Suscriptor digital

Un paso más hacia la autonomía porteña

Carlos Tomada
Carlos Tomada MEDIO:
(0)
11 de octubre de 2016  

Los porteños celebramos el 20° aniversario de la sanción de la Constitución local. Sin embargo, la autonomía es todavía un proceso inconcluso. Falta mucho por avanzar en salud, ambiente, hábitat, justicia. En materia de seguridad pública nos encontramos en una coyuntura que, de ser trabajada por todas las fuerzas políticas, contribuirá con nuestra autonomía y marcará la vida cotidiana de quienes transitamos por Buenos Aires. Estamos a las puertas de darles a los habitantes de la ciudad una nueva policía.

En enero pasado el jefe de gobierno anunció el traspaso de parte de la Policía Federal a la órbita porteña como un hecho consumado. Sólo se trataba del comienzo de un proceso mucho más largo y complejo. En aquel momento, los legisladores del FPV advertimos sobre la falta de información frente a la cantidad de dificultades que suscitaba una eventual fusión entre la Metropolitana y la Federal. Nos referimos a la armonización entre una policía nacional concebida bajo el paradigma de la seguridad como orden y otra local fundada originalmente como una institución de cercanía, pero que en los últimos años fue responsable de numerosos episodios represivos.

Se nos da una oportunidad que no debemos desaprovechar: la de dejar atrás los viejos vicios de estas instituciones y crear una policía realmente moderna, especializada, profesional y sujeta a los principios del control civil.

En este contexto, un grupo diverso de instituciones, especialistas, dirigentes gremiales, políticos y sociales acordamos una lista de principios básicos sobre los cuales, creemos, debe concebirse la nueva policía. Es importante resguardar y fortalecer los avances plasmados en la Ley de Seguridad Pública actual, de 2008. También debemos introducir nuevos aspectos para garantizar que la gestión policial tenga como ejes fundamentales el control político de la institución, el conocimiento criminal, una formación de excelencia y respetuosa de los derechos humanos y el refuerzo de las auditorías externas.

Es un buen momento también para poner en marcha una nueva institucionalidad, con la creación de una Defensoría dedicada a la promoción del bienestar del personal policial, considerando su papel de trabajadores.

Estos puntos no son un pliego de condiciones ante una eventual negociación legislativa: son una base fundamentada para un debate plural y profundo que debe tener como resultado una ley de policía acorde a la democracia que estamos construyendo y a la exigente demanda social.

Jefe del bloque del Frente para la Victoria en la Legislatura porteña

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?