Hillary Clinton vs Donald Trump: dos estilos en disputa

Clinton y Trump han mostrado estilos antagónicos durante la campaña presidencial. La demócrata, más suelta en el uno a uno; el republicano, más suelto ante la multitud, en un escenario
Rafael Mathus Ruiz
(0)
9 de octubre de 2016  • 20:10

NUEVA YORK.- Cada vez que un votante le hace una pregunta en un foro, Hillary Clinton repite la misma coreografía: se toma las manos, inclina la cabeza hacia un costado y asiente, una y otra vez, sin dejar de mirar a la persona. Donald Trump se siente más cómodo detrás de un atril, desde donde casi siempre buscar poner algo de energía en entretener a su público.

Clinton y Trump han mostrado estilos antagónicos durante la campaña presidencial. La demócrata, más suelta en el uno a uno; el republicano, más suelto ante la multitud, en un escenario.

Trump, acostumbrado al estrellato y cómodo como pocos cuando capta toda la atención, ha convertido sus actos de campaña, en ocasiones, en actos de comedia o epicentros de drama. No ha tenido problemas en burlarse de sus rivales -Clinton incluída-, fanfarronear de su éxito, firmar libros en la mitad de un discurso, condonar y fomentar la violencia, y hasta quejarse porque un bebé lloraba.

A Trump le gusta también entablar diálogos con su público. Al principio de su campaña repitió en varios actos el mismo ida y vuelta: "¿Qué vamos a construir?", preguntaba; "¡Un muro!", respondía el público; "¿Quién lo va a pagar?", les preguntaba luego; "¡México!", gritaba su gente.

Clinton carga desde hace años con el mote de ser fría y distante y tener poco carisma, un tema recurrente en su trayectoria política. Una de las frases que quedaron para el recuerdo de su larga contienda con Barack Obama en 2008 surgió de un debate, cuando el tema apareció y Obama le dijo que era "lo suficientemente agradable".

"No tengo un talento natural para la política, en caso de que no lo hayan notado, como mi marido o el presidente Obama", dijo Clinton este año, durante uno de sus debates con el senador socialista, Bernie Sanders, durante la interna demócrata.

Clinton, según la imagen que pinta su entorno y que ha sido retratada en varios perfiles en medios norteamericanos, tiene un trato mucho más suelto, menos guionado, en el uno a uno o en reuniones chicas, con un puñado de votantes.

Ese estilo es mucho más efectivo en los debates del estilo "cabildo abierto", en los cuáles los candidatos se ven cara a cara con votantes y responden sus preguntas. En esos debates, el candidato que mejor conecta con la gente, el que muestra más empatía, lleva las de ganar. Y en ese terreno, Clinton se siente mucho más cómoda que Trump.

La demócrata, además, cuenta con otra ventaja: ha tenido mucho más experiencia con ese formato. Como canciller de Obama, en sus viajes, Clinton mantuvo 60 encuentros con ciudadanos de otros países, según un recuento del sitio Politico. Clinton tuvo que responder preguntas duras sobre la política exterior de Estados Unidos, y además acomodarse a las diferencias culturales de sus auditorios.

Algo que une a Clinton y Trump es que ninguno de los dos están muy cerca de las "dificultades de la gente", tal como se suele decir de manera reiterada en las campañas. Ambos son millonarios que desde hace años llevan una vida encapsulada, y que recién en los últimos meses han tenido la oportunidad de ver de cerca la realidad del país durante sus viajes por la campaña presidencial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.