenna Coleman deja al Doctor para ascender al trono de Gran Bretaña", titulaba un diario británico especializado en tomarse las cuestiones televisivas de su país con poca seriedad. Más allá del humor, el artículo estaba en lo cierto: Jenna Coleman, la actriz británica que interpretaba a la acompañante del Doctor (Peter Capaldi), Clara Oswald, en la longeva serie de ciencia ficción Doctor Who –que aquí se puede ver tanto por Syfy como por BBC Entertainment– dejó el programa para protagonizar Victoria, una serie en ocho episodios que narra los tres primeros años de reinado de la monarca británica.

La cadena ITV, hogar de Downton Abbey , ha estado buscando una ficción capaz de provocar un furor al menos similar a esa serie, que durante seis años ocupó sus domingos a la noche con enorme éxito de audiencia. Y cree haberla encontrado en Victoria, a la que decidió programar en ese horario –domingos, a las 21– donde hoy reina Poldark, serie de su rival BBC que también combina el romance con la épica y la reproducción puntillosa de un mundo que ya no existe.

La trama comienza con la imprevista designación de Victoria como heredera al trono que ocuparía durante los siguientes 63 años. Criada en aislamiento por su madre, la duquesa de Kent (Catherine Flemming) y su principal consejero, sir John Conroy (Paul Rhys), recibe la noticia de la muerte de su tío Guillermo IV e inmediatamente enfrenta la sorna de buena parte de la corte, que duda seriamente de su capacidad para gobernar, tanto por ser mujer como por ser hija de extranjeros. La joven Victoria, film en el que brillaba Emily Blunt, narraba también los inicios de su reinado.

En una de las escenas del primer episodio, el trono en el que debe sentarse para su coronación ha sido confeccionado con una altura inconveniente para la diminuta soberana, cuyas piernas no logran llegar al piso (Coleman es algo más alta que la soberana británica, que medía 1,52 metros). El carácter y férrea fuerza de voluntad de la adolescente convencen al primer ministro, Lord Melbourne ( Rufus Sewell , muy elogiado en los medios británicos no sólo por su actuación sino por su atractivo romántico), que es capaz de triunfar ante tamaño desafío y decide aconsejarla, construyendo una relación compleja y oscilante en la ambos cambian y encuentran una razón para seguir adelante.

La serie tiene como principal atractivo para los seguidores de Downton la suntuosa reconstrucción de la corte victoriana, de sus complejas costumbres y ritos y de la difícil administración del reino –que para la ascensión de Victoria ya era la monarquía constitucional que continúa siendo hoy–, sino además la poderosa historia de amor de la joven soberana con su primo Alberto de Saxe- Coburg y Gotha (interpretado aquí por Tom Hughes), con quien tuvo nueve hijos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?