El infiltrado: Bryan Cranston en un thriller correcto

Diego Batlle
(0)
15 de septiembre de 2016  

El Infiltrado - Trailer

2:25
Video

El infiltrado (The Infiltrator, Reino Unido-Estados Unidos/2016) / Dirección: Brad Furman / Guion: Ellen Brown Zurman / Música: Chris Hajian / Fotografía: Joshua Reis / Edición: David Rosenbloom, Luis Carballar y Jeff McEvoy / Diseño de producción: Crispian Sallis / Elenco: Bryan Cranston, Diane Kruger, John Leguizamo, Amy Ryan, Benjamin Bratt, Elena Anaya, Jason Isaacs, Joseph Gilgun y Olympia Dukakis / Distribuidora: Energía / Duración: 127 minutos / Calificación: apta para mayores de 16 años / Nuestra opinión: buena

Si bien ya tiene 60 años y tres décadas de trayectoria, Bryan Cranston nunca pasó de ser un actor de TV o un digno secundario en cine. Hasta que llegó el fenómeno de su Walter White en Breaking Bad , probablemente la mejor serie de todos los tiempos, y se convirtió en una celebridad. Por suerte, los productores se dieron cuenta de que podía enaltecer cualquier proyecto y eso es precisamente lo que ocurre con El infiltrado, correcto thriller que él eleva a una categoría, a una dimensión superior.

En El infiltrado, Cranston también interpreta a un tipo común que por circunstancias extraordinarias se convierte en una pieza clave del narcotráfico, aunque -claro- en tiempos, lugares y situaciones muy diferentes. Inspirado en un personaje real, el actor encarna a Robert Mazur, un agente encubierto que -con el nombre de Robert Musella- se infiltró en 1986 en la intrincada red (ingreso y comercialización de drogas en los Estados Unidos, corrupción y lavado de dinero con bancos panameños con tentáculos en todo el mundo) cuya cabeza no era otro que Pablo Escobar.

Brad Furman ( Culpable o inocente) dirigió con indudable oficio y convicción un guion correcto (¡lo escribió su madre!) que contó no sólo con el aporte decisivo de Cranston, sino también con buenos intérpretes en papeles secundarios: desde los de origen latino como John Leguizamo, Benjamin Bratt y Elena Anaya hasta la alemana Diane Kruger o la mítica Olympia Dukakis.

Aunque no funciona con igual eficacia en todos los niveles (es bastante pobre la descripción de la dinámica familiar de Mazur cada vez que vuelve al hogar luego de coquetear con el lujo ostentoso de los carteles colombianos), El infiltrado es un atractivo thriller "basado en hechos reales", subgénero que Hollywood no para de alimentar (hace pocos días se estrenó la más cómica Amigos de armas), en el que se luce también la reconstrucción de época. Es que la película alcanza a transmitir sin apelar a demasiados lugares comunes las contradicciones entre los excesos de la década de 1980 (sobre todo en el estado de Florida) y el conservadurismo propio de la administración de Ronald Reagan.

El infiltrado no es una película particularmente innovadora, pero aunque sea subsidiaria de Scarface, Donnie Brasco, Miami Vice, Narcos y decenas de films y series no deja de ser un producto noble y atrapante. Y con el plus no menor de tener al frente a ese actor magnético, inteligente y multifacético que es Bryan Cranston.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.