Suscriptor digital

Con el Moto G4 Plus y el Vibe K5, Lenovo quiere dominar la gama media local

Probamos dos smartphones de la marca china que ya se venden en la Argentina
Ricardo Sametband
(0)
7 de octubre de 2016  • 10:00

Lenovo renovó su oferta local de smartphones en el segmento donde mejor le ha ido: el medio que en la Argentina han tenido a las diferentes generaciones del Moto G como el modelo más vendido en cada año. La oferta actual llega con varias propuestas y una novedad; la compañía trae los tres modelos de su línea Moto G4 (que anunció en forma internacional en mayo último; presentó en forma local en septiembre; y vende desde este mes en forma oficial en el país) y suma otro equipo para el mismo segmento, el Lenovo Vibe K5. Con él, la compañía comienza a desplegar la estrategia que, dijo a principios de año, tendrá a futuro: una línea Moto más de alta gama y otra línea Vibe más económica, ambas de marca Lenovo y, por ahora, con un solapamiento inevitable, pero intentando aprovechar los lugares donde cada marca es más fuerte.

Estuve probando dos: el Moto G4 Plus y el Vibe K5; ambos dejan bien claro los desafíos que tiene la compañía para integrar y combinar sus propuestas.

Lenovo Moto G4 Plus

El Lenovo Moto G4 Plus es un smartphone de gama media, pero por precio y prestaciones está en lo que hoy se denomina gama media "premium". Tiene un diseño clásico, muy parecido al G3, aunque la ranura del parlante inferior que le permitía ofrecer parlantes estéreo es reemplazada por un sensor biométrico. Funciona muy bien: rápido y certero. El sensor tiene un borde metalizado con relieve para ayudar a encontrarlo al tacto. No es, no obstante, un botón: sólo detecta huellas; no hace nada más. Esto implica que en circunstancias normales se tienen los tres botones de control de Android en pantalla (el triángulo para ir hacia atrás, el círculo para ir a la vista de inicio y el cuadrado para ver las aplicaciones activas) con el sensor biométrico debajo; uno tiende a buscarlo (sin éxito, claro) como punto de partida.

Lleva un tiempo acostumbrarse a ignorarlo, pero sobre todo, implica un desperdicio de lugar que otros aprovechan mejor, sea porque el sensor biométrico permite también ir a la pantalla inicial (Apple, Samsung), o está en el dorso del teléfono para no ocupar lugar en el frente (LG, Huawei). Pero funciona muy bien, y es un agregado bienvenido al segmento medio; Samsung está haciendo algo similar con la línea 2016 del A5 y A7.

Pantalla de 5,5 pulgadas y batería de 3000 mAh

El resto del hardware completa la oferta, muy sólida para el precio (6500 pesos con un plan de 350 pesos en Personal, la única operadora que lo tiene por ahora; hay otras opciones de abonos): pantalla de 5,5 pulgadas Full HD (con la hora y notificaciones visibles cuando el teléfono está bloqueado); 2 GB de RAM; chip Snapdragon 617; 32 GB de almacenamiento interno (25 GB disponibles para el usuario; se venden otras versiones con más RAM y almacenamiento); ranura microSD; batería fija de 3000 mAh con carga rápida (el cargador especial viene en la caja; también se puede usar un cargador tradicional para una recarga más lenta); cámara de 16 megapixeles con foco láser y apertura f/2.0, además de radio FM, 4G y el resto de las opciones clásicas de conectividad.

El Moto G4 a secas es muy parecido: no tiene el sensor biométrico y la cámara es de 13 megapixeles (con una apertura menor); el resto (pantalla, memoria, procesador, batería) es idéntico. Tiene un precio de 8000 pesos sin línea en cadenas de electrodomésticos.

Con semejante hardware debería andar bien, y lo hace: las aplicaciones cargan sin inconvenientes. No tiene la instantaneidad de los modelos más caros, pero sólo se nota al cargar una aplicación pesada, donde también se advierte la limitación del procesador gráfico (no es posible correr los juegos a máxima calidad gráfica, pero es previsible). Es lo lógico para su segmento de precio, y el rendimiento no debería ser un impedimento para un uso convencional.

La pantalla tiene buena calidad y brillo, la batería (fija) permite una autonomía de todo el día (y con carga rápida, además), y la cámara (por su segmento de precio) es muy buena, con un autofoco que gracias al láser y a la detección de fases (PDAF) es rápido; la cámara en general obtiene muy buenas imágenes, aunque algunas inconsistencias (en una misma situación no logra dos capturas de igual calidad) llama la atención. Pero son rarezas. Con este teléfono debuta la nueva aplicación de cámara de la línea Moto, que mantiene la interfaz sencilla de los modelos anteriores, pero agrega la opción de activar una configuración manual de la cámara, algo que el resto de sus competidores tiene hace rato. Graba sólo Full HD, pero con buenos resultados.

Una contra, para mí, es el tamaño: es grande aún como teléfono con pantalla de 5,5 pulgadas. Tiene el mismo tamaño que un Galaxy Note 5, por ejemplo, que ofrece una pantalla más grande. A quienes les gustaba el Moto G por ser un teléfono compacto tendrán que mirar otra versión de este modelo.

El diseño y la actualización a Android 7

Pero por prestaciones y calidad de diseño está a la par del Moto X Play, que tiene un poco más batería, pero no la conveniencia del sensor biométrico (entre los dos, si el precio es el adecuado, a esta altura conviene el Moto G4 Plus; Personal tiene ambos teléfonos al mismo precio, 6500 pesos, aunque en algunos planes el Moto X Play está más caro). Como el Moto X Play, la tapa de la batería se puede cambiar por una de otro color, y tiene una textura muy agradable.

El equipo corre Android 6 con los agregados clásicos de la compañía (notificaciones con la pantalla bloqueada, gestos para activar la cámar o la linterna) y ya. Es la implementación de Android más fiel a la visión de Google, y el agregado más reconocible (las notificaciones con la pantalla bloqueada) funcionan muy bien, y son más útiles que las de Samsung o LG, porque permiten previsualizar el contenido de la notificación (el texto de un mensaje) sin desbloquear el smartphone.

La conectividad es muy buena (al menos, en las zonas donde lo usé), lo mismo que la calidad de audio en las llamadas, gracias a su micrófono con cancelación de ruido. Se actualiza a Nougat entre fin de este año y principios del próximo, según Lenovo, junto con el Moto X Play, el Style, el Moto Z y el Nexus 6. Los Moto G anteriores no lo harán.

Esto último es la mejor ilustración del choque de culturas entre los Motorola (Moto) y los Lenovo (Vibe).

Lenovo Vibe K5

Con todo lo bueno que se puede decir del Moto G4 Plus, con el Lenovo Vibe K5 hay que comenzar a marcas peros y salvedades por todos lados.

Primero, el nombre: en el mundo existen dos versiones, el Vibe K5 y el Vibe K5 Plus; Lenovo decidió vender el Plus aquí como Vibe K5 a secas. Misterios del márketing.

¿Qué tiene? Una pantalla de 5 pulgadas Full HD (lo que le permite una excelente calidad de imagen), un chip Snapdragon 616, 2 GB de RAM, 16 GB de almacenamiento interno (con ranura microSD), una cámara de 13 megapixeles con apertura f/2.2, frontal de 5 megapixeles, batería removible de 2750 mAh, radio FM, 4G, Wi-Fi, GPS, Bluetooth. Como elementos distintivos: todo el dorso es de metal, y tiene parlantes Dolby estéreo en la base, que combinan con el auricular para tener sonido aun si el teléfono está boca arriba, y tienen buen calidad, teniendo en cuenta lo limitado de su tamaño.

Full HD en 5 pulgadas y parlantes estéreo

El teléfono es liviano, es compacto, y se nota que está hecho por otra compañía: en el frente, los botones geométricos (cuadrado para ver aplicaciones activas; círculo para ir al inicio; triángulo para ir atrás) están siempre visibles, un rasgo de diseño que atrasa un par de años, aunque es cuestión de gustos; la interfaz de usuario, el Android que usa el teléfono, usa un set diferente de iconos, notificaciones y aplicaciones propias a las de Google. Y corre Android 5.1.1. Teniendo en cuenta que los Moto tendrán Android 7 en unos meses, es muy poco probable que se actualice. ¿Es fundamental que lo haga? No, pero sí muy útil; aunque la mayoría de las aplicaciones sigue siendo compatible, el equipo no aprovecha los cambios nuevos que hizo Google al sistema operativo para, por citar un solo avance, mejorar la autonomía del teléfono.

Es una pena que no siga el sobrio diseño que logró Motorola, porque es buena la combinación entre pantalla Full HD, 2 GB de RAM, un Snapdragon 616 (un procesador un poco más modesto que el del Moto G4 Plus, pero suficiente para su precio) y la batería; lo hacen un equipo muy interesante. ¿Es lo del Android anticuado una razón para no comprar el teléfono? Para la mayoría de los usuarios, no. Completa la oferta la conectividad 4G, radio FM, y una cámara decente para su precio, con la posibilidad de tomar una autofoto haciendo una V con los dedos frente a la cámara; LG tiene algo similar, pero mostrando un puño cerrado.

4999 pesos sin línea

Con el precio que tiene ($ 4999 sin línea) es una opción más que razonable, sobre todo teniendo en cuenta que la propia Lenovo venderá a ese mismo precio el Moto G4 Play, que tiene el mismo tamaño de pantalla, pero menor resolución (720p) y un procesador más lento, A la vez, ofrece un Android más moderno y la promesa de actualización.

¿G4 Play? Sí, Lenovo tiene ahora el Moto G4, el Moto G4 Plus, el Moto G4 Play, el Vibe K5 y el Vibe K5 Plus. Y vende en el país el K5 Plus como K5, pero no compite con el G4 Plus sino con el G4 Play (y el G4 Plus es muy parecido al Moto X Play). Los nombres no ayudan al posible comprador.

Entre los equipos que se venden sin línea, el Lenovo Vibe K5 compite en precio con el Samsung Galaxy J3 o un Hyundai Ultra Latitud, entre otros (o el propio Moto G4 Play), pero en los papeles los aventaja. El rendimiento, además, es bueno. Simplemente no tiene (por ahora) los buenos elementos de la vieja Motorola.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?