Mi primera muestra de arte: cuando conocer a los pintores es un juego

Las formas de Mondrian o Monet son el medio para que chicos de hasta 5 años se diviertan en un taller gratuito en el CCK
Natalia Blanc
(0)
9 de octubre de 2016  

"La noche estrellada" de Van Gogh es una buena excusa para jugar con colores
"La noche estrellada" de Van Gogh es una buena excusa para jugar con colores Fuente: LA NACION - Crédito: PRENSA

Por amor al arte y a los chicos. Un grupo de artistas, docentes y estudiantes impulsa un proyecto cultural sin fines de lucro que propone a los chicos experimentar y descubrir principios artísticos a partir de las obras de cuatro grandes maestros: Van Gogh, Mondrian, Kandinsky y Monet. Con espíritu itinerante, "Mi primera muestra de arte" está diseñada específicamente para la primera infancia: autos de madera, títeres de tela, objetos geométricos de goma eva, paneles con juegos de ingenio y obras animadas en video invitan a los chicos de seis meses a cinco años a jugar, crear y sumergirse en el universo del arte.

Después de una excelente temporada durante las vacaciones de invierno en el Espacio Enjambre, de Palermo, y en el Centro Cultural El Bardo, de San Telmo, la muestra llegó este mes al Espacio de la infancia, en el tercer piso del CCK.

Todos los fines de semana, de 14 a 19, con entrada libre y gratuita, cinco integrantes del taller Arte Andarín, coordinado por Leticia Paolantonio, profesora de Artes Visuales egresada del UNA, reciben a los chicos y a sus familias en el salón de Artes Integradas. Allí hay espacios diferenciados por colores que identifican a los cuatro artistas. En el rincón Mondrian, por ejemplo, hay carros con ruedas armados con maderas pintadas en blanco, rojo, azul, amarillo y negro; también, bloques geométricos de los mismos colores para crear obras como las del pintor holandés.

En el piso hay alfombras suaves e interactivas, que emiten sonidos cuando se presiona un punto determinado. Aunque son ideales para los bebés y los más chiquitos, todos los visitantes pueden sentarse y jugar ahí. Eso sí: es necesario quitarse el calzado para evitar contaminar la superficie. Las alfombras que están ubicadas en el sector Monet son de tonos azules y celestes y hacen referencia al agua y al cielo. Es que, además de colores, hay elementos que identifican la obra de cada artista: así, en el área Kandinsky hay tubos de ensayo con líquido y pequeños objetos que navegan adentro para representar la transparencia.

El "rincón Mondrian" es el espacio más geométrico
El "rincón Mondrian" es el espacio más geométrico Fuente: LA NACION - Crédito: PRENSA

"Nos proponemos que los chicos interactúen con las obras a partir del juego, las formas y los colores", explica Paolantonio, integrante del Grupo Heterónimos, asociación civil que lleva adelante proyectos culturales y educativos. "El objetivo es que este espacio le permita a los chicos experimentar el placer de tocar los materiales: que descubran qué movimientos se pueden hacer con cada objeto, que encuentren diferentes formas de jugar, que miren los detalles de las obras y busquen significados simbólicos a las creaciones y a las formas. También, que se apropien de las obras de los artistas, que generalmente miramos de lejos y sin tocar en los museos. En definitiva, que dibujen, creen, compartan, se sorprendan, disfruten, jueguen y no paren de jugar".

El juego está presente en todos los rincones. La idea no es que los chicos aprendan Historia del Arte sino que se acerquen a ese mundo. "No trabajamos con los artistas como modelo a seguir, sino como un alimento más para el desarrollo del imaginario personal. La intención es enriquecer la imaginación y la creativdad, no que sean artistas", aclara la docente.

Cada maestro está presentado con una mini biografía, sencilla, al alcance de los chicos. Y en las pantallas de video se emiten en forma constante animaciones realizadas a partir de las obras más conocidas de cada uno y de caricaturas de sus respectivos retratos.

Murales en familia

Para obtener los recursos para esta muestra, Arte Andarín y Heterónimos recurrieron a la ley de mecenazgo cultural de la ciudad. Después de un año y medio de golpear puertas y repartir carpetas, consiguieron el apoyo de un banco privado y una empresa de telefonía.

El tema del financiamiento es fundamental cuando se trata de una propuesta educativa gratuita, que brinda a los chicos materiales artísticos y juguetes artesanales sin cargo, además de coordinadores que los guían durante la visita.

Durante todo el mes (y tal vez también durante noviembre), ofrecen un taller (también gratuito) de creación de murales en familia. Lo coordina Paolantonio los sábados y domingos a las 16.30. Están invitados a participar los padres, tíos y abuelos y cualquier otro adulto que acompañe a los chicos en la aventura de crear un mural inspirados en las obras de los grandes maestros del arte. Una vez terminado, el enorme cuadro se corta en piezas y se reparte entre los participantes a modo de souvenir de su primera muestra de arte.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.