Joshua Bell, virtuoso total

(0)
2 de septiembre de 2016  

Crédito: TEATRO COLON

Más que cualquiera de los héroes que su instrumento tuvo en el siglo XX, el modelo de Joshua Bell parece ser, sin más, Paganini. No, desde ya, en términos de interpretación, sino como modelo en la construcción de su figura de violinista, en el sentido de que cualquier repertorio debe rendirse ante el instrumento y ante quien lo toca. Hay por lo menos dos atributos que vuelven inconfundible a Bell: su sonido -colabora el maravilloso Stradivarius que usa- y el modo tan particular en el que su cuerpo participa en la ejecución de cada obra. Realmente, verlo tocar a Bell es en sí mismo un espectáculo en el que sus ademanes acompañan cada fraseo. Virtuoso, el violinista tiene también una inteligencia musical descomunal y una sensibilidad a prueba de todo. Por suerte, solemos esucharlo seguido en Buenos Aires, sobre todo en programas de cámara. Hoy, sin embargo, actuará en el Teatro Colón con un plan diferente. En el abono de la Filarmónica de Buenos Aires, tocará el Concierto para violín n°3 opus 61 de Camille Saint-Saëns. El programa se completa con la Primera sinfonía de Rachmaninov y dirige Roberto Minczuk. La buena noticia es el concierto se transmitirá vía streaming en www.teatrocolon.org.ar

Bell y la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires

Hoy, a las 20. Obras de Camille Saint-Saëns y Serguéi Rachmaninov. En el Teatro Colón, Libertad 621

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?