Suscriptor digital

El encuentro emotivo y con gracia de dos que dicen amarse

Leni González
(0)
14 de septiembre de 2016  

Te mataría (antología de un desencuentro) / Dramaturgia: Mariela Asensio / Dirección: Paola Luttini / Elenco: Raquel Ameri y Guillermo Jáuregui / Músico: Guillermo Dorfman / Iluminación: Verónica Lanza / Vestuario y escenografía: Vessna Bebek / Entrenamiento coreográfico: Pablo Dabruzzo / Producción ejecutiva: Florencia Darcy / Sala: El Extranjero, Valentín Gómez 3378 / Funciones: jueves, a las 21 / Duración: 50 minutos /  Nuestra opinión: muy buena

El show del amor. Otra vez, cada vez, todas las veces. Como ese bolero que temprano o tarde cobra sentido cuando la herida sangra, contar los encuentros y desencuentros de una pareja tiene principio pero jamás final. Ni feliz porque continuará su camino al precipicio, ni desgraciado porque se renovará con una esperanza nueva. Nunca hay juramento ni medida ni arrepentimiento suficientes cuando el otro se convierte en el centro de la vida. Entre tantas formas posibles para expresarlo, Mariela Asensio ha recorrido unas cuantas siempre ocupada en entender qué pasó y por qué entre esos dos que dicen amarse.

Actriz, directora y autora de obras como Malditos (todos mis ex), Vivan las feas y Mujeres en el baño, en esta ocasión, con Te mataría, es la responsable del texto, pero no de la dirección (como en general ha hecho con sus obras) que quedó en manos de Paola Luttini, una colaboradora muy cercana con quien ha compartido trabajos además de la mirada sobre las relaciones humanas.

Escrita, en germen, para el ciclo 4000 caracteres organizado por la revista Llegás a Buenos Aires, en Te mataría se cruzan los discursos amorosos de Ella (Raquel Ameri) y Él (Guillermo Jáuregui), las canciones que ambos cantan (desde clásicos como "The man I love" y "I love you baby" a "¿Por qué te vas?", de Jeanette, y "Tomate el palo", de Miss Bolivia) y el piano de Guillermo Dorfman, para armar una coreografía del amor y el odio, las promesas y el desencanto.

Además del piano, un sillón rojo, un ventilador y una linterna son los pocos elementos con los que estos dos actores juegan para buscarse y arrojarse, uno al otro, las palabras del rencor y del deseo que Asensio tejió sin caer nunca, como previene Ella, en la solemnidad. Sus cuerpos danzan, se tocan, se eyectan mientras cuentan sensaciones cursis y refinadas, iguales a los matices de los amantes.

Pero nada queda fuera de lugar. Te mataría es un espectáculo de una gran armonía poética, donde la exposición no hace más que resaltar la belleza de las imperfecciones. Lo sucio y trash que involucra al amor está equilibrado con esa matriz de pureza y entrega que nadie puede robarle y que estos dos actores, muy empáticos con el lenguaje de Asensio y Luttini, brindan en la cuerda justa. Te mataría es el show de un hombre y una mujer que no saben cómo estar juntos ni separados, un show con el humor de la identificación por lo patéticos que solemos ser y con la emoción de eso que solo se siente una vez, en un instante irrepetible.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?