A 15 años del 11-S: Al-Qaeda renueva su amenaza y Obama responde que EE.UU. "nunca cederá ante el miedo"

Obama anticipó sus reflexiones sobre el terrorismo un día antes de un nuevo aniversario del 11-S
Obama anticipó sus reflexiones sobre el terrorismo un día antes de un nuevo aniversario del 11-S Fuente: EFE
El líder del grupo responsable de los atentados de 2001 volvió a llamar a la jihad contra Estados Unidos; el mandatario demócrata envió una respuesta, en la víspera del aniversario
(0)
10 de septiembre de 2016  • 13:10

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo hoy a los estadounidenses que para vencer a las organizaciones terroristas no deben ceder al miedo que pretenden infundir, en la víspera del decimoquinto aniversario del 11-S , y un día después de una nueva advertencia de Al-Qaeda contra el país que él gobierna.

"Mientras reflexionamos sobre estos últimos 15 años, también es importante recordar lo que no ha cambiado: los valores centrales que nos definen como estadounidenses. La fortaleza que nos sostiene. Después de todo, los terroristas nunca podrán derrotar a Estados Unidos", dijo Obama en su mensaje por radio de los sábados.

"Su única esperanza es aterrorizarnos hasta que cambiemos nuestra forma de vida. Por esa razón, los estadounidenses nunca cederán ante el miedo. Y es por eso que este fin de semana recordamos el verdadero espíritu del 11 de septiembre", insistió.

Obama recordó a las más de 3000 víctimas mortales que dejaron los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington, así como el trabajo de los equipos de socorro y la reconstrucción.

"Todavía somos el mismo país donde los héroes se lanzaron al peligro, de la gente común que se rebeló contra sus secuestradores, de las familias que convirtieron su dolor en esperanza. Todavía somos el mismo país en el que nos cuidamos los unos a los otros", añadió.

Asimismo, el gobernante reiteró que "el cómo" se reacciona frente al terrorismo "importa", por lo que insistió en que no se puede "ceder" ante aquellos que buscan la división.

"No podemos reaccionar de tal manera que se erosione el tejido de nuestra sociedad. Porque es nuestra diversidad, nuestra forma de dar la bienvenida a todo tipos de talentos y de tratar a todos de manera justa -sea cual sea su raza, sexo, etnia o fe- es parte de lo que nos hace ser un gran país. Es lo que nos hace fuertes", dijo.

Mañana se cumplen quince años de los atentados del 11 de septiembre de 2011 pergeñados por Al-Qaeda y en los que fallecieron más de 3000 personas y que supusieron un antes y un después para la política y el panorama internacional.

Al-Qaeda renueva la amenaza

Ayer, mientras tanto, el líder de Al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri, dijo en un video que "la prioridad debe ser la jihad [guerra santa islámica] contra Estados Unidos".

"Es necesario exportar la guerra santa y atacar a Estados Unidos y a sus aliados", dijo Al-Zawahiri, robándole protagonismo por un día a Estado Islámico, que desde hace tiempo ha sustituido a Al-Qaeda en la cima de las preocupaciones de los países occidentales.

"Hasta que sus crímenes continúen, eventos como el del 11 de septiembre deberían repetirse miles de veces, esa es la voluntad de Alá", amenazó el sucesor de Osama Ben Laden.

El líder de Al-Qaeda lanzó incluso una inédita invitación a la comunidad afroamericana, aprovechando las recientes tensiones raciales en Estados Unidos y recurrió, además, a un audio con la voz de Malcom X: "Adhieran al Islam, conviértanse en musulmanes, revélense contra las leyes de los blancos y combatan".

Demandas contra Arabia Saudita

El principal dolor de cabeza para Obama en estas horas, es sin embargo el caso de la ley sobre las posibles acciones legales a Arabia Saudita, sospechada de estar detrás de los ataques de hace quince años. Esto puede convertirse en una verdadera "pesadilla diplomática" para el presidente estadounidense en las últimas semanas de su mandato.

De hecho, Obama siempre se manifestó en contra de esa ley, ya sea por el temor a comprometer las ya difíciles relaciones con su principal aliado en el Golfo o por el temor de crear un precedente que haga sentir a otros países en derecho de iniciar causas contra Estados Unidos. Sin embargo, esta vez la posibilidad de que el veto del presidente Obama sea rechazado en el Congreso -sería la primera vez- es real teniendo en cuenta el amplio consenso por parte de los partidos demócrata y republicano con que cuenta la ley, considerada por muchos como "un imperativo moral" en nombre de las familias de las víctimas del 11 de septiembre.

La estrategia de la Casa Blanca -explicaron algunos analistas- podría ser la de poner una fecha para el voto sobre el veto cercana a las elecciones presidenciales, cuando inevitablemente Capitol Hill estará vacío. Hillary Clinton y su rival, el candidato republicano Donald Trump, por ahora hacen silencio: pero saben que el "grano" del 11/9 está por explotar también para ellos.

Agencias EFE y ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?