La vida después de Río 2016: Matt Centrowitz Jr. el ganador de los 1500 metros

El estadounidense de 26 años en la mirada y el análisis de Chris Chavez, prestigioso periodista de Sport Illustrated; "Centro puede ser una leyenda. El bronce y la plata en los Mundiales de Daegu y Moscú, y el oro de Río, te ponen en otra discusión", dice
Jorge Blanco
(0)
3 de octubre de 2016  • 20:38

Arnold es un suburbio de Annapolis, capital de Maryland, uno de los estados que le abre la puerta al medio-oeste estadounidense. En términos deportivos, la ciudad se divide entre los Ravens de Baltimore (NFL), a dos horas de la ciudad, y los Orions de Maryland. A esa ciudad fue a parar Matthew Centrowitz, un prometedor corredor de medio fondo y fondo neoyorquino, campeón universitario y nacional de 1500 metros en la década del 70, récord nacional de 5000 metros (13:12.91) sobre un tal Alberto Salazar, e integrante olímpico en Munich 1976. En aquel suburbio de Maryland, Centrowitz conoció a Beverly, quien luego se convertiría en su esposa. Tuvieron tres hijos: Lauren, Marisa y Matthew. Lauren, integrante del equipo de atletismo de Stanford, comenzó a dominar las pruebas nacionales durante su juventud. Matt Jr. quería imitar a su padre, pero su inspiración era su hermana. Annapolis tuvo su día glorioso el lunes 22 de agosto de 2016, dos días después de que Matt Centrowitz Jr., el prodigio de la ciudad, ganaría de manera increíble los 1500m en los Juegos Olímpicos de Río.

Matt Centrowitz padre y Alberto Salazar
Matt Centrowitz padre y Alberto Salazar

Pocas victorias tuvieron en Río el impacto que tuvo la corona de Centrowitz en una de las pruebas más emblemáticas de una cita olímpica: los mil quinientos. Y es que tuvieron que pasar 108 años para que un atleta americano ganase en la distancia dominada por africanos y luego de la dinastía de Hicham El Gerrouj.

Lo de Centrowitz, que se suma a Lord Coe y Fermín Cacho como uno de los tres occidentales en ganar en la distancia en los últimos treinta años, fue mayúsculo por donde se lo mire, un hito capaz de sobrevivir con seguridad al paso del tiempo. Es la consecución de años brillantes para el medio fondo estadounidense, con atletas como el medallista de bronce en Londres Leonel Manzano, y teniéndolo como protagonista a Centrowitz, incluso, en mundiales y las Ligas de Diamante. A eso se refiere Chris Chavez, el prestigioso periodista de Sport Illustrated, en un diálogo con LNCorre: "Lo de Centro muestra los grandes pasos que la media distancia estadounidense ha tomado desde los años 90 gracias a leyendas como Alan Webb, Bernard Lagat e incluso el mismo Centrowitz".

El antológico primer puesto de Centro en una de las carreras de 1500 metros más lentas de la historia en Juegos Olímpicos, tuvo su prólogo hace cuatro años, en Londres, con un cuarto lugar a tan sólo 0.4 centésimas (3:35.17) del marroquí Abdalaati Iguider y a un segundo de Manzano, en una memorable final que ganó el argelino Makhloufi. Parte del Nike Oregon Project y entrenado por Alberto Salazar en Portland, Centro sabía que en Río la medalla no podía escapársele, sobre todo después de haber corrido una gran temporada 2015 que tuvo sus últimos destellos en 2016, incluyendo un Campeonato Mundial Indoor en marzo de este año (3:44.22).

Las marcas también anticiparon la posibilidad de una carrera estratégica, una habilidad adquirida de Centrowitz Jr. y sello del Oregon Project. Si bien en Londres fue una final rápida, la falta de candidatos claros, a excepción de Kiprop, y el clima de Río hacían prever series impredecibles. En la final, el sábado 20 de agosto, aquellas tres primeras tres vueltas se le habían presentado a la perfección. Ante la mirada de su padre en las gradas del Engenhao, Centro cruzó la meta después de correr en 50 segundos la última vuelta al óvalo, batiendo a Nick Willis, neozelandés radicado en Estados Unidos, y a Makhloufi. Esos cincuenta segundos constituyeron la segunda mejor marca en los últimos 400 metros del atletismo de Río, tan sólo superada por David Rudisha. Aquella imagen, la de Centrowitz Sr. eufórico, agarrándose la cabeza para constatar si aquello había sido real, es una de las imágenes más emotivas de Río. Si bien Salazar afirmó que Centro se centrará en el Mundial de Atletismo de Londres 2017, también dio a entender que luego se enfocará en cinco y diez mil metros, empresa que ya está encarando en entrenamientos rápidos y resistentes con su compañero Galen Rupp.

"Centrowitz corrió una de las carreras más inteligentes que he visto en mi vida", dice Chavez. Y agrega: "Centro puede ser una leyenda. El bronce y la plata en los Mundiales de Daegu y Moscú, y el oro de Río, te ponen en otra discusión".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?