Suscriptor digital

Graffigna, condenado a 25 años de prisión

El ex jefe de la Fuerza Áerea conducía la inteligencia
(0)
10 de septiembre de 2016  

Omar Graffigna
Omar Graffigna Crédito: Nodal.am

El Tribunal Oral N°5 de San Martín condenó al ex jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Omar Rubens Graffigna a 25 años de prisión, por la privación ilegítima de la libertad y los tormentos que padecieron José Pérez Rojo y Patricia Roisinblit, militantes montoneros secuestrados y desaparecidos en 1978.

Junto a Graffigna recibió la misma condena Luis Tomás Trillo, ex jefe de la Regional de Inteligencia de Buenos Aires (RIBA). Ese organismo de espionaje de la Fuerza Aérea ocupaba una mansión en Morón, que funcionó como un centro clandestino durante la última dictadura.

Patricia Roisinblit, embarazada de ocho meses, fue secuestrada en su casa de Buenos Aires frente a Mariana Eva, su hija de 15 meses, el 6 de octubre de 1978. Pérez Rojo, su pareja, había corrido la misma suerte horas antes. La hija fue entregada a un familiar.

El 15 de noviembre de 1978 nació el hijo de ambos en la maternidad clandestina de la ESMA, a quien Patricia llamó Rodolfo Fernando. Días después, la militante de Montoneros fue trasladada y, al igual que su esposo, permanece desaparecida.

La vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Tarlovsky de Roisinblit, de 97 años, estuvo presente en la lectura de la sentencia junto a los dos nietos que le dio su hija Patricia. "Esperé este momento durante 38 años", dijo.

El secretario de Derechos Humanos bonaerense, Santiago Cantón, destacó el fallo judicial: "Es un paso más en la construcción de una República donde el Estado de Derecho triunfa sobre la impunidad. Por todo el mundo pude observar cómo los juicios por violaciones a los derechos humanos no sólo le llevan una Justicia muy esperada y necesaria a la víctimas y familiares, sino a todo un país que puede ver el futuro de la democracia con más optimismo".

Se trata de la primera condena para Graffigna, de 90 años, quien fue absuelto en el Juicio a las Juntas Militares en 1985 y desde entonces había eludido la Justicia. "Soy aviador militar y mi desempeño fue netamente profesional", dijo durante el juicio.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?