Suscriptor digital

Conocé más sobre vinos de la mano de 4 expertas

Cada vez más mujeres eligen el vino como su bebida predilecta. Por eso charlamos con 4 especialistas para que nos cuenten cuáles son sus cepas preferidas, qué bodegas hay que visitar y qué platos no hay que dejar de probar.....Todo siempre acompañando por un buen vino.
(0)
15 de septiembre de 2016  • 13:21

Natalia Álvarez, Gerente de Comunicación y Marketing de la Cámara Bodegas de Argentina

Primer contacto. Fue a los 20 años, si bien desde niña estuve en relación por tradición familiar gracias a mi abuelo, de origen italiano, que siempre me enseñó las bondades de esta maravillosa bebida natural. Todo comenzó en su pueblo natal de Italia, en Mota di Livenza, provincia de Treviso: en este lugar, que tuve la suerte de conocer, él elaboraba vino como pequeño productor y cuando llegó a Argentina siguió produciendo vino para consumo propio, en el Gran Buenos Aires. Pero fue a mis 20 cuando en un viaje a San Rafael, Mendoza, visité por primera vez la bodega Jean Rivier, donde pude apreciar y vivenciar una degustación de vinos, una charla de un enólogo, sentir los aromas, conocer los pasos de su elaboración. Y a partir de allí me enamoré de este mundo apasionante del vino y fue cuando supe que siempre iba a trabajar en esta increíble e ilimitada industria.

5 vinos favoritos

Lágrima Canela de Bodega Bressia. Es un blend de blancos muy especial, elegante, sensual, altamente expresivo en aromas. Es un tipo de vino que inspira y se deja disfrutar mucho.

Taymente Pinot Noir de Huarpe Wines. Amo la variedad Pinot Noir, por su delicadeza y sutilidad y en este vino especialmente se refleja eso, un verdadero Pinot de estilo muy europeo.

Riglos Cabernet Franc de Bodega Riglos. Me gusta la variedad Cabernet Franc en sí y en este vino se ha logrado una muy buena expresión de esta uva. Es uno de esos vinos envolventes en boca y que permanecen.

Felino Malbec de Viña Cobos. Malbec, nuestra cepa emblema, un vino fácil de beber, muy equilibrado en boca y con una intensidad ligera.

Cheval des Andes. Un blend que adoro, es vino como los que digo que tienen sangre, fuerza y vigor, además de que tienen mi corazón siempre por ser del grupo Moet Hennessy Argentina donde trabajé 7 años.

Una bodega para visitar en el país. Recomiendo ir a Domaine Bousquet, es una bodega boutique que está en el corazón de Valle de Uco, Mendoza, rodeada de viñedos y cordillera. Es ideal para conectarse con la naturaleza, un hermoso lugar tanto para visitar, degustar vinos, almorzar y también para quedarse unas noches allí para descanso.

Un plato para maridar con un vino. Para acompañar cualquiera de los 5 favoritos, sugiero unas codornices a la manteca de salvia, rellenas con romero y panceta ahumada (esta es una receta de mi abuela Linda) acompañada con un puré de papas hecho con queso azul y peras caramelizadas.

Ana Viola, Directora de Bodega Del Fin del Mundo

Primer contacto. Fue bastante precoz. No voy a decir qué edad tenía pero era chica. Fue en unas vacaciones de verano en Uruguay. Yo veía a mi tía que tomaba un vino blanco dulce alemán que se importaba en aquella época y pensaba, por cómo lo disfrutaba, que debía ser un néctar. Un día, curiosa, le pedí que me dejara degustar un poco. Yo ya había probado vino tinto pero me había parecido una bebida para la que todavía no estaba lista. El vino blanco dulce, en cambio, resultó algo muy fácil de asimilar para mi paladar casi infantil. A partir de ese momento decidí que todas las noches tomaría una copa de vino para disfrutar mientras leía, como hacía mi tía. Sin embargo, dada mi corta edad, esa decisión no fue bien vista por los adultos y tuve que posponer durante varios años (hasta cumplir 18) una costumbre que conservo y que es uno de los momentos más lindos de mi día.

5 vinos favoritos:

FIN Merlot de Bodega del Fin del Mundo. Amo el merlot en todas sus formas. FIN es un vino en el que puedo confiar, siempre me va a parecer un manjar.

Malma Sauvignon Blanc de bodega Malma. El Sauvignon Blanc es una de mis variedades blancas preferidas. Es fresco, ácido y con notas a pomelo.

Un Malbec mendocino de los que hay muchos excepcionales. Me gustan redondos y sedosos con mucha fruta pero una nota elegante de roble bien lograda suma mucho. Soy muy clásica para el Malbec.

Un Chianti Classico, un clásico entre los clásicos.

Un Pinot de Marcelo Miras. Equilibrado y a la vez complejo, es uno de esos vinos que perdura en la boca.

Una bodega para visitar en el país. Recomiendo la ruta del vino de la Patagonia. En ese recorrido se pueden visitar las bodegas de Río Negro y las de Neuquén y, ver, por ejemplo, las diferencias en el tipo de viñedos, el tipo de riego, los diferentes suelos. Además pueden probar platos con ingredientes regionales. En la Patagonia estamos trabajando para identificar y potenciar no solamente las características que hacen especiales a nuestros vinos sino que además estamos delineando la identidad gastronómica de la región seleccionando ingredientes que la representen desde el mar hasta la montaña, pasando por los valles y la estepa.

Un plato para maridar con un vino. Como se acerca la primavera voy a elegir algo fresco. Al Sauvignon Blanc de Bodega Malma, lo combinaría con un ceviche algo picante. La acidez y la frescura del limón y el cilantro armonizan muy bien con un vino filoso como el Sauvignon Blanc, y la sensación de calor generada por el picante genera una especie de contraste en los receptores táctiles de la boca.

Marcela Rienzo, Sommelier Internacional

Primer contacto. Durante varios años me dediqué a la publicidad, un día llegó un cliente nuevo, era una bodega, la bodega Nieto Senetiner. Como trataba de un mundo desconocido para mí, hice un curso corto de vinos para capacitarme y entender un poco más sobre el tema. A minutos de empezar, cuando me acerqué a la primera copa, sentí una conexión inexplicable, tenía ganas de saber y de probar todo. Salí de ese primer curso sabiendo que haría uno más largo, y otro y otro. "En mi próxima vida voy a ser sommelier" empecé a pensar, cada vez más seguido. Y al final, no pude esperar tanto. Las vueltas de la vida y el apoyo fundamental de mi marido hicieron que dejara mi profesión original e hiciera la carrera de Sommelier Internacional. Estoy enamorada de mi trabajo y no me canso de decir que tengo la mejor profesión del mundo.

5 vinos preferidos:

Lágrima Canela de Bodega Bressia. Me fascina este blanco porque es único en el país. Untuoso, intenso, con personalidad. “Un blanco para los bebedores de tinto”, dice su hacedor. Imperdible.

Finca Las Nazarenas de Bodega Melipal. Adoré este vino desde el principio de mi carrera. De un viñedo muy viejo, expresa claramente porqué el mundo ama nuestra Malbec.

Trapiche Medalla de Bodega Trapiche. Un clásico con historia. Como un buen traje, no pasará jamás de moda.

Single Vineyard Temis de Bodega Alta Vista. Me encanta por lo elegante y sofisticado. En este vino aprendí lo que es la mineralidad y cómo una uva puede expresar tan claramente su terruño.

Sylvestra Rosé Brut Nature de odega Sylvestra. Me encantan las burbujas. Este espumante es fresco y a la vez complejo. La botella es bellísima y descorcharlo es ya una fiesta.

Una bodega para visitar en el país. Recomiendo visitar la bodega Los Toneles, en Guaymallén, muy cerca de la ciudad de Mendoza. Fue restaurada hace muy poco y su arquitectura es impactante, digna de admirar. Dentro, el restaurante Abrasado ofrece una propuesta deliciosa y llena de detalles. El mejor oliva, el más rico aceto del país, carnes maduradas, materia prima extraordinaria. Imperdible.

Un plato para maridar con un vino. Lágrima Canela es un vino blanco de mucha personalidad y volumen y que va a armonizar muy bien también con carnes. Propongo un maridaje no tradicional con unas Barbacue Ribs. La untuosidad y fortaleza del vino acompañará perfectamente la oleosidad del plato. Y las notas ácidas harán más notable el dulzor de la salsa.

De yapa, nuestra sommelier, Agustina de Alba

Crédito: Facebook Agustina de Alba

Tuve la suerte de encontrar mi pasión desde muy chica, de manera inesperada. Mi primer contacto con el vino fue a los 15 años en San Rafael, Mendoza, en un viaje que hice con mi papá. En esa oportunidad visité la bodega: La Rural de Felipe Rutini y su museo del vino, ubicados en Maipú. Ni al día de hoy puedo poner en palabras lo que me pasó aquél día de 2003. Es muy difícil, yo sentía un felicidad diferente a las demás felicidades, una nueva, una que me llenaba, que me hacía vivir el presente, sin pensar en pasado o futuro. Estaba ahí, más presente que nunca. Ese viaje fue mágico, Mendoza hizo magia en mi vida, volví al colegio diciendo que no solo quería recorrer el mundo, conocer gente y actuar sino también vivir en Mendoza y del vino. A los 18 años, recién terminado el secundario, me anoté en la Escuela Argentina de Sommeliers y ahí empecé la carrera y me recibí con Medalla de Honor a finales de 2007.

Agustina estrenó blog en Ohlalá hace poco. Se llama Copa a Copa y en este espacio cuenta con lujo de detalles su rica experiencia en el mundo de las bebidas: sus primeros pasos, su formación, sus miedos y anhelos.....¡No dejes de visitar la sección!

EXPERIENCIA PARA TODOS LOS SENTIDOS

Si te dieron ganas de interiorizarte en este fascinante mundo o si ya conocés las bondades del vino y querés aprender más sobre la bebida, este fin de semana vuelve Vinos & Bodegas, la feria que reúne a las principales bodegas del país. ¿Qué ofrece la exposición? Catas guiadas, food trucks, mercado gourmet y orgánico, junto a más de 150 etiquetas para degustar. ¿La propuesta? Descubrir en un mismo lugar y a través de un recorrido temático las distintas regiones productoras de vino: la ruta del Malbec, cepa emblemática de la argentina; la ruta del Torrontés, una variedad blanca autóctona con gran presencia en el norte del país; la ruta Crianza pensada para conocer y entender las distintas denominaciones que encontramos en las etiquetas; la ruta de variedades no tradicionales, que transportan al Tempranillo, la Bonarda y el Cabernet Franc y la ruta de Dulces y Espumantes, una categoría ideal para cocktails, postres y festejos. Todo un recorrido organizado por la Escuela de Sommeliers del Gato Dumas, quienes a su vez, ofrecerán catas guiadas y maridajes, a cargo de sommeliers de su staff. La entrada -que tiene un valor de $250- incluye 12 copas de degustación.

Además, si considerás que tenés tu paladar entrenado, no dejes de participar en el concurso donde vas a poder puntuar los vinos que vas probando y así premiar a los favoritos. ¿Cómo? A través de catas a ciegas,vas a votar los vinos agrupados en diferentes categorías: mejor cepa, mejor relación precio/calidad o mejor blend.

Cuándo: del 15 al 17 de septiembre de 18 a 23.

Dónde: en el Pabellón Frer de La Rural, Predio Ferial de Buenos Aires. El ingreso es por Av. Santa Fe 4363.

¿Y vos cuál es el vino que más te gusta? ¿Con qué plato lo disfrutás? ¡Contanos!

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?